El nue­vo ro­sa

Así co­mo en la mo­da de in­du­men­ta­ria, el ama­ri­llo es­ta­lló en la de­co­ra­ción. Los ex­per tos di­cen que es el ac­tual co­lor co­mo­dín pa­ra dar­le to­ques a las am­bien­ta­cio­nes y lo ce­le­bran por­que lo con­si­de­ran op­ti­mis­ta, ale­gre y di­ver­ti­do

Mia - - DECO TENDENCIA - Por Uta Aben­droth (dpa) Knoll in­ter­na­tio­nal

El ama­ri­llo, un co­lor que sue­le ser aso­cia­do a la ale­gría, se ve ca­da vez más en las ca­sas y no só­lo co­mo pe­que­ño de­ta­lle en un al­moha­dón. Pe­ro no siem­pre tu­vo la mis­ma ima­gen: en la Edad Me­dia, su con­no­ta­ción era ne­ga­ti­va, en par­te se lo en­ten­día co­mo si­nó­ni­mo de trai­ción, del mal y en al­gu­nos ca­sos has­ta de la muer­te.

Sin em­bar­go, por otro la­do, el ama­ri­llo es­tá aso­cia­do al sol, la ca­li­dez, el ve­rano y el buen hu­mor, pre­ci­sa­men­te, en esa fa­ce­ta, los di­se­ña­do­res de in­te­rio­res lo han re­des­cu­bier­to co­mo una com­pa­ñía ideal pa­ra la vi­da de to­dos los días.

El ama­ri­llo, se­gún quie­nes es­tu­dian las ten­den­cias, es "el nue­vo ro­sa". No só­lo re­em­pla­za la gran pre­di­lec­ción por el ro­sa sino que ade­más, va­ti­ci­nan, se im­pon­drá en la mo­da du­ran­te va­rios años.

Las in­ter­pre­ta­cio­nes de es­tas ten­den­cias son múl­ti­ples. Hay quie­nes opi­nan que el ro­sa, en to­dos sus ma­ti­ces, era un co­lor que re­mi­tía a un sen­ti­mien­to in­fan­til que ape­la­ba a esa par­te de los se­res hu­ma­nos que bus- ca con­ten­ción o que quie­re re­me­mo­rar las raí­ces y las tra­di­cio­nes, mien­tras que el ama­ri­llo es un co­lor que irra­dia op­ti­mis­mo y que se pre­sen­ta co­mo fuen­te de ener­gía.

"Es si­nó­ni­mo de luz y ener­gía y sus apli­ca­cio­nes son múl­ti­ples. A mí me gus­ta uti­li­zar­lo co­mo com­ple­men­to de otros to­nos neu­tros y de ma­te­ria­les na­tu­ra­les", sos­tie­ne la di­se­ña­do­ra ale­ma­na Sa­rah Bött­ger. En su ca­so, usó el co­lor pa­ra sus com­bi­na­cio­nes en al­fom­bras bau­ti­za­das Dune Car­pet y fa­bri­ca­das en co­la­bo­ra­ción con Han­na Eme­lie Erns­ting. "Pa­ra las al­fom­bras de pa­ño lo­den he­mos to­ma­do un ama­ri­llo en­sam­bla­do con blan­co y con un gris cá­li­do que cam­bia de un ma­tiz cla­ro a un tono saturado. Es­te ama­ri­llo en par­ti­cu­lar fun­cio­na in­de­pen­dien­te­men­te de la es­ta­ción del año y siem­pre irra­dia ca­li­dez vi­sual. Eso es lo que que­ría­mos lo­grar con es­ta al­fom­bra, que irra­dia­ra ca­li­dez don­de se la co­lo­ca­ra".

En la fe­ria de mue­bles de Mi­lán, el ama­ri­llo es­tu­vo pre­sen­te en di­ver­sas va­rian­tes. Un ejem­plo fue­ron las de­ci­sio­nes de la di­se­ña­do­ra ho­lan­de­sa

He­lla Jongerius, que tra­ba­ja co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Vi­tra, que no só­lo es­co­gió es­te co­lor pa­ra su so­fá Pol­der, sino tam­bién pa­ra la si­lla clá­si­ca Alu­mi­ni­um, de Char­les y Ray Ea­mes, y otros pro­duc­tos de la com­pa­ñía.

Otra pro­pues­ta fuer­te vino de la mano de una em­pre­sa es­pa­ño­la, Co­sen­tino Group, que pre­sen­tó una co­ci­na de fren­te ama­ri­llo.

Knoll In­ter­na­tio­nal de pron­to tam­bién ofre­ció al pú­bli­co un ver­da­de­ro ícono del di­se­ño en ese mis­mo co­lor: pa­ra ce­le­brar el 100 aniver­sa­rio del di­se­ña­dor Harry Ber­toia , fa­bri­có una ver­sión de su Side Chair, con una es­truc­tu­ra de ace­ro re­don­do cro­ma­do y una su­per­fi­cie pa­ra to­mar asien­to de, en­tre otras co­sas, po­li­pro­pi­leno ama­ri­llo.

Ar­per tam­bién se le atre­vió al co­lor: el con­jun­to de asien­tos Steeve, del di­se­ña­dor fran­cés Jean-Ma­rie Mas­saud, que cuen­ta con so­fás, si­llo­nes y ban­cos en ama­riEn llo, sir­ve tan­to pa­ra ca­sa co­mo pa­ra la ofi­ci­na, al igual que el puff Pix de Ichi­ro Iwa­sa­ki.

el fon­do es inusual to­par­se con un co­lor tan fuer­te en el mercado, pe­ro se so­bre­lle­va bien. "Yo me he fa­mi­lia­ri­za­do ca­da vez más con el ama­ri­llo por­que en el in­te­rior de una vi­vien­da pue­de apor­tar mu­cho a ge­ne­rar un buen cli­ma", co­men­ta el ge­ren­te de la ca­sa de di­se­ños Post, Vol­ker Strec­kel. Él in­clu­so ase­gu­ra que mu­chos mo­de­los le pa­re­cen mu­cho más in­tere­san­tes en ama­ri­llo que en gris, ne­gro o blan­co. Si son en ama­ri­llo, los ha­bi­tan­tes se­gu­ra­men­te no se­rán abu­rri­dos.

Co­sen­tino

Steeve

Dune

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.