La ac­ti­tud SA­NA­DO­RA

Mia - - MODA - Por Pa­blo de la Igle­sia y Pa­bli­to Mar­tín* *Del li­bro “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, de Pa­blo de la Igle­sia y Pa­bli­to Mar­tin, Ke­pler (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

En el mun­do de hoy so­mos in­du­ci­dos a pro­bar cien­tos de en­fo­ques te­ra­péu­ti­cos no con­ven­cio­na­les que se au­to­pro­cla­man me­jo­res que la me­di­ci­na or­to­do­xa; si­mul­tá­nea­men­te, la alo­pa­tía pro­mo­cio­na sus avan­ces con gran rim­bom­ban­cia a tra­vés de to­dos los me­dios dis­po­ni­bles. A pe­sar de to­da es­ta pro­pa­gan­da des­de múl­ti­ples fren­tes, acu­mu­la­mos fra­ca­sos que per­mi­ten el au­men­to de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas, so­bre­pe­so, car­dio­vas­cu­la­res, au­to­in­mu­nes, etc.; la reali­dad es que los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud es­tán ca­da día más re­ple­tos de gen­te, el gas­to sa­ni­ta­rio va en au­men­to y los re­sul­ta­dos son pro­fun­da­men­te des­alen­ta­do­res.

Un ejem­plo co­rrien­te son las die­tas pa­ra ba­jar de pe­so que po­si­bi­li­tan a mu­chas per­so­nas ven­der cien­tos de mi­les de li­bros, com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les, me­di­ca­men­tos y ar­ti­lu­gios va­rios; cuan­do uno de es­tos re­cur­sos se po­ne de mo­da, nos en­con­tra­mos con que a mu­chas per­so­nas les va bien y a otras les va mal, y es­to es ló­gi­co, ya que so­mos uni­da­des bio­quí­mi­cas con ne­ce­si­da­des que no es­tán es­tan­da­ri­za­das pa­ra so­lu­cio­nes uni­ver­sa­les; en cam­bio, cuan­do un li­bro o un guía en­se­ña a co­mer sa­lu­da­ble­men­te y alien­ta a la per­so­na a rea­li­zar cam­bios pro­fun­dos en su es­ti­lo de vi­da, se sue­len ob­te­ner re­sul­ta­dos más con­sis­ten­tes y du­ra­de­ros.

Lo mis­mo su­ce­de con la sa­lud y la en­fer­me­dad. Los re­qui­si­tos pa­ra es­tar sano de una per­so­na va­rían mu­chí­si­mo con res­pec­to a otra; por otro la­do, las con­di­cio­nes pa­ra re­cu­pe­rar la sa­lud no se­rán las mis­mas pa­ra to­dos. Ló­gi­ca­men­te, los mé­di­cos y te­ra­peu­tas se­gui­rán sien­do bue­nos guías y con­sul­to­res, pe­ro po­de­mos apre­ciar que la sa­lud es ca­da vez más un pro­ble­ma per­so­nal en el que ca­da cual de­be sin­to­ni­zar con sus ne­ce­si­da­des más pro­fun­das pa­ra en­con­trar las res­pues­tas ade­cua­das a sus gus­tos, de­seos y ne­ce­si­da­des.

Hay só­li­das evi­den­cias es­ta­dís­ti­cas de que la gen­te fe­liz vi­ve más y me­jor; se­gún el doc­tor Ho­ward Fried­man, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, “es un he­cho que las per­so­nas que, des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, es­tán sa­nas, vi­ven más tiem­po que aque­llas que su­fren tras­tor­nos”. En 1975 se lle­vó a ca­bo un re­le­va­mien­to de 660 per­so­nas de más de 50 años en Ohio; 23 años des­pués fue­ron en­tre­vis­ta­dos nue­va­men­te y re­sul­tó que aque­llos que ha­bían te­ni­do una opi­nión po­si­ti­va del en­ve­je­ci­mien­to, te­nían un pro­me­dio de vi­da su­pe­rior en 7,5 años. De acuer­do con es­te re­sul­ta­do los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­ye­ron que “ser op­ti­mis­ta tie­ne un im­pac­to so­bre la sa­lud que su­pera el que pro­du­ce una re­duc­ción de los ín­di­ces de co­les­te­rol o un des­cen­so con­tro­la­do de la pre­sión, que, se­gún de­ter­mi­na­ron va­rios es­tu­dios, pro­lon­gan la vi­da al­re­de­dor de 4 años. El apor­te de la fe­li­ci­dad a la lon­ge­vi­dad tam­bién su­pera en años al que ha­cen el ejer­ci­cio, el de­jar de fu­mar y el man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble, que su­man en­tre 1 y 3 años de vi­da”; in­clu­so se con­si­de­ra­ron fac­to­res co­mo la ra­za, el se­xo, la si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, el es­ta­do de sa­lud, el com­por­ta­mien­to en ge­ne­ral y el gra­do de so­le­dad de los en­tre­vis­ta­dos, y aun así con­clu­ye­ron que “el mo­do en el que se to­ma el inevi­ta­ble en­ve­je­ci­mien­to tie­ne al­tí­si­ma co­rre­la­ción con la po­si­bi­li­dad de vi­vir una vi­da más pro­lon­ga­da”.

La esen­cia de la vi­da es apren­der y se­guir el cur­so de la na­tu­ra­le­za evo­lu­ti­va de es­ta exis­ten­cia; ba­jo es­ta pers­pec­ti­va es mu­cho más fá­cil trans­for­mar las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je que en­ri­que­cen y otor­gan nue­vos ele­men­tos pa­ra ser más fe­li­ces ca­da día. De acuer­do con la ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal de los te­ra­peu­tas que tie­nen una vi­sión más am­plia en la re­la­ción men­te­cuer­po, se sue­le afir­mar que mu­chas ve­ces un des­equi­li­brio emo­cio­nal tie­ne su co­rre­la­to fí­si­co; de es­ta ma­ne­ra la en­fer­me­dad se trans­for­ma en un men­sa­je­ro, un nue­vo maes­tro en es­ta es­cue­la lla­ma­da vi­da, y com­pren­der el men­sa­je y la en­fer­me­dad nos co­lo­ca más cer­ca de su re­so­lu­ción, dán­do­nos la po­si­bi­li­dad de en­ri­que­cer y equi­li­brar nues­tra exis­ten­cia. Es de es­pe­rar que aque­llas per­so­nas que no tie­nen una re­la­ción fe­cun­da con­si­go mis­mas, en el sen­ti­do de “dar­se cuen­ta” de sus reales sen­ti­mien­tos, ten­gan más di­fi­cul­ta­des pa­ra go­zar de una bue­na sa­lud; ver­se tal cual uno es, aun con sus emo­cio­nes más os­cu­ras y en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les, brin­da la opor­tu­ni­dad de su­pera­ción y, en de­fi­ni­ti­va, ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de rea­li­za­ción y fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.