LEC­TU­RA. ¿Qué hom­bres atraés?

Mia - - SUMARIO - Por Ch­ris­ti­ne Ary­lo* Del li­bro “An­tes yo que no­so­tros”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Me es­tre­mez­co al pen­sar en la can­ti­dad de tiem­po que he pa­sa­do es­cu­chan­do a mu­je­res (y tam­bién a mí mis­ma) ob­se­sio­na­das con en­con­trar al hom­bre per­fec­to o con cam­biar al que no lo es pa­ra intentar que lo sea. ¿Y con qué re­sul­ta­do? ¡Un sin­fín de ho­ras pa­sa­das al te­lé­fono y de­ma­sia­das co­pas de vino con­su­mi­das! Como un dis­co ra­ya­do, nos que­ja­mos y llo­ra­mos por los hom­bres y por nues­tro de­seo in­sa­tis­fe­cho de que nos amen, nos abra­cen y se ca­sen con no­so­tras.

Por for­tu­na hay otra op­ción dis­po­ni­ble y es lle­gar a co­no­cer­nos de ver­dad a no­so­tras mis­mas y no me re­fie­ro a la ima­gen que pre­sen­ta­mos an­te el mundo, sino a la ma­ni­fes­ta­ción más au­tén­ti­ca de­lYo. La ca­li­dad de nues­tras re­la­cio­nes de pa­re­ja, y de to­do en la vi­da, em­pie­za con­mi­go mis­ma y no al re­vés. Al fin y al ca­bo, al ele­gir quié­nes so­mos, de­ter­mi­na­mos tam­bién el él y el no­so­tros. Es tan cla­ro como una ecua­ción: un yo + un él = dos per­so­nas que for­man un No­so­tros.

Des­cu­brí fi­nal­men­te es­ta di­ná­mi­ca tras to­mar con­cien­cia de ese fe­nó­meno uni­ver­sal lla­ma­do la Ley de la Atrac­ción. En su for­ma más sim­pli­fi­ca­da, di­cha ley afir­ma que “los igua­les se atraen”. Tras­la­da­do a las re­la­cio­nes de pa­re­ja, sig­ni­fi­ca que atrae­mos a per­so­nas como no­so­tras, a hom­bres que re­fle­jan con exac­ti­tud có­mo nos sen­ti­mos res­pec­to a no­so­tras mis­mas. Si te quie­res de ver­dad, ello se ma­ni­fes­ta­rá en un hom­bre que ten­ga la ca­pa­ci­dad de amar in­con­di­cio­nal­men­te. Si afron­tas la vi­da como una des­di­cha­da víc­ti­ma de tus cir­cuns­tan­cias, en­con­tra­rás a un com­pa­ñe­ro que te ayu­de a crear esa reali­dad. Si eres al­go in­ter­me­dio en­tre el amor pro­pio fir­me e in­que­bran­ta­ble y el vic­ti­mis­mo que se ma­ni­fies­ta en des­pre­cio por una mis­ma, las co­sas pue­den sa­lir­te bien o pue­den sa­lir­te mal. En efec­to, te gus­te o no, eres res­pon­sa­ble al cien por cien de la pa­re­ja a la que atraes y con­ser­vas. Só­lo cam­bian­do tu yo in­te­rior pue­des trans­for­mar tu reali­dad y tu re­la­ción de pa­re­ja. ¿A qué cla­se de Él atrae tu­Yo?

Na­die es per­fec­to, la per­fec­ción es una me­ta inal­can­za­ble. Ima­gí­na­te cuán­tos pro­ble­mas nos aho­rra­ría­mos si pu­dié­ra­mos ren­dir­nos a nues­tras im­per­fec­cio­nes y de­jar a los de­más con las su­yas, y es­pe­cial­men­te a nues­tras pa­re­jas. Ello nos de­ja­ría li­bres pa­ra con­cen­trar­nos en la úni­ca par­te de la ecua­ción que po­de­mos con­tro­lar: Yo mis­ma. To­das nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les em­pie­zan con­mi­go, lo cual nos de­ja tres op­cio­nes:

¿Has­ta qué pun­to es­tás “sa­na”? No me re­fie­ro a tu sa­lud fí­si­ca. La sa­lud, en es­te con­tex­to, no tie­ne na­da que ver con tus pul­sa­cio­nes car­día­cas, ni con ha­cer las co­sas “co­rrec­tas”. No se tra­ta de co­mer ali­men­tos sa­lu­da­bles, prac­ti­car yo­ga o ha­cer te­ra­pia. Aunque to­das esas co­sas con­tri­bu­yen a te­ner un yo más sano y com­ple­to, me es­toy re­fi­rien­do a una sa­lud emo­cio­nal, men­tal y es­pi­ri­tual só­li­da y real, a una sa­lud que pro­vie­ne de la pro­fun­da acep­ta­ción y la co­ne­xión con tu ser más au­tén­ti­co. Ha­blo de esa es­pe­cie de so­be­ra­nía que lle­vas en el cen­tro de tu ser y que siem­pre sa­be que eres su­fi­cien­te, con o sin un hom­bre, del mis­mo mo­do que lo eres aho­ra, en es­te pre­ci­so mo­men­to. Es la pro­fun­da creen­cia en que tú so­la, por ti mis­ma, for­mas un to­do com­ple­to.

A par­tir de ese pun­to de sa­lud y ple­ni­tud, acep­ta­mos al cien por cien nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad so­bre nues­tras vi­das y so­bre to­do lo que hay en ellas, in­clui­das las re­la­cio­nes de pa­re­ja. Al des­per­tar a nues­tro pro­pio yo, a lo que he­mos si­do y a lo que estamos en pro­ce­so de ser, so­mos ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes cons­cien­tes.

De­ja­mos de reac­cio­nar, de­ja­mos de ser in­cons­cien­tes e irres­pon­sa­bles res­pec­to al im­pac­to que ejer­ce­mos so­bre nues­tras vi­das y em­pe­za­mos a to­mar el con­trol de nues­tra exis­ten­cia. Só­lo en­ton­ces po­de­mos de­jar de con­for­mar­nos con me­nos y de­jar de creer que “al­go” es me­jor que na­da. Só­lo en­ton­ces em­pe­za­mos a crear las vi­das y las re­la­cio­nes que que­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.