SIEM­PRE Sos­te­ner am­bien­tal y afec­ti­va­men­te a la pa­re­ja pa­ra que és­ta es­té dis­po­ni­ble pa­ra el be­bé. Co­no­cer las ne­ce­si­da­des de la mu­jer a la ho­ra de pa­rir. Ga­ran­ti­zar que la ma­má se hi­dra­te, se ali­men­te y es­té có­mo­da an­tes y du­ran­te el par­to. Apo­yar la

Mia - - HIJOS -

ran­te el par­to, la lac­tan­cia y la pri­me­ra eta­pa de la crian­za de los hi­jos. En pri­mer tér­mino, la ayu­dan a rea­li­zar una ade­cua­da ca­pa­ci­ta­ción pa­ra lle­var ade­lan­te to­do el pro­ce­so a par­tir del em­ba­ra­zo. Pe­ro, ade­más, su pre­sen­cia es fun­da­men­tal en los na­ci­mien­tos que, alen­ta­dos por or­ga­ni­za­cio­nes que pro­mue­ven los par­tos res­pe­ta­dos, se lle­van a ca­bo en los ho­ga­res, a la vez que tam­bién se pue­de con­tar con su apo­yo en hos­pi­ta­les, ma­ter­ni­da­des y sa­na­to­rios.

En es­tos es­pa­cios, su la­bor se cen­tra en ge­ne­rar las con­di­cio­nes que la pa­re­ja ne­ce­si­ta (otra fun­ción de la dou­la es la con­ten­ción y la de­fen­sa del rol del pa­pá du­ran­te el pro­ce­so), co­mo por ejem­plo, cui­dar la ilu­mi­na­ción, la tem­pe­ra­tu­ra y los so­ni­dos, ya que la co­mo­di­dad de la mu­jer que va a pa­rir es muy im­por­tan­te pa­ra un na­ci­mien­to fe­liz y sa­lu­da­ble.

La oxi­to­ci­na, hor­mo­na que pro­du­ce las con­trac­cio­nes y per­mi­te el par­to, no pue­de ser se­gre­ga­da si la mu­jer pro­du­ce adre­na­li­na, o sea, si es­tá asus­ta­da, in­se­gu­ra, si se sien­te ob­ser­va­da, si tie­ne frío, si tie­ne que pen­sar, razonar o con­tes­tar pre­gun­tas, o si se sien­te so­la. Es­tá de­mos­tra­do que la pre­sen­cia con­ti­nua de la dou­la en es­tos ám­bi­tos con­lle­va va­rios be­ne­fi­cios co­mo la re­duc­ción del pe­di­do de anes­te­sia por par­te de la em­ba­ra­za­da al lo­grar con­tro­lar la res­pi­ra­ción y la fre­cuen­cia de las con­trac­cio­nes.

Las dou­las con­fían en el cuer­po de las mu­je­res y en sus ne­ce­si­da­des. Pue­den ha­cer ma­sa­jes, ayu­dar a deam­bu­lar, ofre­cer una co­mi­da o de­jar so­la a la pa­re­ja, si és­ta así lo desea. Es una tes­ti­go del par­to que mu­chas ve­ces cues­ta re­cor­dar; por es­to, cui­da la memoria de ese mo­men­to úni­co. Mu­chas ma­dres eli­gen el acom­pa­ña­mien­to de una dou­la pa­ra es­ti­rar el tra­ba­jo de par­to en ca­sa, con la in­ti­mi­dad y la co­mo­di­dad de ese am­bien­te, y lue­go par­tir ha­cia el sa­na­to­rio con la di­la­ta­ción en su pun­to ca­si per­fec­to.

La dou­la no tie­ne una for­ma­ción aca­dé­mi­ca es­pe­cí­fi­ca que la ha­bi­li­te a desa­rro­llar ese rol, pe­ro pue­de re­unir al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas. Ade­más de ser una per­so­na com­pren­si­va y sen­si­ble y de ha­ber si­do ma­má, pue­de te­ner co­no­ci­mien­tos só­li­dos y va­ria­dos so­bre em­ba­ra­zo, par­to, puer­pe­rio, lac­tan­cia ma­ter­na y crian­za en ge­ne­ral.

