Dón­de bus­car ayu­da

Mia - - SALUD -

Sal­vat Fer­nan­do. Se­de del Ins­ti­tu­to Fle­ni: Je­fe: Fle­ni Clí­ni­ca del Do­lor

2502. Se­de Es­co­bar, de 8 a 20, 5777 3200, int. Bel­grano, lu­nes a vier­nes

in­fo@fun­da­cion­do­lor.org.ar 0348 441 0000, int. 7029/7043

4433 0023, int 101-102 Sar­mien­to 541, Ca­ba. Fun­da­ción do­lor: Fra­ga­ta

Ai­res. 4202 3840 Be­ru­ti 594, Ban eld, Bue­nos Dr. León N. Bo­rensz­tein:

1955, Pi­so 1°A, del do­lor: Av. San­ta Fe Me­di­ci­na apli­ca­da al tra­ta­mien­to Ca­ba. 4812 6921

del do­lor de la Fun­da­ción Diag­nós­ti­co y Tra­ta­mien­to

4378-1200/1300/1400 de Tur­nos (011)

Pi­ro­vano, Ra­mos el do­lor cró­ni­co: Du­rand, Hos­pi­ta­les que atien­den

de San Fer­nan­do, Ál­va­rez, Pi­ñe­ro, Cor­de­ro Me­jía, Pedro de Eli­zan­de,

Fue­go. Us­huaia de Tie­rra del

por ima­gen no se veía na­da", re­cuer­da. El úni­co mo­do de en­fren­tar la vi­da dia­ria era in­gi­rien­do fuer­tes cal­man­tes que le pro­vo­ca­ban efec­tos co­la­te­ra­les. El pun­to lo pu­so una es­ta­día que hi­zo en una clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da don­de el mé­di­co le di­jo: "Us­ted ten­drá es­te do­lor de por vi­da. Se­ría me­jor que lo­gra­ra con­tro­lar us­ted el do­lor y no que el do­lor la con­tro­le a us­ted".

Esa pers­pec­ti­va le cam­bió el mo­do de ver la pro­ble­má­ti­ca. No se tra­ta­ba de bus­car to­do el tiem­po el tra­ta­mien­to jus­to pa­ra de­jar de sen­tir el do­lor, sino de apren­der qué ac­ti­vi­da­des va-

Se­gún a Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía (APA, por su nom­bre en in­glés), si bien los mé­di­cos pue­den pro­por­cio­nar tra­ta­mien­to pa­ra las di­men­sio­nes fí­si­cas del do­lor cró­ni­co, los psi­có­lo­gos son los úni­cos pro­fe­sio­na­les en­tre­na­dos pa­ra ayu­dar a ma­ne­jar los as­pec­tos men­tal y emo­cio­nal de es­te tras­torno de­bi­li­tan­te. Exis­ten va­rios tra­ta­mien­tos mé­di­cos pa­ra el ali­vio del do­lor cró­ni­co, co­mo los me­di­ca­men­tos con y sin re­ce­ta, la fi­sio­te­ra­pia, y otros me­nos uti­li­za­dos co­mo la ci­ru­gía. Sin em­bar­go, es­tas op­cio­nes son só­lo al­gu­nas de las pie­zas ne­ce­sa­rias pa­ra com­po­ner el rom­pe­ca­be­zas del do­lor cró­ni­co. El bie­nes­tar men­tal y emo­cio­nal re­sul­ta igual­men­te im­por­tan­te, por lo cual las téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas y la te­ra­pia con­tri­bu­yen a la crea­ción de la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia y en­se­ñan las des­tre­zas ne­ce­sa­rias pa­ra el ma­ne­jo del do­lor cró­ni­co.

Fa­va­lo­ro: Cen­tral

Los si­guien­tes son al­gu­nos con­se­jos de es­tos ex­per­tos:

Ma­ne­jar el es­trés. El es­trés emo­cio­nal y fí­si­co es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos y el do­lor per­sis­ten­te pue­de pro­vo­car ma­yo­res ni­ve­les de es­trés. Apren­der a li­diar con el es­trés de for­ma sa­lu­da­ble pue­de ayu­dar a en­fren­tar el do­lor cró­ni­co con ma­yor efec­ti­vi­dad. Co­mer bien, dor­mir las ho­ras su­fi­cien­tes y par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des fí­si­cas apro­ba­das son for­mas po­si­ti­vas pa­ra con­tro­lar el es­trés y el do­lor.

Te­ner pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. Es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa por­que al con­cen­trar­se en los lo­gros al­can­za­dos (por ejem­plo, te­ner me­nos do­lor que ayer o sen­tir­se mu­cho me­jor que ha­ce una se­ma­na) pue­de mar­car una di­fe­ren­cia en la per­cep­ción del ni­vel de co­mo­di­dad. Por ejem­plo, en vez de con­si­de­rar­se im­po­ten­te y pen­sar que ya no se pue­de ma­ne­jar el do­lor, re­cor­dar­se a sí mis­mo que se sien­te in­có­mo­do, pe­ro que se es­tá es­for­zan­do por ha­llar una for­ma sa­lu­da­ble de li­diar con ese do­lor y lle­var ade­lan­te una vi­da pro­duc­ti­va y ple­na.

Ac­ti­vi­dad y par­ti­ci­pa­ción. Ale­jar el do­lor de la men­te par­ti­ci­pan­do en ac­ti­vi­da­des agra­da­bles ayu­da a re­sal­tar los as­pec­tos po­si­ti­vos de la vi­da. Ais­lar­se de los de­más, fo­men­ta una ac­ti­tud ne­ga­ti­va y pue­de in­cre­men­tar la per­cep­ción del do­lor. Se pue­de bus­car un pa­sa­tiem­po o hob­bie que ayu­de a sen­tir­se bien y a co­nec­tar­se con fa­mi­lia­res, ami­gos u otras per­so­nas por me­dio de los gru­pos co­mu­ni­ta­rios lo­ca­les o de In­ter­net.

Bus­car apo­yo. Li­diar dia­ria­men­te con el do­lor pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil, en es­pe­cial si se ha­ce en so­le­dad. Es me­jor po­ner­se en con­tac­to con otras per­so­nas que pa­dez­can los mis­mo y que pue­dan com­pren­der las al­tas y ba­jas. Se pue­den ras­trear en ln­ter­net o en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res gru­pos de apo­yo que pue­den re­du­cir la car­ga ayu­dan­do a com­pren­der que no se es­tá so­lo en el su­fri­mien­to.

Con­sul­tar con un pro­fe­sio­nal. La con­sul­ta con un pro­fe­sio­nal de la sa­lud men­tal ayu­da­rá a ma­ne­jar las re­per­cu­sio­nes psi­co­ló­gi­cas del tras­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.