Co­lor de tu­li­pán

Cre­ce en to­dos los sue­los, no re­quie­re de es­pa­cios gran­des, tan­to en ma­ce­ta co­mo en el jar­dín

Mia - - JARDINERÍA -

De ta­llos muy lar­gos y er­gui­dos y ho­jas gran­des, el tu­li­pán es fre­cuen­te­men­te de un co­lor ver­de gri­sá­ceo con flores gran­des en for­ma de co­pa o cá­liz, y pé­ta­los li­sos o ri­za­dos. Flo­re­ce de di­ciem­bre a mar­zo, por lo que se re­co­mien­da su plan­ta­ción en­tre agos­to y oc­tu­bre. Si bien pue­de cre­cer en cual­quier ti­po de suelo permea­ble, es pre­fe­ri­ble ele­gir una tie­rra li­ge­ra con ex­po­si­ción al sol y evi­tar los de es­ca­so dre­na­je, don­de se pro­du­cen en­char­ca­mien­tos que afec­tan a la plan­ta pro­du­cien­do la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos.

El he­cho de plan­tar los bul­bos en el mo­men­to ade­cua­do per­mi­te que es­tos pue­dan te­ner un buen de­sa­rro­llo ra­di­cu­lar, co­mo tam­bién acu­mu­lar las ho­ras de frío que le co­rres­pon­de pa­ra po­der rom­per la la­ten­cia (tiem­po en el que la plan­ta dis­mi­nu­ye su cre­ci­mien­to y ne­ce­si­ta me­nos ca­lor y agua). Mu­chas ve­ces no se ob­tie­nen los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, por­que se los plan­ta an­tes o des­pués de lo in­di­ca­do.

¿Có­mo ele­gir los bul­bos? Com­prar aque­llos que sean pro­du­ci­dos en Ar­gen­ti­na. Los bul­bos im­por­ta­dos o los traí­dos, por ejem­plo, de Ho­lan­da o el he­mis­fe­rio nor­te, ra­ra­men­te flo­re­cen por­que es­tán en con­tra es­ta­ción. De­ben es­tar en un en­va­se o bol­si­ta que les per­mi­ta res­pi­rar; fi­jar­se que no es­tén verdes a cau­sa de hon­gos, ni se­cos (en ese ca­so son muy li­via­nos). Los bul­bos de­ben ser gran­des, si son chi­cos, ten­drán flores más pe­que­ñas. No ex­po­ner­los al sol y guar­dar­los en un lu­gar fres­co (la he­la­de­ra pe­ro no el free­zer) has­ta el mo­men­to de su plan­ta­ción.

Lue­go de ha­ber­los plan­ta­do, se de­be re­vi­sar la tie­rra pe­rió­di­ca­men­te y man­te­ner­la siem­pre hú­me­da; pa­ra el ca­so de lu­ga­res fríos, bas­ta con un rie­go ini­cial has­ta el mo­men­to que bro­tan. Los tu­li­pa­nes en ma­ce­ta pue­den que­dar a la in­tem­pe­rie has­ta que la plan­ta ha­ya al­can­za­do unos 6 a 8 cm de al­tu­ra. Lue­go, pue­den ser lle­va­das al in­te­rior, siem­pre tra­tan­do de que es­tén en un lu­gar fres­co, de es­ta for­ma se lo­gra­rá un ma­yor tiem­po de per­ma­nen­cia de la flor.

Si se va a plan­tar en ma­ce­ta

Pre­pa­rá la tie­rra por lo me­nos con dos me­ses de an­ti­ci­pa­ción. Lo más re­co­men­da­ble es plan­tar los bul­bos a me­dia­dos de la pri­ma­ve­ra en una ca­ja de ma­de­ra, ca­si to­cán­do­se unos con otros y con 15 cm de pro­fun­di­dad, en fi­bra de bul­bo hú­me­da o com­post pa­ra ma­ce­ta, la cual se de­be apre­tar pa­ra que no se for­men bol­sas de ai­re al­re­de­dor.

Man­te­né la ca­ja en un lu­gar fres­co y lo más os­cu­ro po­si­ble has­ta que apa­rez­can los bro­tes de los tu­li­pa­nes y lue­go tras­la­da­la a una ha­bi­ta­ción fría con muy bue­na ilu­mi­na­ción. Re­ga­la con po­ca agua, con cui­da­do de no se­car­la o de que no se pu­dra.

Cuan­do el re­to­ño ha­ya cre­ci­do y al­can­za­do una al­tu­ra de 8 cm -sue­le ha­ber apa­re­ci­do el bo­tón del tu­bércu­loes un buen mo­men­to pa­ra tras­la­dar­la a una nue­va ven­ta­na de una ha­bi­ta­ción más ca­lien­te. Co­lo­ca­la a ple­na luz, sin mie­do a la ac­ción del sol, si se desea pue­de, in­clu­so, tras­plan­tar­se los tu­bércu­los a una ma­ce­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.