Em­pe­zar tem­prano

Mia - - CALIDAD DE EDUCACION - Fuen­tes: Lic. Iva­na Noemi Hamm, psi­có­lo­ga, y Lic. Ger­mán Caz­zo­la, di­rec­tor de CET Es­pa­cio (www.es­pa­cio­te­ra­peu­ti­co.org)

La Es­ti­mu­la­ción Tem­pra­na es un con­jun­to de ejer­ci­cios, jue­gos y otras ac­ti­vi­da­des que se les brin­da a los ni­ños, de ma­ne­ra re­pe­ti­ti­va, en sus pri­me­ros años de vi­da, con el ob­je­ti­vo de desa­rro­llar al má­xi­mo sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, emo­cio­na­les, so­cia­les y de apren­di­za­je. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad. Por ejem­plo, un ni­ño con pa­rá­li­sis ce­re­bral, que a los 3 años aún no ha­ya ini­cia­do el ga­teo, po­si­ble­men­te, si se le po­ne un ju­gue­te que le atrai­ga en el pi­so, a una cier­ta dis­tan­cia, busque la ma­ne­ra de al­can­zar­lo arras­trán­do­se o do­blán­do­se so­bre sí mis­mo.

En Es­ti­mu­la­ción Tem­pra­na se tra­ba­jan las cua­tro áreas del de­sa­rro­llo psi­co­mo­triz: mo­vi­mien­to, coor­di­na­ción, len­gua­je y so­cia­li­za­ción. Se­gún la com­ple­ji­dad de ca­da ca­so, se pue­den rea­li­zar te­ra­pias in­di­vi­dua­les, fo­ca­li­zan­do la aten­ción en ese pa­cien­te en par­ti­cu­lar y sus áreas a es­ti­mu­lar, o bien, en for­ma gru­pal, con no más de 4 ni­ños por se­sión, de for­ma que la aten­ción sea lo más per­so­na­li­za­da po­si­ble.

Es­te ti­po de te­ra­pia pro­por­cio­na ele­men­tos bá­si­cos que es­ti­mu­lan el pro­ce­so ma­du­ra­ti­vo y de apren­di­za­je, per­mi­te me­jo­rar el de­sa­rro­llo y ele­var las po­ten­cia­li­da­des fí­si­cas y men­ta­les,

Se rea­li­za con la par­ti­ci­pa­ción del fa­mi­liar y le per­mi­te al ni­ño un apren­di­za­je efec­ti­vo, en un am­bien­te agra­da­ble, de afec­to y se­gu­ri­dad.

No hay ca­sos en que no es­té in­di­ca­da es­ta te­ra­pia, pe­ro es im­por­tan­te que el pro­fe­sio­nal sea es­pe­cia­li­za­do ya que se tra­ba­ja con pa­cien­tes y áreas de­li­ca­das. Cuan­do hay de­ri­va­ción del mé­di­co pe­dia­tra o es­pe­cia­lis­ta, las obras so­cia­les y pre­pa­gas au­to­ri­zan es­te ti­po de te­ra­pias. Pa­ra po­der ac­ce­der al be­ne­fi­cio de la ley 24.901 (ha­bi­li­ta­ción y reha­bi­li­ta­ción), es ne­ce­sa­rio el cer­ti­fi­ca­do de dis­ca­pa­ci­dad. En la ac­tua­li­dad, son es­ca­sos los hos­pi­ta­les pú­bli­cos del país que pue­den aten­der la pro­ble­má­ti­ca de la dis­ca­pa­ci­dad des­de la aten­ción pri­ma­ria de la sa­lud en equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.