JAR­DÍN. Plan­tas que es­ti­mu­lan los sen­ti­dos

Due­ñas de pro­pie­da­des es­pe­cia­les, al­gu­nas plan­tas pue­den es­ti­mu­lar nues­tros sen­ti­dos. Cons­truí con ellas el edén en tu ho­gar

Mia - - SUMARIO -

El di­se­ño de pai­sa­jes reivin­di­ca la sen­sua­li­dad, ar­man­do es­pa­cios que es­ti­mu­lan los sen­ti­dos. Pa­ra es­to, los jar­di­nes his­pano-mu­sul­ma­nes del Me­dioe­vo eu­ro­peo han si­do una gran ins­pi­tra­ción pa­ra los pai­sa­jis­tas mo­der­nos. La pri­ma­ve­ra y el ve­rano, es­ta­cio­nes idea­les pa­ra echar a vo­lar nues­tra crea­ti­vi­dad, son el mo­men­to pa­ra co­no­cer có­mo cul­ti­var al­gu­nas plan­tas, cui­dar­las pa­ra que se man­ten­gan sa­nas y apro­ve­char no só­lo su be­lle­za sino tam­bién sus po­de­res pe­cu­lia­res. Como es el ca­so de aque­llas plan­tas que por sus ele­va­das can­ti­da­des de mi­ne­ra­les, hie­rro, po­ta­sio, fós­fo­ro, mag­ne­sio, zinc y vi­ta­mi­nas, re­sul­tan un buen tó­ni­co vi­vi­fi­can­te.

El aro­ma de al­gu­nas flo­res, sus tex­tu­ras que agra­dan al tac­to, sa­bo­res de fru­tos ex­qui­si­tos, co­lo­res que es­ti­mu­lan la vis­ta, el so­ni­do de agua en mo­vi­mien­to, de la bri­sa aca­ri­cian­do las ho­jas son ele­men­tos indispensables pa­ra lo­grar un jar­dín su­ge­ren­te. Pa­ra ar­mar es­te es­pa­cio se re­co­mien­da ele­gir cier­tas plan­tas.

Plan­tas per­fu­ma­das, como jaz­mi­nes, la­van­das, cle­ma­tis, aza­re­ros, da­ma de no­che, ma­dre­sel­vas, gar­de­nias y gli­ci­nas. Cí­tri­cas como li­mo­ne­ros, na­ran­jos o man­da­ri­nos, que a su vez se pue­den com­ple­men­tar con hi­gue­ras, ci­rue­los, du­raz­ne­ros, ce­re­zos, mo­ras y fram­bue­sas.

El jaz­mín es qui­zás la plan­ta más re­con­for­tan­te, de­bi­do a que su per­fu­me ac­túa so­bre las per­cep­cio­nes ol­fa­ti­vas, pro­pi­cian­do un efec­to re­la­jan­te.

Es­pe­cies aró­ma­ti­cas que apor­tan un to­que es­pe­cial, como oré­gano, to­mi­llo, men­ta, me­li­sa.

Apio. Su aro­ma lo con­vier­te en el con­di­men­to ideal pa­ra es­ti­mu­lar nues­tros sen­ti­dos.

Car­da­mo­mo. El se­cre­to de es­ta es­pe­cie es­tá en sus se­mi­llas. Tie­nen fe­ne­le­ti­la­mi­na, sus­tan­cia que es­ti­mu­la y es eu­fo­ri­zan­te y vi­go­ri­za­do­ra.

Ca­ne­la. Es uno de los me­jo­res afro­di­sía­cos. Se lo usa pa­ra dis­mi­nuir los pro­ble­mas se­xua­les y pa­ra au­men­tar la li­bi­do. El ca­ne­lo (ár­bol de don­de pro­vie­ne) es muy de­co­ra­ti­vo, tan­to que los ex­per­tos lo des­cri­ben como uno de los más be­llos. Hay que sa­ber que so­por­ta muy bien el frío ex­tre­mo pe­ro no tan­to el ca­lor y que só­lo ha­ce fal­ta sem­brar una se­mi­lla pa­ra te­ner­lo en ca­sa.

Así, po­de­mos sem­brar una gran di­ver­si­dad de plan­tas de tex­tu­ras y per­fu­mes va­ria­dos, con flo­res y fo­lla­jes vis­to­sos, que ade­más nos apor­ta­rán fru­tos co­mes­ti­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.