De he­cho, su for­ma­ción les per­mi­te se­guir acom­pa­ñan­do a la ma­dre du­ran­te el puer­pe­rio y por un pe­río­do de has­ta 2 años: ayu­dan en los pro­ce­di­mien­tos del post­par­to, co­la­bo­ran en el cui­da­do de la ca­sa y de los de­más her­ma­nos pa­ra tran­qui­li­zar a la ma­dre y li­be­rar­la de car­gas, fa­ci­li­tan el es­ta­ble­ci­mien­to tem­prano de la lac­tan­cia ma­ter­na y man­tie­nen con­tac­to per­ma­nen­te pa­ra cual­quier con­sul­ta brin­dán­do­le se­gu­ri­dad a la ma­má.

La pue­ri­cul­tu­ra es una dis­ci­pli­na muy li­ga­da al dou­la­je. Tie­ne un mar­co teó­ri­co vas­to y muy im­por­tan­te, por eso se es­tu­dia co­mo ca­rre­ra. Ade­más, la pue­ri­cul­to­ra es­tá a car­go co­mo pro­fe­sio­nal de la ali­men­ta­ción del be­bé y el cui­da­do de la lac­tan­cia. Fue­ra del pe­río­do de in­ter­na­ción, se ocu­pa de di­ver­sas te­má­ti­cas de crian­za y fun­cio­na­li­dad fa­mi­liar. “Nues­tros con­sul­tan­tes son las ma­dres y sus víncu­los más cer­ca­nos, ya que ga­ran­ti­zan­do el bie­nes­tar de la ma­má, pro­te­ge­mos al be­bé. Si bien me de­di­qué a acom­pa­ñar par­tos y ma­ter­ni­da­des co­mo dou­la, creo que en una bue­na pue­ri­cul­to­ra tie­ne que es­tar im­plí­ci­ta una dou­la, co­mo ser­vi­do­ra y cui­da­do­ra”, ex­pli­ca Violeta Váz­quez, pue­ri­cul­to­ra do­cen­te en Es­cue­la Pan­za y Crian­za.

Tan­to las dou­las co­mo las pue­ri­cul­to­ras no son te­ra­peu­tas ni es­pe­cia­lis­tas en in­fan­cia. “Nues­tros con­sul­tan­tes son los pa­dres y acom­pa­ña­mos de­ci­sio­nes fa­mi­lia­res. Pa­ra otros pro­ce­sos más pro­fun­dos, se ne­ce­si­ta dis­po­ni­bi­li­dad te­ra­péu­ti­ca y otro en­cua­dre pro­fe­sio­nal que im­pli­que una pro­pues­ta de au­to­co­no­ci­mien­to, siem­pre arries­ga­da y re­ve­la­do­ra.”

Lo pri­me­ro que apren­den las dou­las es a no ha­cer na­da, a ser sim­ple­men­te cui­da­do­ras del na­ci­mien­to, aman­do a los pa­dres pa­rien­do, an­sian­do a un be­bé por na­cer, pe­ro sin in­ter­ve­nir de más. Por­que en el no ha­cer es­tá el se­cre­to de de­jar ser al otro (co­mo can­ta­ba Len­non). Lo más di­fí­cil de es­ta la­bor de acom­pa­ñan­tes de ma­ter­ni­dad es acom­pa­ñar de­ci­sio­nes sin juz­gar, es no sen­tir­se con ac­ce­so a la ver­dad ni ba­jar lí­nea.

Pa­ra lla­mar a una dou­la hay que te­ner tiem­po y dis­po­si­ción pa­ra co­no­cer­la y abrir la his­to­ria per­so­nal con el de­seo de en­ta­blar un víncu­lo de con­fian­za. "De­be­mos es­tar abier­tas a re­ci­bir in­for­ma­ción, tal vez des­co­no­ci­da, so­bre el par­to y la crian­za, y co­men­zar a con­fiar en no­so­tras mis­mas a la ho­ra de ele­gir, por­que una dou­la no eli­ge por no­so­tras, nos acom­pa­ña”, re­co­mien­da Váz­quez. “Las dou­las tra­ba­jan den­tro de equi­pos mé­di­cos o de equi­pos de par­te­ras/os y, en ese ca­so, sí pue­den in­gre­sar a la sa­la de par­tos o al qui­ró­fano”, agre­ga. Tam­bién tra­ba­jan so­las, ha­cien­do el apo­yo do­mi­ci­lia­rio a la pa­re­ja. En es­te úl­ti­mo ca­so, la ins­ti­tu­ción y el equi­po mé­di­co de­ci­den si la dou­la pue­de in­gre­sar al par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.