Cul­ti­var ma­níes

An­dá pre­pa­ran­do la cer­ve­ci­ta, por­que hoy te con­ta­mos có­mo cul­ti­var ma­níes, un ri­co ape­ri­ti­vo muy fá­cil de sem­brar en nues­tro jar­dín

Mia - - JARDINERÍA -

Rea­li­za­do por los pue­blos in­dí­ge­nas des­de épo­cas re­mo­tas, el cul­ti­vo de ma­ní es ex­tre­ma­da­men­te fá­cil de rea­li­zar­lo en ca­sa. La ma­yo­ría de los jar­di­ne­ros tie­nen más suer­te cuan­do co­mien­zan la siem­bra en un área ce­rra­da al ini­cio de la tem­po­ra­da y lue­go tras­plan­tan sus semillas a un jar­dín abier­to, una vez que la tie­rra se ca­lien­ta.

Ori­gi­na­rio de Bra­sil, la plan­ta de ma­ní ne­ce­si­ta de pleno sol y cli­ma cálido. Es una plan­ta le­gu­mi­no­sa que se cul­ti­va a par­tir de semillas. Sus ho­jas son pe­lu­das y las flores, blan­cas si son fe­me­ni­nas, y ama­ri­llas si son mas­cu­li­nas. Una vez po­li­ni­za­do, las ra­mas cuel­gan y se semientierran, de don­de cre­cen unas raí­ces de las que sa­len los ma­níes. Así, co­mo las pa­pas, los ma­níes cre­cen ba­jo tie­rra.

Lo más di­fí­cil es en­con­trar el mo­men­to jus­to de re­co­lec­tar las vai­nas de los ma­níes. Si las sa­ca­mos muy pron­to, no se ha­brán crea­do los frutos y, por el con­tra­rio, si las sa­ca­mos muy tar­de pue­den ha­ber ger­mi­na­do. Así, lo nor­mal es que es­tén lis­tos cuan­do la plan­ta em­pie­ce a ama­ri­llear. Des­pués, ten­dre­mos que de­jar que se se­quen y tos­tar­los pa­ra con­su­mir.

Las semillas son ma­níes sin tos­tar y po­de­mos plan­tar­la bien con la vai­na en­te­ra o un ma­ní en ca­da ma­ce­ta u ho­yo de plan­ta­ción. Las hi­le­ras de­ben te­ner una dis­tan­cia de 30 a 40 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia en­tre sí y las semillas a una dis­tan­cia de 10 cen­tí- me­tros.

Lo ideal es sem­brar­lo a fi­na­les de pri­ma­ve­ra pa­ra re­co­lec­tar­lo a fi­na­les de oto­ño.

Es­co­gé bue­nas semillas Po­dés plan­tar ma­ní cru­do, que po­dés con­se­guir en cual­quier su­per­mer­ca­do, pe­ro po­dría ser­te más fá­cil cul­ti­var ma­ní si em­pe­zás con semillas de una tien­da de jar­di­ne­ría.

To­má en cuen­ta de que, usa­do co­mo se­mi­lla, el ma­ní de­be man­te­ner­se en su cás­ca­ra has­ta el mo­men­to en que se plan­te. De otra ma­ne­ra, és­te se re­se­ca­rá de­ma­sia­do rá­pi­do y no ten­drá la pro­duc­ción es­pe­ra­da. Nun­ca uti­li­ces ma­ní tos­ta­do. És­te no ger­mi­na­rá.

Me­jo­rá la ca­li­dad de la tie­rra De­be es­tar com­pues­ta de tie­rra suel­ta y bien dre­na­da. Si es muy grue­sa, de­bés agre­gar­le unos pu­ña­dos de are­na pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad y pa­ra vol­ver­la me­nos den­sa.

Evi­tá usar tie­rra de ti­po ar­ci­lla, que es di­fí­cil de me­jo­rar.

Tam­bién po­drías usar abono ma­du­ro, pe­ro de­bés li­mi­tar la can­ti­dad que uses ya que és­te po­dría ema­nar ni­tró­geno. El ma­ní pro­du­ce su pro­pio ni­tró­geno y si le agre­ga­mos más, se­ría de­ma­sia­do, im­pi­dien­do su cre­ci­mien­to.

Pro­ba­ble­men­te, ne­ce­si­tes ba­lan­cear el pH de la tie­rra si és­ta es muy áci­da. Ha­cé es­to echan­do una pe­que­ña can­ti­dad de cal agrí­co­la a la tie­rra y mez­clán­do­la com­ple­ta­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.