Téc­ni­ca con ele­men­to

Mia - - VIOLENCIA DE GÉNERO -

7 Es­tás en una si­tua­ción de con­flic­to plan­tea­do, se aca­ba­ron las pa­la­bra y el hom­bre ata­ca. Pa­só, en se­gun­dos, de una dis­tan­cia ur­ba­na a una ín­ti­ma.Te lan­za un gol­pe.Vos lo blo­queás eje­cu­tan­do un “ala”, lle­van­do la pal­ma de la mano a la ore­ja y crean­do un án­gu­lo ce­rra­do con to­do el bra­zo. In­me­dia­ta­men­te, con la otra mano, en la que te­nés el ob­je­to (en es­ta ca­so, un te­ne­dor), aplicás un gol­pe cer­te­ro en el hom­bro, ab­do­men, cue­llo o ros­tro. La reac­ción ines­pe­ra­da de la ma­nio­bra y el do­lor van a de­jar con­fun­di­do al ata­can­te.Ahí apro­ve­chás y te eva­dís. Una va­rian­te de es­ta téc­ni­ca la en­con­tra­mos en el ca­so que ha­gas “ala” con el mis­mo bra­zo en el que te­nés el ob­je­to con el que lue­go vas a gol­pear.

En el ca­so de que al­guien te si­guie­ra en una ca­lle, an­dén o ga­ra­je o si es­tu­vie­ras con un in­di­vi­duo sos­pe­cho­so, por ejem­plo, en un as­cen­sor o en una es­ca­le­ra, mi­ra­lo di­rec­ta­men­te a la ca­ra y pre­gun­ta­le al­go co­mo: “¿Qué ho­ra tie­ne?”. Sos­te­né la mi­ra­da. Mos­tra­te desafian­te y segura. Observá sus ex­tre­mi­da­des, las ma­nos prin­ci­pal­men­te y tam­bién las pier­nas. Si se tra­ta de un vio­la­dor, vas a in­fun­dir­le mie­do de ser pos­te­rior­men­te iden­ti­fi­ca­do. La idea es con­ven­cer­lo de que no va­le la pe­na ele­gir­te.

Otra op­ción, fren­te a la cer­te­za de que al­guien te si­gue (no te­mas equi­vo­car­te), es lla­mar pre­ven­ti­va­men­te al 911 pa­ra aler­tar a la po­li­cía

y, en el ca­so de dar­se una es­ca­la­da en la per­cep­ción del pe­li­gro, co­men­zar a gri­tar. Hay quie­nes di­cen que las pa­la­bras “so­co­rro”, “au­xi­lio”, no ayu­dan de­ma­sia­do, que asus­tan, que in­vi­tan a no me­ter­se, que la pa­la­bra “fue­go” es más preo­cu­pan­te pa­ra quien la es­cu­cha y obli­ga a en­trar en es­ce­na. En lo per­so­nal, su­gie­ro gri­tar to­das las pa­la­bras, al­ter­na­da­men­te. Po­cas ve­ces se te va a ocu­rrir gri­tar “fue­go” en una si­tua­ción de pe­li­gro don­de ese agen­te no exis­te. Pe­ro, to­do de­pen­de de una cues­tión de pre­dis­po­si­ción men­tal. Si hay ca­sas en el en­torno, gol­peá puer­tas, to­cá tim­bres, pe­dí au­xi­lio, ya vas a te­ner tiem­po de dis­cul­par­te y ex­pli­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.