BE­LLE­ZA. Có­mo cui­dar el ca­be­llo de la ex­po­si­ción so­lar

Si vas a la pla­ya o a la pi­le­ta, no pa­ses por al­to es­tos con­se­jos de es­pe­cia­lis­ta pa­ra evi­tar pun­tas flo­re­ci­das, des­nu­tri­ción, opa­ci­dad, des­hi­dra­ta­ción y frizz en tu pelo, pro­du­ci­das por la ex­po­si­ción so­lar

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Se­gu­ra­men­te lo ha­brás leí­do y es­cu­cha­do cien­tos de ve­ces: el sol, el cloro de la pis­ci­na, el vien­to, el sa­li­tre del mar y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de­bi­li­tan y da­ñan tu pelo. La­men­ta­ble­men­te, por tu pro­pia ex­pe­rien­cia, sa­bés que es 100% real. Pe­ro la bue­na no­ti­cia es que aho­ra -gra­cias al mer­ca­do cos­mé­ti­co que no de­ja de in­no­var- exis­te un sin­fín de nue­vas fór­mu­las cos­mé­ti­cas y ac­ti­vos tra­tan­tes pa­ra con­quis­tar una me­le­na to­do­te­rreno.

Hay una re­gla de oro que ase­gu­ra que al mo­men­to de ex­po­ner­te al sol de­bés cui­dar el ca­be­llo de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­ces con tu piel. Más aún si lo te­nés te­ñi­do o con pro­ce­sos quí­mi­cos, es­tás obli- ga­da a usar pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra an­tes, du­ran­te y des­pués de una jornada al ai­re li­bre.

“El ca­be­llo se vuel­ve opa­co y pier- de vi­ta­li­dad por­que las es­ca­mas que re­cu­bren la cu­tí­cu­la se en­cuen­tran abier­tas por di­fe­ren­tes mo­ti­vos y no per­mi­ten que la luz se re­frac­te uni­for­me­men­te y que la nu­tri­ción de los pro­duc­tos que usa­mos per­ma­nez­ca en la he­bra. Real­men­te el cui­da­do del ca­be­llo en el ve­rano es muy im­por­tan­te, ya que el so­lo cam­bio de la tem­pe­ra­tu­ra in­flu­ye so­bre él”, ex­pli­ca el es­ti­lis­ta Da­niel Veiga, Em­ba­ja­dor de Sch­warz­kopf Pro­fes­sio­nal.

Pro­tec­ción siem­pre

El uso dia­rio de pro­tec­to­res so­la­res es una ven­ta­ja, exis­ten en el mer­ca­do cos­mé­ti­cos ca­pi­la­res en ato­mi­za­dor que no hu­me­de­cen el ca­be­llo ni lo en­gra­san. “Con so­lo va­po­ri­zar una can­ti­dad mí­ni­ma so­bre el ca­be­llo por la ma­ña­na se

con­si­gue la pro­tec­ción ade­cua­da du­ran­te to­do el día”, ase­gu­ra el es­ti­lis­ta. Es­tos pro­duc­tos son de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra aque­llas per­so­nas que van a la pla­ya o que prac­ti­can deportes acuá­ti­cos, ya que no se van con el agua. Res­pec­to a las fór­mu­las ca­se­ras, di­ce el ex­per­to: “hay una can­ti­dad im­por­tan­te de pro­tec­to­res ca­se­ros, como por ejem­plo el acei­te de al­men­dra, pe­ro como no po­seen pro­tec­to­res UV y en­gra­san el ca­be­llo y, si bien no es un gran in­con­ve­nien­te en la pla­ya, el uso dia­rio se dificulta”, ex­pli­ca Veiga. Hay que te­ner en cuen­ta que el cham­pú es un pro­duc­to quí­mi­co que se usa a dia­rio y es agre­si­vo, por eso des­en­gra­sa. Así es que el es­ti­lis­ta acon­se­ja el uso de cham­púes más li­ge­ros du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­rano, acom­pa­ña­dos de hu­mec­tan­tes con vi­ta­mi­na E, an­ti­oxi­dan­tes y oli­go­ele­men­tos que ayu­dan a la re­ge­ne­ra­ción de la cu­tí­cu­la ca­pi­lar. En el ca­so de ca­be­llos muy sen­si­bi­li­za­dos, re­se­cos o quebradizos se re­co­mien­dan los cham­púes sin sul­fa­to.

Alia­dos an­ti­da­ño

Es muy con­ve­nien­te la vi­si­ta al sa­lón al me­nos una vez por mes pa­ra rea­li­zar un tra­ta­mien­to de re­pa­ra­ción in­ten­si­va, que no tie­ne que ver con un sim­ple ba­ño de cre­ma. “Se tra­ta de pro­ce­di­mien­tos pro­fe­sio­na­les des­ti­na­dos a de­po­si­tar ami­noá­ci­dos en­tre las cu­tí­cu­las que se en­cuen­tran sen­si­bi­li­za­das re­pa­ran­do el ca­be­llo de ma­ne­ra efec­ti­va”, cuen­ta Veiga.

