Ali­vian y equi­li­bran

Sto­ne The­rapy, el ma­sa­je con pie­dras frías y ca­lien­tes, se usa con nes te­ra­peú­ti­cos pa­ra ali­viar do­lo­res, oxi­ge­nar la piel y re­la­jar los múscu­los. En­te­ra­te por qué la apli­ca­ción de frío y ca­lor (ter­mo­te­ra­pia) pue­de re­du­cir el es­trés y ayu­dar a ba­jar de p

Mia - - BELLEZA & BIENESTAR - Por Lau­ra La­go­mar­sino

La Ma­dre Tie­rra nos re­ga­la sus do­nes en­vián­do­nos los ele­men­tos más pu­ros des­de su co­ra­zón pa­ra que se usen en be­ne­fi­cio de la sa­lud y el bie­nes­tar. Mos­trán­do­nos la per­fec­ción de to­da su obra. Des­de la ru­de­za de la ro­ca pu­li­da por la ero­sión has­ta la be­llí­si­ma vi­sión de las pie­dras pre­cio­sas con­tie­nen ener­gía que nos nu­tre.

Las pie­dras pro­vie­nen de ro­cas y és­tas a su vez del mag­ma, del co­ra­zón mis­mo de nues­tro pla­ne­ta, allí se fun­cio­nan to­dos los ele­men­tos que en al­gún mo­men­to es­tu­vie­ron en la su­per­fi­cie y re­gre­san trans­for­ma­dos nue­va­men­te pa­ra brin­dar to­das sus pro­pie­da­des. Es por ello que es­ta téc­ni­ca es muy uti­li­za­da pa­ra ali­vios rá­pi­dos en pa­to­lo­gías mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res. Ade­más, se lo­gra la ni­ve­la­ción de la ener­gía por los ca­na­les, lo que la ha­ce una de las me­jo­res te­ra­pias pa­ra ter­mi­nar un ma­sa­je y lo­grar un es­ta­do de re­la­ja­ción com­ple­ta y paz pos­te­rior. Ha­cien­do his­to­ria

Se sa­be que ca­da cul­tu­ra ha ge­ne­ra­do su pro­pio ma­sa­je a tra­vés del tiem- po. La di­nas­tía chi­na Shang usa­ba pie­dras con fi­nes te­ra­péu­ti­cos ha­ce más de 3.000 años.

En el Im­pe­rio Ro­mano, por ejem­plo, se co­men­zó con los ba­ños ca­lien­tes, usa­ban pie­dras en sau­nas com­bi­nan­do el re­sul­ta­do de los ba­ños de in­mer­sión con el efec­to re­fres­can­te de las pie­dras de már­mol y pi­le­tas de agua fría, lo que hoy co­no­ce­mos co­mo hi­dro­te­ra­pia, pa­ra dis­mi­nuir los do­lo­res y re­la­jar­se.

Los az­te­cas, por su par­te, uti­li­za­ban las pie­dras pa­ra ge­ne­rar ener­gía y me­jo­rar la sa­lud fí­si­ca, es­pi­ri­tual y emo­cio­nal (co­no­ci­da co­mo te­mas­cal).

Las in­dias de Amé­ri­ca se co­lo­ca­ban pie­dras ca­lien­tes so­bre el vien­tre pa­ra ali­viar do­lo­res mens­trua­les y cier­tas en­fer­me­da­des, tam­bién en ri­tua­les y ce­re­mo­nias. Con es­ta mis­ma téc­ni­ca, los mon­jes ja­po­ne­ses fa­vo­re­cían el ayuno. Téc­ni­cas na­tu­ra­les

Las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas fun­da­men­tan sus raí­ces den­tro de es­tos co­no­ci­mien­tos mi­le­na­rios (3000 a.C.). Su ideal de sa­lud se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con el equi­li­brio en­tre cuer­po­men­te-es­pí­ri­tu. La me­di­ci­na oc­ci­den­tal fre­cuen­te­men­te ol­vi­da la fuer­te in­ci­den­cia que tie­nen las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos en el de­sa­rro­llo de las en­fer­me­da­des, por ello la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha co­men­za­do a pro­mo­ver in­ves­ti­ga­cio­nes y con­gre­sos en torno a las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas y a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.