SIN MIE­DO

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Es una reali­dad que, pa­ra los mie­dos, no hay edad. No se de­be ig­no­rar el mie­do. Fra­ses del ti­po “no te asus­tes, no pa­sa na­da” o “te­nés que ser va­lien­te” ha­cen que los chi­cos se sien­tan in­com­pren­di­dos y so­los an­te el pe­li­gro, ya que si sus pa­dres nie­gan su mie­do, se­gu­ra­men­te no le van a po­der ayu­dar a su­pe­rar­lo.Tam­po­co hay que reac­cio­nar de for­ma exa­ge­ra­da por­que el chi­co pue­de ver en eso más aten­ción y con­ce­sio­nes de las nor­ma­les, re­for­zan­do ac­ci­den­tal­men­te los te­mo­res. En cam­bio, mu­chos es­pe­cia­lis­tas afir­man que a tra­vés del jue­go mu­chos mie­dos pue­den so­bre­lle­var­se y has­ta su­pe­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.