Apren­dien­do a SER PA­DRES

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: www.psi­coac­ti­va.com

Pa­ra con­se­guir ser me­jo­res pa­dres de­be­mos po­ner ca­da día un po­co de nues­tra par­te, no es una ta­rea sen­ci­lla. Unos bue­nos con­se­jos pa­ra lo­grar­lo son los si­guien­tes:

En­cuen­tra tiem­po pa­ra po­der pa­sar a so­las con ca­da uno de tus hi­jos siem­pre que pue­das, sin in­ter­fe­ren­cias de otras per­so­nas.

No te preo­cu­pes si la ca­sa es­tá des­or­de­na­da du­ran­te el día, mien­tras to­dos es­tén cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes, pe­ro exi­ge que par­ti­ci­pen lue­go de la lim­pie­za.Al fin y al ca­bo, la ca­sa es de to­dos.

Apren­dá a pla­ni­fi­car pa­ra no des­apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des sa­tis­fac­to­rias por la apa­ri­ción de acon­te­ci­mien­tos im­pre­vis­tos.

No es­con­das siem­pre tus sen­ti­mien­tos, aun­que és­tos no sean siem­pre po­si­ti­vos. La ra­bia, la in­dig­na­ción y la con­fu­sión son emo­cio­nes a las que tu hi­jo de­be apren­der a en­fren­tar­se.

Las tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res son al­go pro­pio e in­trans­fe­ri­ble de ca­da familia. Es im­por­tan­te tras­mi­tír­se­las a nues­tros hi­jos.

De­jás que se va­yan a la ca­sa de abue­los o tíos de vez en cuan­do pa­ra te­ner la sen­sa­ción de que tu ca­sa es tu te­rri­to­rio pri­va­do.

Si en al­gu­na oca­sión pre­fe­rís no en­fren­tar­te a miem­bros de la familia ver­bal­men­te so­bre al­go que te mo­les­ta, de­já no­tas, es una op­ción al­ter­na­ti­va muy via­ble y evi­ta el pri­mer en­fren­ta­mien­to.

Ele­gí un día ca­da dos se­ma­nas y pro­po­ne­te no gri­tar du­ran­te to­do el día.

Te­né siem­pre al­go dis­po­ni­ble pa­ra co­mer que le gus­te a tu familia, por­que la co­mi­da es un fac­tor im­por­tan­te de dis­fru­te, sa­lud y bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.