RELAX

Mia - - NUTRICIÓN -

Aníma­te a pen­sar en tu cuer­po co­mo un sis­te­ma in­te­gral. Si te acos­tum­brás a unir las téc­ni­cas de res­pi­ra­ción guia­da en tus ru­ti­nas ha­bi­tua­les, no­ta­rás real­men­te un cam­bio men­tal que te se­rá de mu­cha uti­li­dad pa­ra tran­si­tar con éxi­to to­do el pro­ce­so de cam­bio ha­cia un cuer­po más vi­tal y sa­lu­da­ble. Hoy es im­pres­cin­di­ble in­cluir téc­ni­cas de re­la­ja­ción cons­cien­te, me­di­ta­ción, ora­ción y to­do aque­llo que nos per­mi­ta ar­mar un es­pa­cio de con­ten­ción de las emo­cio­nes que van sur­gien­do.A ve­ces se ha­bla de “con­trol de las emo­cio­nes o de con­trol del es­trés”, pe­ro real­men­te ¡no hay que con­tro­lar­los! sino de­tec­tar­los y, en un am­bien­te ade­cua­do, de­jar que flu­yan has­ta que se li­be­ren. Re­te­ner­los en el cuer­po y en la men­te no es una op­ción, hay que li­be­rar­los, con­du­cir to­do aque­llo que ha­ce bien ha­cia el afue­ra. Real­men­te es tu ac­ti­tud la que te ha­rá lle­gar de una for­ma u otra a tu me­ta. Po­dés en­ga­ñar­te cre­yen­do que lo que deseás es per­der unos ki­los, pe­ro la ver­dad es que lo que to­do ser hu­mano busca es acer­car­se lo más po­si­ble a la fe­li­ci­dad y eso no te lo da sim­ple­men­te la ba­lan­za, te lo brin­da el ac­to de apren­der a re­la­cio­nar­te me­jor con tu cuer­po y la co­mi­da, por­que ellos ¡no son tu pro­ble­ma!, son tan so­lo alar­mas que te es­tán avi­san­do que tu ac­ti­tud an­te tu cuer­po y la vi­da me­re­cen un cam­bio y eso es po­si­ble por­que siem­pre -siem­pre- se pue­de em­pe­zar de nue­vo y cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.