Bus­can­do ALIA­DOS

Mia - - DECO -

Hay quie­nes siem­pre en­cuen­tran en su ca­mino al­guien que los pro­te­ge, les ofre­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des o les ayu­da en ca­so de di­fi­cul­tad. Otros pa­re­cie­ran des­ti­na­dos a te­ner que re­mar siem­pre con­tra la co­rrien­te, so­los y sin co­la­bo­ra­ción o apo­yo del entorno.

Des­de el Feng Shui, la pri­me­ra re­co­men­da­ción es que los se­gun­dos re­vi­sen de in­me­dia­to el sec­tor Su­r­oes­te del li­ving, tam­bién lla­ma­do el área de los ami­gos so­li­da­rios (los be­ne­fac­to­res, maes­tros, clien­tes, pro­vee­do­res de ayu­da). Es­te sec­tor, ade­más, fa­vo­re­ce los via­jes y los em­pren­di­mien­tos.

¿Qué hay allí? Si es­ta as­pi­ra­ción no es­tá fun­cio­nan­do ade­cua­da­men­te pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio, es pro­ba­ble que el Chi del Su­r­oes­te se en­cuen­tre co­rrom­pi­do y hay que en­con­trar una so­lu­ción pa­ra fa­ci­li­tar la apa­ri­ción de per­so­nas úti­les que nos pro­vean so­lu­cio­nes y avan­ces. Si es­ta ener­gía se en­cuen­tra ar­mo­ni­za­da y vi­tal, ocu­rre que po­de­mos fi­nal­men­te en­con­trar des­de un plomero ho­nes­to y efi­cien­te has­ta al- guien que nos pres­te di­ne­ro pa­ra in­ver­tir o nos re­co­mien­de en un tra­ba­jo an­sia­do.

La ener­gía del Su­r­oes­te per­te­ne­ce al ele­men­to me­tal que es nu­tri­do por la tie­rra. Por lo tan­to, en es­te sec­tor del li­ving es fa­vo­ra­ble co­lo­car ja­rro­nes de ce­rá­mi­ca, cam­pa­ni­llas o ca­rri­llo­nes de me­tal, pie­dras de co­lor ama­ri­llo u ocre, for­mas cir­cu­la­res y cua­dra­das, es­tam­pa­dos en blan­co y ma­rrón, gris y mos­ta­za, bei­ge y na­ran­ja. Una ima­gen de la dio­sa chi­na de la mi­se­ri­cor­dia, Kua­nYin, es un ac­ti­va­dor muy pro­pi­cio.

Ade­más, de­ben qui­tar­se los ob­je­tos de la ener­gía fue­go, ma­de­ra y agua, por lo tan­to, no con­vie­ne te­ner re­ci­pien­tes con agua, ador­nos de vi­drio o ma­de­ra, ve­las o es­tu­fas, imá­ge­nes de agua, flo­res o el sol.

Pa­ra au­men­tar la ex­pe­rien­cia de es­tar bien cui­da­dos y con­te­ni­dos en nues­tras ac­ti­vi­da­des, el Feng Shui re­co­mien­da tam­bién con­tar con un buen res­pal­do en la ca­ma, só­li­do, uni­for­me, ma­ci­zo. Asi­mis­mo, nues­tro lu­gar de tra­ba­jo y es­tu­dio de­be­ría es­tar ubi­ca­do de mo­do que a nues­tras es­pal­das ha­ya tam­bién un buen res­pal­do y una pa­red, nun­ca una ven­ta­na o puer­ta que nos de­je ex­pues­tos a la sor­pre­sa o al va­cío. El uso de cor­ti­nas pue­de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Tam­bién la co­lo­ca­ción de un es­pe­jo que nos per­mi­ta ver quién in­gre­sa al am­bien­te.

Fi­nal­men­te, laTor­tu­ga Ne­gra es el ani­mal ce­les­tial de la mi­to­lo­gía chi­na que brin­da res­pal­do a la vi­vien­da. Su re­pre­sen­ta­ción es­pa­cial es­tá ubi­ca­da en la par­te tra­se­ra de una ca­sa, don­de mu­ros o cer­cos res­guar­dan de las agre­sio­nes am­bien­ta­les, fun­cio­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.