Hay co­ra­zas pa­ra to­dos los es­ti­los. Rí­gi­da: el que to­do lo pue­de Es­te es­ti­lo de co­ra­za nos acom­pa­ña du­ran­te mu­cho tiem­po, la he­mos ad­qui­ri­do gra­cias a su­fri­mien­tos pro­fun­dos o pér­di­das, sue­le te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas de ri­gi­dez, no por­que nos ayu­de a de­te­ne

Mia - - PSICOLOGÍA -

cio­nes, pe­ro en el fon­do, sue­len re­fle­jar el com­pro­mi­so de có­mo nos tra­ta­mos y qué que­re­mos con­tro­lar en el afue­ra. No es­ta­mos in­ter­ac­tuan­do con el otro sino con no­so­tros mis­mos, des­de el jui­cio de que po­de­mos guiar emo­cio­nes aje­nas y pro­pias. So­le­mos po­ner una ener­gía que no con­tri­bu­ye con la ca­li­dad de vi­da que desea­mos y sen­ti­mos un enor­me can­san­cio por man­te­ner las ar­ma­du­ras.

En al­gún mo­men­to al­go pa­só, que no fue, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, un re­sul­ta­do positivo sino do­lo­ro­so y, a par­tir de allí, el mie­do al su­fri­mien­to. Es­te mie­do, le­jos de to­mar­se co­mo una se­ñal, nos ha­ce reac­cio­nar co­lo­can­do una co­ra­za, pro­ba­ble­men-

La ar­ma­du­ra que nos pro­te­ge tam­bién nos li­mi­ta. Las co­ra­zas po­drán ilu­sio­nar­nos y ayu­dar­nos a pa­sar si­tua­cio­nes mu­chas ve­ces com­ple­jas, pe­ro aun­que sue­len fun­cio­nar co­mo la bal­sa que nos per­mi­te atra­ve­sar cier­tos ríos em­bra­ve­ci­dos, si una vez en tie­rra fir­me, en vez de aban­do­nar­la, car­ga­mos con ella, se con­ver­ti­rá en fuen­te de can­san­cio y, más aún, de su­fri­mien­to, sen­ti­mien­tos que, ca­sual­men­te, que­re­mos eva­dir al uti­li­zar la co­ra­za.

Cuan­do de­tec­ta­mos que te­ne­mos co­ra­zas que nos in­mo­vi­li­zan, po­de­mos huir, vic­ti­mi­zar­nos y, de es­ta for­ma, con­ser­var­las o bien afron­tar­las y eli­mi­nar­las pa­ra vol­ver­nos res­pon­sa­bles de nues­tros sen­ti­mien­tos.

Pa­ra eli­mi­nar las que nos in­mo­vi­li­zan, pri­me­ro ne­ce­si­ta­mos iden­ti­fi­car­las y, un pri­mer pa­so, pue­de ser que em­pe­ce­mos a eva­luar las re­la­cio­nes y víncu­los don­de no es­ta­mos bien pa­ra re­co­no­cer el com­pro­mi­so que nos ha lle­va­do a crear nues­tras co­ra­zas, dis­tin­guien­do los mie­dos que no nos per­mi­ten mos­trar­nos tal cua­les so­mos, eli­mi­nán­do­las pa­ra po­der ser quie­nes ne­ce­si­ta­mos ser y de­cla­rar­lo, in­te­gran­do to­dos nues­tros as­pec­tos pa­ra po­der in­te­grar­nos con los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.