¿Qué sem­bra­mos?

Mia - - JARDINERÍA -

En los úl­ti­mos tiem­pos, el in­te­rés fun­da­men­tal que tie­nen las per­so­nas en sus jar­di­nes ya ha tras­cen­di­do lo es­té­ti­co en una par­te de la ca­sa. Aho­ra, con un in­te­rés ca­da vez ma­yor en la sus­ten­ta­bi­li­dad, tam­bién se quie­re te­ner ali­men­tos sa­lu­da­bles y sin cos­to al­guno, en la par­te tra­se­ra del te­rreno.

Una de las fru­tas más re­co­men­da­bles pa­ra des­pun­tar el vi­cio es el ki­wi.

Lo pri­me­ro que de­be­mos con­si­de­rar es que el me­jor mo­men­to pa­ra plan­tar­los es el oto­ño. Pro­ve­nien­te de una plan­ta tre­pa­do­ra, con ori­gen en Chi­na, lla­ma­da ac­ti­ni­dia chi­nen­sis, sus flo­res pue­den ser mas­cu­li­nas, fe­me­ni­nas y her­ma­fro­di­tas. Es­tas úl­ti­mas po­seen, a la vez, gi­no­ceo y an­dro­ce, los dos ór­ga­nos se­xua­les, per­mi­tien­do su au­to­re­pro­duc­ción.

Si con­se­gui­mos que ger­mi­ne bien y flo­rez­ca, el ki­wi nos ob­se­quia­rá con unos fru­tos en for­ma de cáp­su­la lo­cu­li­ci­da, de piel os­cu­ra y ve­llo­sa. Su fru­to es una fuen­te na­tu­ral de vi­ta­mi­nas C y E, ade­más de ser ri­co en fi­bra y ba­jo en co­les­te­rol.

Por si es­to fue­ra po­co, tie­ne efec­tos an­ti­can­ce­rí­ge­nos, an­ti­oxi­dan­tes y re­fuer­za las de­fen­sas de nues­tro or­ga­nis­mo. Ade­más, a ni­vel or­na­men­tal, es per­fec­ta pa­ra cu­brir pa­re­des, va­llas, pér­go­las. Cual­quier so­por­te don­de pue­da en­re­dar­se y to­le­re un gran pe­so. Pue­de lle­gar a me­dir has­ta 9 me­tros de al­tu­ra. Sa­bien­do to­do es­to, es di­fí­cil re­sis­tir­se a te­ner una plan­ta de ki­wi en el jar­dín.

Se pue­de sem­brar en se­mi­llas o bien com­prar la plan­ta un po­co cre­ci­da, una op­ción más rá­pi­da y más acon­se­ja­ble. Si que­re­mos ha­cer­lo a tra­vés de se­mi­llas, po­de­mos ob­te­ner­las del mis­mo fru­to. Pa­ra la se­gun­da op­ción, ne­ce­si­ta­re­mos una ma­ce­ta con tie­rra, agre­ga­da a ma­te­ria or­gá­ni­ca, abun­dan­te rie­go, y un si­tio con mu­cha luz de­ba­jo de los ra­yos del sol.

Cuan­do la plan­ta va­ya cre­cien­do, te­ne­mos que qui­tar­la de su ma­ce­ta y po­ner­la en la tie­rra, cer­ca de al­gún ár­bol o es­truc­tu­ra de la cual pue­da tre­par­se, pe­ro don­de tam­bién es­té pro­te­gi­da del vien­to. Siem­pre hay que re­gar­la de for­ma abun­dan­te, so­bre to­do cuan­do tie­ne ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va, y si es po­si­ble, lo me­jor es la mi­cro­as­per­sión con ba­ja pre­sión.

El in­vierno es el pe­río­do fun­da­men­tal que va a de­ter­mi­nar el cre­ci­mien­to de la tre­pa­do­ra y la apa­ri­ción del fru­to del ki­wi. Es allí cuan­do te­ne­mos que rea­li­zar la fa­mo­sa po­da de for­ma­ción. Eso sí, hay que ser muy pa­cien­tes con es­te fru­to, pues no se pro­du­ce en abun­dan­cia sino has­ta cin­co años, lue­go de cul­ti­va­da la plan­ta. Pe­ro, cree­lo, la espera bien val­drá la pe­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.