La ali­men­ta­ción a la ES­CUE­LA

Mia - - MODA - Del li­bro “Ser y co­mer”, de Mar­ce­lo Ro­drí­guez, In­di­cios (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Una de las per­so­nas que en­tre­vis­té pa­ra es­te li­bro, me con­tó que es­ta­ba le­yen­do la obra de una es­cri­to­ra ca­na­dien­se, en­tre cu­yos ca­pí­tu­los ha­bía uno ti­tu­la­do “Schoo­ling the sto­mach” (Es­co­la­ri­zan­do al es­tó­ma­go). Ahí la mu­jer –in­ten­to re­la­tar­lo se­gún lo que re­cuer­do de lo que me han trans­mi­ti­do, ju­gan­do un po­co el jue­go del te­lé­fono des­com­pues­to– con­ta­ba de su ex­pe­rien­cia ha­bién­do­se ido a vi­vir con su es­po­so y sus dos hi­jas a Fran­cia. A la más pe­que­ña se la veía ca­da vez de peor hu­mor a cau­sa de lo que le ha­cían co­mer en la es­cue­la, don­de te­nían un pro­gra­ma de edu­ca­ción nu­tri­cio­nal. Pa­re­cía ser un cam­bio de há­bi­tos de­ma­sia­do drás­ti­co pa­ra una ni­ña co­mo ella, que ve­nía de una li­bre die­ta prác­ti­ca­men­te a ba­se de co­mi­da cha­ta­rra en Ca­na­dá, el ver­se obli­ga­da de pron­to a co­mer fru­tas y ver­du­ras, a que el me­nú fue­ra ca­da día al­go dis­tin­to, a te­ner que re­co­no­cer de pron­to las tex­tu­ras, aro­mas y sa­bo­res de ali­men­tos com­ple­ta­men­te aje­nos al uni­ver­so del fast food y las co­mi­das preela­bo­ra­das. Su ma­dre cre­yó que ya era tiem­po de ir a ha­blar con las au­to­ri­da­des del co­le­gio y así lo hi­zo, re­ci­bien­do co­mo res­pues­ta la ne­ga­ti­va a aten­der su re­cla­mo: se ha­bían in­dig­na­do de que una alum­na se ne­ga­se a re­ci­bir edu­ca­ción nu­tri­cio­nal y a co­mer lo mis­mo que co­mían to­dos.

En otra es­cue­la don­de in­cor­po­ra­ban tam­bién la edu­ca­ción en va­lo­res ali­men­ta­rios, pe­ro en otra par­te del mun­do, se pre­pa­ró una ver­da­de­ra ma­yo­ne­sa ca­se­ra, con pro­duc­tos 100% or­gá­ni­cos, que una ni­ña de 6 años se ne­gó a co­mer: lle­va­ba en­tre sus in­gre­dien­tes hue­vo cru­do y su ma­dre le ha­bía di­cho que, pa­ra pre­ve­nir cual­quier po­si­bi­li­dad de in­to­xi­ca­ción con sal­mo­ne­lla, por nin­gún con­cep­to se de­bía co­mer el hue­vo cru­do. ¿A quién de­bía ha­cer­le ca­so? ¿A su ma­má o a la maes­tra, que in­sis­tía en que pro­ba­se? Lee­mos a Va­len­tín Fus­ter, en “La cien­cia de la sa­lud”: “Pa­rar­nos a pen­sar qué nos ha­ce fal­ta real­men­te, qué ne­ce­si­ta nues­tro cuer­po, en lu­gar de dar rien­da suel­ta a nues­tros ape­ti­tos”, ya que “no ha­cer­lo es lo que nos es­tá lle­van­do a unas ta­sas de obe­si­dad sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria y a la ac­tual ex­plo­sión de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”.

Si la pu­bli­ci­dad pues­ta al ser­vi­cio del mer­ca­do es ca­paz de ha­cer­nos creer has­ta los ar­gu­men­tos más in­ve­ro­sí­mi­les, ¿qué no se­ría­mos ca­pa­ces de lo­grar si pu­sié­ra­mos se­me­jan­te apa­ra­to de una vez al ser­vi­cio de la edu­ca­ción, de lo que el mun­do ne­ce­si­ta, de un cam­bio drás­ti­co de va­lo­res pa­ra dar nue­vos sen­ti­dos a la vi­da de las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras y que lo jus­to, equi­ta­ti­vo y sus­ten­ta­ble sea per­ci­bi­do co­mo más se­rio que lo me­ra­men­te ren­ta­ble, que es lo úni­co que pa­re­cie­ra im­por­tar hoy?, me han plan­tea­do tam­bién. La edu­ca­ción es la he­rra­mien­ta. Lo úni­co en lo que to­dos coin­ci­den a pe­sar de sus po­si­cio­nes di­ver­sas o in­clu­so con­tra­pues­tas y de sus en­fo­ques di­fe­ren­tes en torno del pro­ble­ma de có­mo pro­du­cir y qué co­mer pa­ra es­tar sa­nos, y lo úni­co –me han di­cho tam­bién–con lo que aún no se ha pro­ba­do. Un fac­tor co­mún que se re­pi­te in­clu­so en los li­bros y re­vis­tas so­bre el te­ma, cuan­do lle­ga el mo­men­to de pen­sar en po­si­bles soluciones o de aven­tu­rar una pos­tu­ra acer­ca de qué ca­mino se­guir en la en­cru­ci­ja­da.

Pe­ro a par­tir de ese pun­to los ca­mi­nos em­pie­zan a bi­fur­car­se. Las abs­trac­cio­nes sue­len fun­cio­nar bien pa­ra lo­grar cier­tos acuer­dos, pe­ro las di­so­nan­cias em­pie­zan a oír­se ape­nas enun­cia­mos un ejem­plo o da­mos nues­tra idea de cuá­les de­be­rían ser los pa­sos a se­guir pa­ra una me­jor edu­ca­ción ali­men­ta­ria. Ca­da cual tie­ne una di­fe­ren­te idea acer­ca de có­mo de­be­ría ser. So­lo en una muy pe­que­ña me­di­da po­de­mos de­cir que ta­les di­fe­ren­cias de cri­te­rio se ba­sen en que se ma­ne­jan di­fe­ren­tes da­tos o di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis cien­tí­fi­cas. Se tra­ta en ge­ne­ral de di­fe­ren­cias de cri­te­rio más pro­fun­das, ideo­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas. Po­lí­ti­cas, no en el sen­ti­do de la lu­cha por el po­der; más bien en el sen­ti­do de có­mo pro­du­cir y dis­tri­buir la in­for­ma­ción, el sa­ber y tam­bién la co­mi­da. Los pro­ble­mas del ser y del co­mer –ad­mi­ti­mos y afir­ma­mos– de­ben ser abor­da­dos des­de la edu­ca­ción, siem­pre y cuan­do es­to no sig­ni­fi­que se­guir atri­bu­yén­do­los a la in­con­duc­ta in­di­vi­dual o a la ig­no­ran­cia, que siem­pre re­sul­ta ser del otro (y de la que siem­pre son res­pon­sa­bles los de­más). En nues­tra ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca ya no es po­si­ble pres­cin­dir de al­tos ni­ve­les de sa­ber muy es­pe­cí­fi­cos, que con­lle­van tam­bién un al­to gra­do de po­der. La in­dus­tria ali­men­ta­ria tie­ne mu­chí­si­mo po­der y, en una so­cie­dad que se pre­cia de mo­der­na y de­mo­crá­ti­ca, no se­ría un re­cla­mo le­gí­ti­mo el de te­ner tan­to po­der y no que­rer ser cues­tio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.