Ro­sas di­vi­nas

Mia - - MINIMOLDE -

Si es ne­gra, lim­pia­la con un paño con be­tún ne­gro has­ta que bri­lle. Pa­ra los de­más co­lo­res, se pue­de usar be­tún neu­tro. No só­lo que­da­rá co­mo nue­va, sino que du­ra­rá mu­cho más tiem­po. No de­jes que tu her­mo­so ra­mo se mar­chi­te en­se­gui­da. Po­né un po­co de ga­seo­sa en el agua del flo­re­ro que las man­ten­drán en buen es­ta­do por más tiem­po.

La va­ji­lla, que no pue­de fal­tar en la lis­ta del ajuar de to­da no­via, le da un ai­re so­fis­ti­ca­do a cual­quier me­sa. Po­de­mos ju­gar con los usos in­di­ca­dos pa­ra ca­da ob­je­to y ser­vir ali­men­tos inusi­ta­dos, co­mo un de­li­cio­so pon­che de fru­tas en una so­pe­ra o ape­ri­ti­vos en ban­de­jas ova­la­das y es­tre­chas, ge­ne­ral­men­te re­ser­va­das pa­ra los pes­ca­dos.

Pe­ro, si ade­más la va­ji­lla que va­yas a uti­li­zar es­tá pin­ta­da a mano, és­ta pro­vo­ca­rá un efec­to sor­pre­sa por su pro­pia so­fis­ti­ca­ción. Es­tos ob­je­tos de­co­ra­dos a mano son siem­pre pie­zas que que­re­mos lu­cir cuan­do te­ne­mos in­vi­ta­dos, aun­que du­da­mos en ha­cer­lo asi­dua­men­te por­que nos preo­cu­pa su cui­da­do y que­re­mos con­ser­var­los por mu­cho tiem­po. So­le­mos te­ner­les un ca­ri­ño es­pe­cial pues nos los re­ga­ló al­guien muy que­ri­do o per­te­ne­ció a al­gún in­te­gran­te de la familia. En­ton­ces, ¿có­mo cui­dar la va­ji­lla pin­ta­da a mano? Es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.