En épo­ca de pla­ya, no so­la­men­te el uso de pro­tec­to­res ayu­da a man­te­ner el ca­be­llo sa­lu­da­ble y

res­guar­da­do de los ra­yos no­ci­vos del sol. La uti­li­za­ción de ac­ce­so­rios como los som­bre­ros, go­rras y pa­ñue­los ale­ja al pelo de la ex­po­si­ción so­lar. “No hay que ol­vi­dar que los ca­be­llos que tie­nen tra­ta­mien­tos de co­lor de­ben te­ner el do­ble de cui­da­do. Pa­ra aque­llas que no tie­nen la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir un pro­tec­tor so­lar es­pe­cí­fi­co, la uti­li­za­ción de acei­tes, aunque no son có­mo­dos, re­sul­tan efi­ca­ces”, de­ta­lla el

pro­fe­sio­nal. El ti­po de pelo es de vi­tal im­por­tan­cia a la ho­ra de sa­ber có­mo pro­te­ger­lo. Los ca­be­llos fi­nos, on­du­la­dos y po­ro­sos son los que más su­fren los ava­ta­res de es­ta es­ta­ción. “Una muy bue­na re­co­men­da­ción po­dría ser vi­si­tar al es­ti­lis­ta y bus­car un cui­da­do per­so­na­li­za­do se­gún el ca­be­llo. No ol­vi­de­mos que los pro­fe­sio­na­les no so­la­men­te estamos pa­ra so­lu­cio­nar el da­ño sino tam­bién pa­ra pre­ve­nir­lo “, aler­ta Veiga.

Abu­sar en el uso de cre­mas pa­ra pro­te­ger

en­gra­sa, al ca­be­llo, mu­chas ve­ces

en na­da. en­su­cia y no ayu­dan

por En cam­bio, con­vie­ne op­tar

un in­ver­tir en un pro­tec­tor, cham­pú y un hu­mec­tan­te.

1. Spray pa­ra pei­nar Ce­ra­mi­das Con­cen­tra­das (Se­dal). Su fór­mu­la li­ge­ra con ce­ra­mi­das con­cen­tra­das, cui­da el pelo, ayu­da a re­du­cir el frizz, fa­ci­li­ta el pei­na­do y per­mi­te de­jar el pelo más arre­gla­do, sua­ve y bri­llan­te. 2. Tra­ta­mien­to Hi­dra­tan­te Monöi Mo­rin­da ($ 240, Poly­sia­nes). Es un óleo an­ti­age e hi­dra­tan­te a ba­se de Mo­noï de Tahi­tí que ade­más de su apli­ca­ción en piel tam­bién se lo uti­li­za con efec­ti­vos re­sul­ta­dos en las he­bras. 3. BB Cream ($ 68,50,Al­fa­parf). Pro­tec­tor cos­mé­ti­co sin en­jua­gue –con­tie­ne un com­ple­jo ex­clu­si­vo ri­co en arán­dano, ca­viar y ta­ma­rin­do- que cuen­ta con 10 be­ne­fi­cios en un so­lo pro­duc­to. 4. Bál­sa­mo al Ex­trac­to de Gra­na­da ($ 99, Klo­ra­ne). Un­tuo­sa y muy ri­ca en ac­ti­vos nu­trien­tes, re­pa­ra y pro­te­ge los ca­be­llos da­ña­dos. 5. Óleo Nu­tri­ti­vo ($ 140, Do­ve). Su fór­mu­la con acei­te de ma­ca­da­mia afri­ca­na, acei­tes mi­ne­ra­les y na­tu­ra­les, per­mi­ten que el pelo ob­ten­ga una nu­tri­ción pro­fun­da des­de la pri­me­ra go­ta. Su fór­mu­la no gra­so­sa, ayu­da a re­po­ner ins­tan­tá­nea­men­te las pro­teí­nas, de­jan­do el pelo más sua­ve, hi­dra­ta­do, con bri­llo y sin frizz. 6. BC Oil Mi­ra­cle Tra­ta­mien­to Bri­llo Do­ra­do ($ 381, Sch­warz­kopf Pro­fes­sio­nal). Cuen­ta con la in­no­va­do­ra tec­no­lo­gía de eva­po­ra­ción, que pro­por­cio­na un tac­to sua­ve y un bri­llo in­creí­ble sin so­bre­car­gar al ca­be­llo, nu­trién­do­lo y apor­tán­do­le fle­xi­bi­li­dad. 7. Cre­ma de­Tra­ta­mien­to Ca­pi­lar sin en­jua­gue Hair­Ca­re ($ 67,99,Amo­dil). Una cre­ma que ayu­da a nu­trir, re­pa­rar, y con­tro­lar el pelo. Se pue­de apli­car en cual­quier mo­men­to y ac­túa du­ran­te to­do el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.