La ener­gía de LOS ES­PE­JOS

Mia - - DECO -

Los es­pe­jos son si­len­cio­sos tes­ti­gos de lo que se re­fle­ja en ellos. Pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­nan des­de la mi­ra­da del Feng Shui, po­de­mos de­cir que re­fle­jan lo que ven y lo du­pli­can. Si le en­tre­ga­mos una ima­gen po­si­ti­va, nos de­vol­ve­rá lo po­si­ti­vo. Si le en­tre­ga­mos una ima­gen ne­ga­ti­va, la de­vol­ve­rá tam­bién.

Es­ta es la cla­ve pa­ra la ubi­ca­ción de los es­pe­jos: hay que co­lo­car­los só­lo don­de se ten­ga la se­gu­ri­dad de que du­pli­ca­rán lo po­si­ti­vo. Por eso, un es­pe­jo mal co­lo­ca­do, po­dría ser el cau­san­te de pro­ble­mas en el es­tu­dio, pér­di­das de di­ne­ro o des­equi­li­brios en la sa­lud.

Pa­ra que be­ne­fi­cien el fluir del Chi po­si­ti­vo, es im­por­tan­te co­no­cer cuá­les son los me­jo­res lu­ga­res pa­ra ellos y cuá­les son los ti­pos de es­pe­jos más ade­cua­dos pa­ra ca­da am­bien­te.

Pa­ra em­pe­zar, jue­gan un rol muy im­por­tan­te pa­ra el Feng Shui que los con­si­de­ra alia­dos cuan­do es ne­ce­sa­rio des­viar una ener­gía des­fa­vo­ra­ble. Ade­más de su fun­ción más co­no­ci­da, que es la de mos­trar­nos nues­tra ima­gen en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, son muy úti­les pa­ra crear un es­pa­cio vir­tual y tam­bién pa­ra re­fle­jar la luz.

Por que jue­guen a fa­vor de la ar­mo­nía y el equi­li­brio, po­de­mos se­guir las si­guien­tes pau­tas:

A mu­chas per­so­nas les agra­da com­prar es­pe­jos an­ti­guos, pe­ro nun­ca se sa­be qué vie­ron esos es­pe­jos ni de dón­de pro­vie­nen. Se di­ce que pue­den ar­chi­var la información de lo que es­tán re­fle­jan­do. En­ton­ces, si han per­te­ne­ci­do a es­pa­cios o per­so­nas que no tu­vie­ron buen Feng Shui o fue­ron tes­ti­gos de una lar­ga en­fer­me­dad, no son una bue­na elec­ción, ya que van a im­pri­mir­le esa ener­gía al lu­gar en el que se los co­lo­que.

Los es­pe­jos es­fu­ma­dos o gri­sá­ceos de­for­man la ima­gen y mu­chas ve­ces mu­ti­lan a quien se mi­ra por las im­per­fec­cio­nes de la su­per­fi­cie.

Tam­po­co se su­gie­ren es­pe­jos bi­se­la­dos, que pro­duz­can cor­tes o du­pli­ca­cio­nes en las imá­ge­nes. Ade­más, de­ben es­tar a una al­tu­ra có­mo­da don­de no ha­ya que su­bir­se o aga­char­se pa­ra mi­rar­se.

Un es­pe­jo que re­fle­ja a una per­so­na mien­tras duer­me pro­du­ci­rá la ex­pan­sión de sus vi­bra­cio­nes y el re­sul­ta­do se­rá un su­til de­bi­li­ta­mien­to de la ener­gía fí­si­ca y un es­ta­do de sue- ño an­ti­na­tu­ral, pues­to que no­so­tros es­ta­mos for­ma­dos por vi­bra­cio­nes in­vi­si­bles, nues­tro des­can­so es­tá con­di­cio­na­do por la reunión dia­ria de es­tas ener­gías.

Es con­ve­nien­te no co­lo­car­los en­fren­ta­dos a la puer­ta de en­tra­da de la ca­sa por­que pro­yec­tan el Chi ha­cia su lu­gar de ori­gen y con ello pue­den ir­se las ener­gías be­né­fi­cas.

En los dor­mi­to­rios no de­ben re­fle­jar la ca­ma. Es­to pro­du­ce des­pro­tec­ción y en él re­bo­tan las ener­gías elec­tro­mag­né­ti­cas que cau­san pro­ble­mas de pa­re­ja y de sa­lud. Si las puer­tas de los pla­ca­res es­tán to­tal­men­te fo­rra­das de es­pe­jo, es acon­se­ja­ble pe­gar­les un film es­me­ri­la­do pa­ra evi­tar el re­fle­jo.

Los es­pe­jos de las có­mo­das sue­len aca­rrear tras­tor­nos. Lo co­rrec­to es sa­car­los, pe­ro si no es po­si­ble, con­vie­ne ta­par­los du­ran­te la no­che.To­do es­to ayu­da­rá a te­ner un buen des­can­so. Es fa­vo­ra­ble co­lo­car­los en:

Un co­me­dor re­fle­jan­do la me­sa pues­ta por­que trae­rá abun­dan­cia. Se de­be te­ner la pre­cau­ción de que re­fle­je a los co­men­sa­les. Los lu­ga­res don­de el Chi aca­ba­ría es­tan­ca­do, por ejem­plo un só­tano o en si­tios os­cu­ros, ce­rra­dos y sin ven­ta­nas.

Am­bien­tes que ne­ce­si­tan un es­pa­cio ani­ma­do, co­mo sa­la de es­tar o play­room.

Pa­ra agran­dar un es­pa­cio pe­que­ño por­que vi­sual­men­te da es­pe­cia­li­dad.

Pa­si­llos y es­ca­le­ras que son con­duc­to­res im­por­tan­tes del Chi den­tro de la ca­sa. Si son am­plios y lu­mi­no­sos, no pre­sen­tan nin­gún pro­ble­ma, pe­ro cuan­do son es­tre­chos, os­cu­ros, muy lar­gos o las es­ca­le­ras muy em­pi­na­das tien­den a trans­for­mar la ener­gía en Sha Chi o ener­gía ne­ga­ti­va. En es­tos ca­sos, los es­pe­jos son un buen re­cur­so pa­ra des­ace­le­rar esa ener­gía y ayu­dar­la a fluir sua­ve­men­te. En las es­ca­le­ras se pue­den co­lo­car en los des­can­sos y en los pa­si­llos en las pa­re­des la­te­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.