Al­ter­na­ti­vas

Ca­da vez más ve­te­ri­na­rios las re­co­mien­den pa­ra com­ple­men­tar tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les. Cuá­les son y cuán­do apli­car­las

Mia - - MASCOTAS -

Ho­meo­pa­tía, acu­pun­tu­ra o rei­ki, es­tas son só­lo al­gu­nas de las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas dis­po­ni­bles pa­ra en­con­trar el bie­nes­tar y el equi­li­brio en­tre nues­tro cuer­po y nues­tra men­te.

Los be­ne­fi­cios de­mos­tra­dos que ofre­cen es­te ti­po de te­ra­pias na­tu­ra­les son ta­les que los ve­te­ri­na­rios y ex­per­tos en el mun­do ani­mal, aho­ra las re­co­mien­dan pa­ra las mas­co­tas.

Ve­te­ri­na­rios acu­pun­tu­ris­tas han ob­te­ni­do gran­des re­sul­ta­dos al apli­car te­ra­pias al­ter­na­ti­vas en ani­ma­les con pro­ble­mas en la co­lum­na, pa­rá­li­sis, epi­lep­sia, an­sie­dad y otras do­len­cias.

Un ejem­plo cla­ro de la me­jo­ría que pue­den ex­pe­ri­men­tar los pa­cien­tes tras la apli­ca­ción de es­tas te­ra­pias es el ca­so de pe­rros que lle­gan a la con­sul­ta con pro­ble­mas de ca­de­ra y mo­vi­li­dad, y lo­gran an­dar per­fec­ta­men­te des­pués de un mes de acu­pun­tu­ra.

Por otro la­do, el tra­ta­mien­to no es da­ñino ya que las se­sio­nes y pun­cio­nes se van dis­mi­nu­yen­do en tiem­po y fre­cuen­cia, se­gún la me­jo­ría del ani­mal.

La mo­xi­bus­tión es una téc­ni­ca muy an­ti­gua, la cual se ba­sa en la com­bus­tión de ho­jas pul­ve­ri­za­das de ar­te­mi­sa vul­ga­ris. Es­tas ho­jas son cu­ra­das, se­ca­das y tri­tu­ra­das y la fi­bra ob­te­ni­da o yes­ca es en­ro­lla­da en for­ma de un cono di­mi­nu­to y co­lo­ca­do di­rec­ta­men­te so­bre el pun­to de acu­pun­tu­ra que se va a usar pa­ra el tra­ta­mien­to. Lue­go se en­cien­de, se de­ja que ar­da ha­cia la piel y se re­ti­ra a tiem­po pa­ra evi­tar que­ma­du­ras. Es­te tra­ta­mien­to es in­di­ca­do pa­ra ca­sos de do­lo­res cró­ni­cos. La crio­te­ra­pia, en cam­bio, es efi­caz só­lo en es­ta­dos do­lo­ro­sos agu­dos, uti­li­za cu­bi­tos de hie­lo, hie­lo se­co, con­ge­lan­tes preen­va­sa­dos pa­ra es­ti­mu­lar pun­tos de acu­pun­tu­ra, a tra­vés del frío.

La ho­meo­pa­tía tam­bién se es­tá te­nien­do muy en cuen­ta pa­ra tra­tar ca­sos de for­ta­le­ci­mien­to de de­fen­sa y pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción, ya que no tie­ne nin­gún efec­to ad­ver­so por­que se rea­li­za con pro­duc­tos na­tu­ra­les, y se pue­de apli­car a ani­ma­les de avan­za­da edad con pro­ble­mas de hue­sos o ar­ti­cu­la­res.

La die­to­te­ra­pia es una téc­ni­ca que ayu­da a re­gu­la la ac­ción de los di­fe­ren­tes me­ri­dia­nos a tra­vés de los sa­bo­res de los ali­men­tos (dul­ce, sa­la­do, áci­do, etc.) o de acuer­do a la tem­pe­ra­tu­ra del ali­men­to in­ge­ri­do por el ani­mal.

Tam­bién co­mien­za a ser muy fre­cuen­te pro­po­ner la te­ra­pia flo­ral o el rei­ki pa­ra com­ba­tir mie­dos y sa­ber en qué es­ta­do emo­cio­nal se en­cuen­tra nues­tra mas­co­ta, crean­do un víncu­lo increíble e in­ten­so, que pue­de ayu­dar­les a su­pe­rar in­clu­so pro­ble­mas de mal­tra­to.

Sin em­bar­go, to­dos los ex­per­tos coin­ci­den que las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas no de­ben ser un re­em­pla­zo de la me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria en ca­sos com­pli­ca­dos, sino un com­ple­men­to per­fec­to pa­ra la sa­lud y es­ta­do de nues­tro me­jor ami­go. De plás­ti­co, ce­rá­mi­ca o ace­ro inoxi­da­ble, son di­ver­sos los pla­tos pa­ra ser­vir el ali­men­to de las mas­co­tas pe­ro no so­le­mos ele­gir­los por su ma­te­rial sino por su co­lor, for­ma o di­bu­jos, sin con­si­de­rar a ve­ces lo que es me­jor pa­ra la sa­lud del ani­mal. ¿Por qué la me­jor op­ción es el pla­to de ace­ro inoxi­da­ble?

Es más hi­gié­ni­co, se lim­pia más fá­cil­men­te y no que­dan re­si­duos.

Al no ser un ma­te­rial po­ro­so, no acu­mu­la hon­gos o bac­te­rias.

No des­pren­de subs­tan­cias tó­xi­cas. Es más re­sis­ten­te a la co­rro­sión. Com­pa­ra­do con el plás­ti­co, es con­si­de­ra­do un ma­te­rial an­ti­alér­gi­co que evi­ta las irri­ta­cio­nes en la piel de los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.