A me­di­da

Si al­gu­nas par tes del jar­dín han que­da­do pe­la­das, po­dés arre­glar­las plan­tan­do te­pes. Ma­nos a la obra

Mia - - JARDINERÍA -

Hay oca­sio­nes en las que cier­tas zo­nas del cés­ped pue­den ver­se afec­ta­das, es el ca­so, por ejem­plo, cuan­do plan­ta­mos ár­bo­les que no lle­gan a en­rai­zar­se per­fec­ta­men­te y de­be­mos al final eli­mi­nar­los. Es en esa zo­na, don­de el ár­bol fue plan­ta­do, en la que que­da­rá un es­pa­cio cal­vo que va­mos a te­ner que so­lu­cio­nar.

Pa­ra es­tos ca­sos, lo más rá­pi­do y sen­ci­llo es uti­li­zar un te­pe. Los te­pes son plan­chas o ti­ras en­ro­lla­das de cés­ped que los pro­duc­to­res cor­tan con má­qui­nas es­pe­cia­les, se­gún el ta­ma­ño y for­ma que se les pi­da. Po­dés com­prar­las en un cen­tro de jar­di­ne­ría, en un vi­ve­ro o bien cor­tar­la de tu mis­mo jar­dín, en ca­so de que só­lo ne­ce­si­tes cu­brir una zo­na pe­que­ña. Po­dés co­lo­car­las vos mis­ma pe­ro si tu­vie­ras que rea­li­zar es­ta ta­rea en gran par­te del jar­dín, tal vez lo me­jor se­ría con­tra­tar a un ex­per­to. Con es­tos te­pes lo­gra­rás ho­mo­ge­nei­zar la zo­na des­pro­vis­ta del jar­dín.

Tam­bién po­drías in­ten­tar abo­nar­la y plan­tar cés­ped uti­li­zan­do se­mi­llas, pe­ro es­te pro­ce­so ya se­ría mu­cho más lar­go.

An­tes de co­men­zar la ta­rea, es muy im­por­tan­te que sa­nees la zo­na a tra­tar. Pa­ra ello, de­be­rás pri­me­ro eli­mi­nar las ma­las hier­bas. De es­te mo­do, al co­lo­car el te­pe, és­te no ten­drá pro- ble­mas pa­ra fi­jar­se. Tam­bién hay que mar­car el pe­rí­me­tro a sa­near, y pa­ra to­do ello es de mu­cha uti­li­dad una he­rra­mien­ta, lla­ma­da cor­ta­bor­des, que te ayu­da­rá a rea­li­zar la ta­rea co­rrec­ta­men­te.

Si to­ma­ras un te­pe de cés­ped de otro es­pa­cio de tu jar­dín, de­be­rás ha­cer­lo de la zo­na en la que ten­gas un ár­bol. Irás cor­tan­do el te­pe y lue­go, con una aza­da, des­pren­de­rás el cés­ped. De es­ta ma­ne­ra, lo­gra­rás un te­pe que ser­vi­rá pa­ra cu­brir la otra zo­na cal­va.

Pa­ra plan­tar­lo, el sue­lo de­be­rá es­tar bien ni­ve­la­do. Uti­li­zá un ras­tri­llo pa­ra lo­grar un tra­ba­jo pa­re­jo.

Los te­pes de­ben ser co­lo­ca­dos co­mo si fue­ran la­dri­llos. Las jun­tas, en­tre ca­da uno, pue­den ser re­lle­na­das con are­na o tur­ba, aun­que no es im­pres­cin­di­ble. Re­cor­dá re­gar a dia­rio, des­pués de la plan­ta­ción y du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, pa­ra que en­raí­ce rá­pi­do; más tar­de, po­drás ir dis­mi­nu­yen­do el rie­go.

En 15 o 20 días, el te­pe es­ta­rá per­fec­ta­men­te arrai­ga­do, aun­que es­to de­pen­de­rá de al­gu­nos fac­to­res: del ca­lor, de un sue­lo bueno y de si fue regado re­gu­lar­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.