Plan­tas Zen

Mia - - JARDINERÍA -

En un rin­cón Zen, en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, no fal­tan ele­men­tos como la are­na, que re­pre­sen­ta la in­men­si­dad del mar, o las pie­dras, que sim­bo­li­zan las mon­ta­ñas y las ex­pe­rien­cias de la vi­da. Como gran par­te de es­tos jar­di­nes sue­len en­con­trar­se a la som­bra, de­be­mos es­co­ger plan­tas idó­neas pa­ra de­co­rar­lo. Un ejem­plo es el sau­ce de por­te pe­que­ño lla­ma­do ha­ku­ro nis­hi­ki. Es muy bo­ni­to y lu­mi­no­so y sus ho­jas, cuan­do na­cen, son ca­si blan­cas. Es­te sau­ce se pue­de plan­tar di­rec­ta­men­te en la tie­rra del jar­dín, sin ne­ce­si­dad de sus­tra­to or­gá­ni­co, por­que es muy re­sis­ten­te. Pe­ro no nos ol­vi­de­mos de apli­car un abono de li­be­ra­ción len­ta. Pa­ra acom­pa­ñar­lo, si tapizamos el sue­lo con una flor de tem­po­ra­da, como la ale­gría del ho­gar, su­ma­re­mos co­lor al pai­sa­je Zen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.