NU­TRI­CIÓN. Co­mer bien pa­ra no en­gor­dar

Uno de los pe­li­gros de las va­ca­cio­nes es que­rer co­mer a des­ta­jo pa­ra dar­se el gus­to. Se pue­de dis­fru­tar de la co­mi­da sin ex­ce­sos. Acá vas a en­con­trar es­tra­te­gias y un plan sú­per sa­lu­da­ble

Mia - - SUMARIO - Por la Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Rodríguez Zía* *Mé­di­ca Clí­ni­ca UBA y en­do­cri­nó­lo­ga (pa­ra www.ort­ho­mo­le­cu­lar.com.ar)

Co­mer bien no es co­mer mu­cho. Una co­mi­da pue­de ser pla­cen­te­ra y equi­li­bra­da sin co­me­ter ex­ce­sos, aun es­tan­do de va­ca­cio­nes. En los me­ses de ca­lor, es im­por­tan­te tam­bién adaptar la ali­men­ta­ción al cli­ma y la es­ta­ción.

Lo me­jor es au­men­tar la in­ges­ta de fru­tas (fru­ti­llas, ce­re­zas, ci­rue­las y pal­ta) y to­das las ver­du­ras (me­nos pa­pa, cho­clo y ba­ta­ta).

El con­di­men­to ideal pa­ra las ver­du­ras es el acei­te de oli­va ex­tra vir­gen cru­do. Pa­ra sa­ber si es de bue­na ca­li­dad, ha­cé la prue­ba de de­gus­tar­lo con la len­gua y el pa­la­dar. La len­gua pri­me­ro lo va a sen­tir con gus­to a man­te­ca, pe­ro el pa­la­dar va a sen­tir un le­ve sa­bor pi­can­te.

Apro­ve­chá a co­mer pes­ca­do pa­ra in­cor­po­rar áci­dos gra­sos ome­ga 3 (sal­món ro­sa­do, ca­ba­lla, atún y sar­di­nas).

Pa­ra au­men­tar el vo­lu­men de los ali­men­tos, la sa­cie­dad y la can­ti­dad de áci­dos gra­sos ome­ga 3, agre­gá a las co­mi­das se­mi­llas de lino, gi­ra­sol, sé­sa­mo y chía. La chía es ex­ce­len­te por te­ner 63% de ome­ga 3, el in­gre­dien­te más im­por­tan­te pa­ra te­ner una die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria.

Un con­di­men­to po­co usual en Oc­ci­den­te es el jen­gi­bre. Sus pro­pie­da­des son muy va­lio­sas, por ser an­ti­oxi­dan­te y pre­ve­nir la ate­ros­cle­ro­sis. Se pue­de usar cru­do, ra­lla­do, como con­di­men­to de en­sa­la­das, tie­ne un sa­bor pa­re­ci­do al li­món, un po­co más pi­can­te.

Pa­ra no en­gor­dar du­ran­te el ve­rano, hay que pen­sar es­pe­cial­men­te en ale­jar­se de to­do ti­po de hi­dra­tos y del al­cohol. Cuan­do co­me­mos hi­dra­tos ha­ce­mos que suba la úni­ca hor­mo­na que sin­te­ti­za la gra­sa, que es la in­su­li­na. Si aso­cia­mos cual­quier azú­car, ha­ri­na, pa­pa, ave­na o arroz a las car­nes y a las ver­du­ras, vamos a pro­du­cir una com­bi­na­ción exac- ta pa­ra en­gor­dar, que es la es­ti­mu­la­ción de la hor­mo­na que sin­te­ti­za las gra­sas y, por otro la­do, todos los la­dri­llos pa­ra que gra­cias a es­ta es­ti­mu­la­ción se pue­da rea­li­zar la sín­te­sis de la gra­sa. Por eso, el pri­mer pa­so es evi­tar que la ge­ne­ra­do­ra de gra­sa sea es­ti­mu­la­da.

¿Por qué nue­ces?

Un pu­ña­do de nue­ces por día nos be­ne­fi­cia por su con­te­ni­do en áci­do li­no­lei­co, más zinc y vi­ta­mi­na E. Es­tos nu­trien­tes les dan sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias, muy im­por­tan­tes pa­ra evi­tar la ate­ros­cle­ro­sis, la pér­di­da de la me­mo­ria, los in­far­tos car­día­cos y me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y concentración.

Es­tas pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias son por­que en nues­tro or­ga­nis­mo exis­te una ca­de­na quí­mi­ca, en ca­da cé­lu­la, que to­ma el áci­do li­no­lei­co de las nue­ces y lo trans­for­ma en una sus­tan­cia lla­ma­da pros­ta­galn­di­na E1, que fun­cio­na como una as­pi­ri­na na­tu­ral.

Co­mer 4 nue­ces por día es una do­sis su­fi­cien­te en una per­so­na sa­na, como me­di­da pre­ven­ti­va.

Las nue­ces tam­bién tie­nen fi­bras, pe­ro no en al­ta concentración, por eso no se las in­di­ca, da­do que ha­rían en­gor­dar.

Pa­ra su­mar fi­bra, se in­di­can los ve­ge­ta­les de hoja ver­de y las se­mi­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.