Pis­ci­nas, aler­ta ro­ja

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ra­mien­to: Dr. Fernando Bur­gos, del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral y Con­sen­so de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría

Los aho­ga­mien­tos en me­no­res de 5 años se pro­du­cen so­bre to­do en pis­ci­nas par­ti­cu­la­res o de co­mu­ni­da­des pri­va­das y, en el ca­so de ni­ños ma­yo­res, sue­len es­tar li­ga­dos a ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas de ti­po lú­di­co en la­gos, mar, ríos y ca­na­les, y en al­gu­nas oca­sio­nes, aso­cia­das al con­su­mo de al­cohol. En el pri­mer gru­po, el aho­ga­mien­to pue­de ocu­rrir con tan po­ca can­ti­dad de agua co­mo 2 cm en el fon­do de un bal­de, una ba­ñe­ra, una pis­ci­na por­tá­til o un pozo.

Las con­di­cio­nes pa­ra una "pi­le­ta segura" cons­ti­tu­yen, en la prác­ti­ca, una de las nor­mas me­nos ob­ser­va­das en nues­tro país tan­to en clu­bes co­mo en na­ta­to­rios pri­va­dos por lo que es pre­ci­so to­mar con­cien­cia pa­ra alen­tar la pre­ven­ción. Me­di­das a to­mar:

Es in­dis­pen­sa­ble con­tar con un cer­co pe­ri­me­tral com­ple­to de 1,30 m de al­to co­mo mí­ni­mo, en­te­ri­zo o con ba­rro­tes verticales se­pa­ra­dos por una dis­tan­cia má­xi­ma de 10 cm (ja­más ba­rro­tes tras­ver­sa­les que fa­ci­li­ten el "efec­to es­ca­le­ra"). Ade­más, el cer­co de­be te­ner una puer­ta úni­ca con un me­ca­nis­mo de apertura-cie­rre no ac­cio­na­ble por ni­ños pe­que­ños. No de­jar me­sas, si­llas o re­po­se­ras pró­xi­mas al cer­co, que fa­ci­li­ten su es­ca­la­mien­to.

Los bor­des y el pi­so de la pis­ci­na de­ben ser de ma­te­rial an­ti­des­li­zan­te pa­ra evi­tar caí­das. Las es­ca­li­na­tas de ac­ce­so de­ben ser de po­ca pendiente y te­ner es­ca­lo­nes an­chos, rec­tos, con ba­ran­da al me­nos de un la­do y pi­so an­ti­des­li­zan­te.

Las pi­le­tas in­fla­bles o des­ar­ma­bles que no cuen­ten con cer­co, de­ben ser siem­pre va­cia­das to­tal­men­te lue­go de su uso dia­rio. Del mis­mo mo­do, las pa­lan­ga­nas, bal­des y tam­bo­res de­ben per­ma­ne­cer siem­pre va­cíos.

El mé­to­do de "vi­sión di­rec­ta per­ma­nen­te" es el más efec­ti­vo y me­nos cos­to­so. Es im­pres­cin­di­ble, en lac­tan­tes y ni­ños pe­que­ños, que un cui­da­dor res­pon­sa­ble es­té siem­pre cer­ca pa­ra so­co­rrer, y po­der su­mer­gir­se. Si se tra­ta de una pis­ci­na pro­fun­da, de­be sa­ber na­dar y, de ser po­si­ble, es­tar en­tre­na­do en re­ani­ma­ción car­dio­rres­pi­ra­to­ria (RCP) ele­men­tal.

To­do ni­ño menor de 4 años, o que no na­de con efi­cien­cia, de­be te­ner co­lo­ca­do el cha­le­co sal­va­vi­das en to­da área cer­ca­na a la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.