10

Vo­lun­tad, pa­cien­cia, bue­nos há­bi­tos y ejer­ci­cio cons­ti­tu­yen la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra lle­gar al ve­rano con tu pe­so ideal

Mia - - NUTRICIÓN -

cuen­cia, ve­mos re­fle­ja­dos los ki­los de más.

Por eso, siem­pre acon­se­ja­mos cui­dar la ali­men­ta­ción du­ran­te to­do el año aun cuan­do ha­ce frío pa­ra que des­pués no ten­ga­mos que acu­dir a so­lu­cio­nes má­gi­cas y da­ñi­nas pa­ra la sa­lud.

La obe­si­dad es un in­cre­men­to de pe­so de­bi­do a que no se gas­tan las ca­lo­rías que se in­gie­ren, por lo tan­to, tam­bién es acon­se­ja­ble rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca siem­pre.

Co­mo te­ne­mos tiem­po y cui­da­mos la sa­lud, te pre­pa­ra­mos un plan sa­lu­da­ble pa­ra ba­jar esos ki­los que subis­te, con pa­cien­cia y sin que su­fra el or­ga­nis­mo. Ade­más, su­má las es­tra­te­gias que van a ser tus alia­das pa­ra que la pri­ma­ve­ra te en­cuen­tre en lí­nea y el ve­rano, per­fec­ta. 1. Co­mé 5 ve­ces por día co­mo mí­ni­mo. Es­to in­cre­men­ta el me­ta­bo­lis­mo y se que­man más ca­lo­rías. Ha­cé co­la­cio­nes que cal­man la an­sie­dad y el ham­bre.

2.

Le­van­ta­te de la me­sa cuan­do se­pas que ya sa­cias­te el ape­ti­to. 3. Con­di­men­tá las co­mi­das pa­ra ha­cer­las más sa­bro­sas con hier­bas (pe­re­jil, estragón, to­mi­llo, lau­rel), con­di­men­tos aro­má­ti­cos (ce­bo­lla, ajo, li­món, vi­na­gre) y es­pe­cias va­rias (ca­ne­la, curry, aza­frán). 4. No co­mas fri­to. Las car­nes y los pes­ca­dos pue­den co­ci­nar­se al horno o a la plan­cha, con aro­mas y po­co acei­te. 5. Co­mé mu­cha ver­du­ra. Si es cru­da, me­jor. Ofre­cen mu­chos mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas, apor­tan las ca­lo­rías ne­ce­sa­rias y sa­cian. Las me­jo­res: le­chu­ga, ce­bo­lla, es­pá­rra­gos, za­pa­llo y cham­pi­ño­nes. 6. To­má agua. Eli­mi­na los pro­duc­tos de desecho y los re­si­duos de sal es­tan­ca­da en tu cuer­po. Es ideal be­ber un va­so de agua an­tes de acos­tar­se ya que di­lu­ye el áci­do úri­co y otro por la ma­ña­na pa­ra com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to. 7. An­tes de co­mer, te con­vie­ne to­mar un ju­go de na­ran­ja, li­món o po­me­lo, o, en su de­fec­to, un ca­ra­me­lo áci­do. Es­tá com­pro­ba­do que dis­mi­nu­ye la an­sie­dad y, por con­si­guien­te, el ham­bre vo­raz. 8. Si se es­tás de­pri­mi­da o de­ma­sia­da an­sio­sa, re­sul­ta di­fí­cil res­pe­tar una die­ta. En es­tos ca­sos, se re­co­mien­da lle­nar la he­la­de­ra con pro­duc­tos ba­jas ca­lo­rías. 9. Ele­gí el ca­mino más lar­go.Tal vez, de­be­rás le­van­tar­te 10 mi­nu­tos an­tes o lle­gar a ca­sa 10 mi­nu­tos des­pués, pe­ro va­le la pe­na apro­ve­char to­dos los po­si­bles ca­mi­nos que nos de­jen unas cua­dras más pa­ra ca­mi­nar has­ta ca­sa.

10.

De­ci­le adiós a las be­bi­das con azú­car y gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.