Pa­la­bras que te cam­bian la vi­da

Un sim­ple ri­tual fa­mi­liar de los pue­blos ori­gi­na­rios de Ha­wái es­tá lle­gan­do a to­dos pa­ra al­can­zar ma­yor y mejor bie­nes­tar. El ho’opo­no­pono so­lo re­quie­re re­pe­tir pa­la­bras y frases que li­be­ran y des­in­to­xi­can de lo ne­ga­ti­vo pa­ra per­mi­tir abrir­se a me­jo­res de

Mia - - TERAPIAS - Por la Dra. Ga­brie­la Paz

Tra­du­ci­da del ha­waiano, ho’opo­no­pono sig­ni­fi­ca “có­mo co­rre­gir un error” y nom­bra una prác­ti­ca que los ori­gi­na­rios del ar­chi­pié­la­go rea­li­zan des­de la an­ti­güe­dad. Morrnah Si­meo­na res­ca­tó ese co­no­ci­mien­to y lo di­fun­dió. Na­ci­da el 19 de ma­yo de 1913 y muer­ta el 11 de fe­bre­ro de 1992, es la crea­do­ra de la Au­toi­den­ti­dad a tra­vés de Ho’opo­no­pono y re­co­no­ci­da co­mo una Kahu­na la­pa´au (sa­na­do­ra) en Ha­wái, ade­más de dis­tin­gui­da co­mo un Te­so­ro Vi­vien­te en 1983. “El prin­ci­pal pro­pó­si­to de es­te pro­ce­so es des­cu­brir la di­vi­ni­dad den­tro de uno mis­mo. Ho’opo­no­pono es un pro­fun­do re­ga­lo que nos per­mi­te desa­rro­llar una mu­tua re­la­ción con la di­vi­ni­dad den­tro de no­so­tros y apren­der a pe­dir que, en ca­da mo­men­to, nues­tros erro­res en pen­sa­mien­to, pa­la­bra, ac­to y ac­ción sean lim­pia­dos. El pro­ce­so es esen­cial­men­te acer­ca de li­ber­tad, com­ple­ta li­ber­tad del pa­sa­do”, de­fi­nió Si­meo­na.

Otro de los gran­des im­pul­so­res de es­ta co­no­ci­mien­to es elDr. Iha­lea­ka­lá Hew Len, quien tra­ba­jó, via­jó y apren­dió la téc­ni­ca di­rec­ta­men­te de la mano de Si­meo­na. Tam­bién ac­tua­li­zó la Au­toi­den­ti­dad a tra­vés de Ho’opo­no­pono pa­ra ha­cer­lo aún más fá­cil y más apli­ca­ble a los tiem­pos mo­der­nos.

Ori­gi­nal­men­te, Ho’opo­no­pono se prac­ti­ca­ba con to­da la fa­mi­lia pre­sen­te y tra­ba­jan­do jun­ta. Un me­dia­dor o mo­de­ra­dor guia­ba el pro­ce­so y ca­da miem­bro te­nía la opor­tu­ni­dad de pe­dir que los de­más lo per­do­na­ran. Co­mo de­cía Si­meo­na: “Lim­pia, bo­rra y en­cuen­tra tu Shan­gri­la (el pa­raí­so). ¿Dón­de? Den­tro de ti”.

Aun­que hay otras, las 4 frases esen­cia­les son: Lo sien­to, Per­dó­na­me, Gra­cias, Te amo. Al de­cir­las o re­pe­tir­las men­tal­men­te, pro­du­cen un gran cam­bio in­te­rior. Se las uti­li­za pa­ra resolver pro­ble­mas, cal­mar la men­te, equi­li­brar los víncu­los o bien co­nec­tar con la abun­dan­cia y la pros­pe­ri­dad,en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da.

Es­tas pa­la­bras nos co­nec­tan con lo co­rrec­to con nues­tro pro­pio ser, ayu­dan a co­rre­gir un error, nos sa­nan li­be­ran­do do­lo­ro­sas me­mo­rias o es­ce­nas in­ter­nas per­tur­ba­do­ras. Por eso, cuan­do se ha­bla de di­vi­ni­dad, nos re­fe­ri­mos a esa dei­dad en que no­so­tros cree­mos, pue­de ser Dios, el uni­ver­so, la fuen­te crea­do­ra y Ho’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.