Pen­sa­mien­tos PO­SI­TI­VOS

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Ma­ya Por Ga­briel Ru­gie­ro, el Bru­ji­to

So­mos lo que pen­sa­mos, nues­tros pen­sa­mien­tos co-crean nues­tra reali­dad. Es in­creí­ble el po­der que tie­nen tus pen­sa­mien­tos: los ne­ga­ti­vos li­te­ral­men­te en­ve­ne­nan tu vi­da, en cam­bio, los po­si­ti­vos siem­bran fe­li­ci­dad en tu men­te. Ca­da ma­ña­na, cuan­do te le­van­tes, ha­cé afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas, lee al­gún tex­to es­pi­ri­tual que ele­ve tu al­ma. Si lo ha­cés ni bien despiertes,cuan­do to­da­vía tu men­te es­tá en blan­co (las on­das ce­re­bra­les aún es­tán den­tro del ran­go al­fa), las pa­la­bras se gra­ba­rán en tu con­cien­cia cam­bian­do la per­cep­ción de to­do tu día. Con el há­bi­to dia­rio, le­yen­do la afir­ma­ción co­rres­pon­dien­te a es­ta semana, de a po­co cam­bia­rás tu ma­ne­ra de pen­sar y de sen­tir, adop­tan­do una ac­ti­tud po­si­ti­va de vi­da.

Lec­tu­ra

Sé ama­ble con vos mis­ma. Sé pa­cien­te. Da­te tiem­po pa­ra apren­der, pa­ra cam­biar. La trans­for­ma­ción no su­ce­de en un so­lo día y ha co­men­za­do ya.

Cre­cer nos lle­va to­da una vi­da, da­te tiem­po. Como to­das las ar­tes, vi­vir nos pi­de de­di­ca­ción pa­ra ad­qui­rir la maes­tría. Ca­da in­ten­to en la vi­da es va­lo­ra­ble y po­si­ti­vo. Uti­li­zá pa­la­bras de alien­to todos los días con vos mis­ma. Re­for­zá tu con­fian­za con pre­mios. Re­ga­la­te me­da­llas a la va­len­tía so­la­men­te por se­guir in­ten­tán­do­lo, por no ba­jar los bra­zos y vi­vir ple­na­men­te. Lo es­tás ha­cien­do bien, de­bés de­cír­te­lo a me­nu­do, siem­pre.

La ni­ña o el ni­ño in­te­rior que hay en vos, ne­ce­si­ta que lo aprue­bes, que lo ames y le di­gas que to­do va a sa­lir bien, ca­da día un po­qui­ti­to me­jor. El via­je a la trans­for­ma­ción de vos mis­ma ya ha co­men­za­do.

Afir­ma­ción po­si­ti­va

Sien­to que es­toy cre­cien­do y ca­da día ha­go las co­sas me­jor. Veo esa Luz al fi­nal del sen­de­ro, que me guía, que me orien­ta. Voy por muy buen ca­mino.

Res­pi­ra­ción conciente

Un ser hu­mano pue­de es­tar va­rios días sin co­mer, po-

cos sin be­ber, pe­ro no pue­de pa­sar más de 3 o 4 mi­nu­tos sin res­pi­rar. Así de im­por­tan­te es la res­pi­ra­ción en el fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo.

El oxí­geno que in­gre­sa a nues­tro cuer­po a tra­vés del ai­re que res­pi­ra­mos, es el ali­men­to más im­por­tan­te de nues­tra san­gre y es­ta, a su vez, ali­men­ta nues­tras cé­lu­las, nues­tros te­ji­dos, ór­ga­nos vi­ta­les, glán­du­las y múscu­los. Po­dría­mos de­cir que el ai­re es el ali­men­to prin­ci­pal de nues­tro cuer­po.Todos res­pi­ra­mos, sin em­bar­go ¿lo ha­ce­mos co­rrec­ta­men­te? Pro­bá ha­cer ca­da día una res­pi­ra­ción com­ple­ta. Pa­ra co­men­zar la prác­ti­ca de la res­pi­ra­ción bus­cá una ha­bi­ta­ción ven­ti­la­da, pre­fe­ren­te­men­te lu­mi­no­sa.

Sen­ta­te en una po­si­ción có­mo­da, con la co­lum­na de­re­cha (que es por don­de va a pa­sar la co­rrien­te vi­tal de ener­gía), pue­de ser sen­ta­da en una si­lla o so­bre un al­moha­dón.

Rea­li­zá ca­da res­pi­ra­ción en for­ma pau­sa­da y pro­fun­da. Siem­pre in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do por la na­riz pa­ra ab­sor­ber y con­ser­var ma­yor can­ti­dad de ener­gía.

Co­men­zá con la res­pi­ra­ción bá­si­ca: len­ta­men­te, en for­ma conciente, lle­ná de ai­re las tres par­tes del pul­món, pri­me­ro lle­vá el ai­re al ba­jo vien­tre (res­pi­ra­ción dia­frag­má­ti­ca), lue­go, a la par­te me­dia en­san­chan­do la ca­ja to­rá­xi­ca, ex­pan­dien­do pe­cho y cos­ti­llas y, por úl­ti­mo, al tra­mo su­pe­rior (cla­vi­cu­lar). De es­ta ma­ne­ra, apro­ve­chás al má­xi­mo to­da tu ca­pa­ci­dad pul­mo­nar, oxi­ge­nan­do co­rrec­ta­men­te to­do tu or­ga­nis­mo. Re­pe­tí la res­pi­ra­ción com­ple­ta va­rias ve­ces, por lo me­nos 10 in­ha­la­cio­nes y ex­ha­la­cio­nes.

Con­tra­ria­men­te a lo que se cree, la ex­ha­la­ción es tan im­por­tan­te como la in­ha­la­ción; por­que al ex­ha­lar, eli­mi­na­mos el ai­re re­si­dual y vi­cia­do que re­sul­ta tó­xi­co pa­ra el or­ga­nis­mo. Cuan­do ex­ha­les, va­ciá has­ta el úl­ti­mo res­to de ai­re de los pul­mo­nes. Ter­mi­ná con un pe­que­ño sus­pi­ro que eli­mi­ne el úl­ti­mo res­to de ai­re re­si­dual.

Con es­ta téc­ni­ca bá­si­ca, has co­men­za­do a res­pi­rar co­rrec­ta­men­te, atra­yen­do sa­lud y bie­nes­tar a tu or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.