La Lu­na, EL RE­FU­GIO

Mia - - MODA - Del li­bro “Tu ca­sa es tu Lu­na” de Car­la Pan­dol­fo, Ke­pler (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

En el día de na­ci­mien­to de una per­so­na, los pla­ne­tas es­ta­ban en cier­ta po­si­ción. La car­ta na­tal no es más ni me­nos que la “fo­to” del cie­lo en ese mo­men­to. La Lu­na, co­mo sa­be­mos, es un sa­té­li­te de la Tie­rra, de nues­tra na­ve. Da vuel­tas en torno a no­so­tros, co­mo una enamo­ra­da. Nues­tro mag­ne­tis­mo así lo de­ter­mi­na. En tan­to no­so­tros avan­za­mos, ella si­gue dan­do vuel­tas con su pro­pio te­lón de fon­do. Así, tam­bo­ri­lea rapidito y su te­lón de fon­do cam­bia de signo ca­da dos días y me­dio, apro­xi­ma­da­men­te. En­ton­ces, re­co­rre la to­ta­li­dad del zo­día­co en al­re­de­dor de vein­tio­cho días (es de­cir, da una vuel­ta com­ple­ta).

Una per­so­na pu­do ha­ber na­ci­do ba­jo el Sol de Acuario, lo que co­mún­men­te se di­ce “soy del signo de acuario” o “soy acua­riano” (cuan­do el Sol tie­ne de te­lón de fon­do a Acuario que, se­gún el año, sa­be­mos que lo ha­ce des­de el 21 de enero has­ta el 21 de fe­bre­ro) y te­ner Lu­na en Cán­cer. Es en­ten­di­ble el des­con­cier­to de un acua­riano cuan­do cu­rio­sea en al­gún li­bro, re­vis­ta, pá­gi­na de In­ter­net “có­mo son los acua­ria­nos” por­que, en ver­dad, no se iden­ti­fi­ca ple­na­men­te con ello. Lo que no sa­be es que, te­nien­do Lu­na en Cán­cer, su ma­ne­ra de ser acua­ria­na se­rá bien dis­tin­ta a otro que ten­ga otra lu­na. Es­te acua­riano des­con­cer­ta­do sí se com­por­ta­rá co­mo un acua­riano en to­da su ley, se re­co­no­ce­rá a sí mis­mo co­mo una per­so­na con esas ca­rac­te­rís­ti­cas pe­ro, muy ín­ti­ma­men­te, no se iden­ti­fi­ca­rá to­tal­men­te con el fa­mo­so des­ape­go acua­riano. Ín­ti­ma­men­te se sen­ti­rá un frau­de, no es ni una co­sa ni la otra.

El “des­ape­go” pa­sa a con­ver­tir­se en una más­ca­ra de la am­bi­va­len­cia (¿qué quie­ro? ¿Qué soy?). Nin­gún lu­gar va a es­tar su­fi­cien­te­men­te fir­me co­mo pa­ra po­ner los dos pies. Hay uno den­tro de él que se sa­be cálido, tí­mi­do en cuan­to a ex­pre­sar sus emo­cio­nes, et­cé­te­ra; y hay otro que hu­ye per­ma­nen­te­men­te de eso, con­fir­man­do con su hui­da la fuer­te iden­ti­dad que tie­ne con la in­ti­mi­dad emo­cio­nal. Es el pri­mer abrazo, aquel que des­de el prin­ci­pio (en el par­to) nos hi­zo es­tar en ca­sa. Sen­ti­rá un fuer­te ti­rón in­terno. Por un la­do, el Sol le pe­di­rá li­ber­tad, des­ape­go, crea­ti­vi­dad; y por el otro la­do, la Lu­na exi­gi­rá in­ti­mi­dad emo­cio­nal, con­tac­to pro­fun­do con el pa­sa­do, con la familia, con los hi­jos, con los ami­gos de to­da la vi­da, con la tri­bu. Es de­cir, per­so­nas que com­par­tan re­cuer­dos, vi­ven­cias, le­yen­das, can­cio­nes, memoria.

La Lu­na es ese lu­gar pri­va­do que na­die nom­bra cuan­do des­cri­be el pro­pio signo, esa pe­que­ña o gran por­ción –se­gún el ca­so– que me ha­ce sen­tir que “eso” soy yo y, sí, soy de tal signo, pe­ro hay una por­ción que si­gue sin ser nom­bra­da. Se di­ce que la Lu­na es el lu­gar al que voy cuan­do quie­ro re­fu­giar­me. Cuan­do el mun­do se po­ne pro­ble­má­ti­co por di­fe­ren­tes ra­zo­nes (di­fi­cul­ta­des en el tra­ba­jo, pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, con­flic­tos con la pa­re­ja o al­gún des­arre­glo en la sa­lud) ne­ce­si­to es­tar en un lu­gar co­no­ci­do. Lu­gar en el sen­ti­do psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal. Cla­ro que ese lu­gar no so­lo se­rá in­terno. Tam­bién hay un lu­gar den­tro de la “reali­dad” del afue­ra al que iré pa­ra sen­tir­me bien, se­gu­ro, tran­qui­lo. La Lu­na no so­lo es un re­fu­gio pa­ra eva­dir la reali­dad y po­ner­se in­fan­til. La Lu­na que­rrá re­fu­giar­se cuan­do es­tá afli­gi­da en esos lu­ga­res co­no­ci­dos, pe­ro tam­bién que­rrá des­can­sar y dis­fru­tar cuan­do es­tá fe­liz. Por­que los pai­sa­jes que ofre­ce la Lu­na tam­bién dan fe­li­ci­dad. No es­tá mal te­ner un lu­gar a don­de ir cuan­do que­re­mos es­tar tran­qui­los y re­la­ja­dos, cuan­do que­re­mos fes­te­jar, ce­le­brar, co­mer, beber, ha­cer el amor. La Lu­na es co­mo la ca­sa, la Lu­na es la ca­sa. Cuan­do uno abre la puer­ta y se di­ce “al fin en ca­sa”, por­que allí se sien­te mu­cho más có­mo­do que afue­ra, se es “uno”.

Ca­da Lu­na vi­bra con cier­tos co­lo­res, con cier­tas tex­tu­ras, con cier­ta for­ma. La ca­sa es el ám­bi­to que re­pre­sen­ta es­ta fun­ción. En la ca­sa des­ple­ga­mos es­te pai­sa­je, o de­be­ría­mos des­ple­gar­lo.

Si no conoces cuál es tu Lu­na, pue­des es­cri­bir a tu­ca­saes­tu­lu­na@ gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.