Cui­dar el ta­pi­za­do

Mia - - MINIMOLDE -

Es­tás co­mien­do rá­pi­da­men­te una por­ción de pa­pas fri­tas den­tro del au­to y de pron­to, ¡paf!, la de­ba­cle: un po­co de ma­yo­ne­sa se cae so­bre el asien­to.Y es que las co­mi­das y las be­bi­das son la prin­ci­pal cau­sa de man­chas en el vehícu­lo.

Da igual si se tra­ta de una de cho­co­la­te, de ca­fé o de ba­rro, hay que sa­car­la lo an­tes po­si­ble. Pe­ro con cui­da­do por­que al lim­piar, el da­ño pue­de ser peor, di­cen los ex­per­tos.

Aquí te da­mos al­gu­nas claves pa­ra que el asien­to del au­to vuel­va a es­tar en con­di­cio­nes:

➜ Reac­cio­nar rá­pi­da­men­te: si se cae ket­chup o una ga­seo­sa en el asien­to, los au­to­mo­vi­lis­tas re­cu­rren in­me­dia­ta­men­te a un pa­ñue­lo. Lo im­por­tan­te es pa­sar­lo con cui­da­do pa­ra que no se ex­tien­da to­do por el asien­to. Por eso, no

hay que re­fre­gar.

No usar lim­pia­do­res abra­si­vos: la­va­va­ji­llas, de­ter­gen­tes o lim­pia­do­res uni­ver­sa­les que se usan en el ho­gar, todos son pro­duc­tos de­ma­sia­do abra­si­vos pa­ra los asien­tos. Só­lo de­be­rían uti­li­zar­se de­ter­gen­tes más sua­ves. Los me­jo­res son pro­duc­tos con ph neu­tro, como un cham­pú pa­ra ni­ños.

Cuan­to me­nos agua, me­jor: cuan­do se lim­pia un asien­to del au­to­mó­vil lo me­jor es usar po­ca agua, por­que los asien­tos se se­can más rá­pi­do. Ade­más, al­gu­nos au­tos tie­nen ele­men­tos elec­tró­ni­cos de­ba­jo del asien­to. Por ejem­plo, la ca­le­fac­ción del asien­to pue­de su­frir da­ños si le cae mu­cha agua.

En los asien­tos de cue­ro, los au­to­mo­vi­lis­tas só­lo de- be­rían pa­sar un tra­po hú­me­do. De es­ta for­ma, pue­den sa­car­se man­chas su­per­fi­cia­les o res­tos de co­mi­da.An­te una man­cha de gra­sa o de la­pi­ce­ra se de­be­ría re­cu­rrir a un ex­per­to ya que son man­chas más de­li­ca­das.

En ca­so de que se pe­gue go­ma de mas­car en el asien­to, hay que co­lo­car una bol­sa de hielo di­rec­ta­men­te en cima del chi­cle. De­jar­lo re­po­sar du­ran­te 5 mi­nu­tos, has­ta que se en­du­rez­ca y se par­ta. Cuan­do el chi­cle es­té du­ro y no pe­ga­jo­so, se­rá más fá­cil qui­tar­lo. Uti­li­zar lue­go un cu­chi­llo sin fi­lo pa­ra se­pa­rar el chi­cle con­ge­la­do del asien­to.Tam­bién se pue­de qui­tar con vi­na­gre blan­co. Hu­me­de­cien­do una pe­que­ña toa­lla y fro­tán­do­la so­bre la go­ma de mas­car. Du­ran­te un par de mi­nu­tos, se des­pren­de­rá. Si el ta­pi­za­do es de piel, qui­tá el chi­cle con una cin­ta Scotch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.