Mie­do al en­cie­rro

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

La claus­tro­fo­bia, es una fo­bia es­pe­cí­fi­ca por la cual una per­so­na reac­cio­na con de­ses­pe­ra­ción al que­dar en el in­te­rior de un lu­gar ce­rra­do: as­cen­sor, sub­te, tren, avión, tú­nel, tam­bién den­tro de los dis­po­si­ti­vos diag­nós­ti­cos co­moTAC o la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca.

La evo­lu­ción y com­pli­ca­cio­nes son muy va­ria­bles pe­ro tien­de a ser un cua­dro fluc­tuan­te y cró­ni­co.

El Lic. San­tia­go Gó­mez, Di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va, afir­ma que, “se­gún el Ma­nual de Diag­nós­ti­co de Sa­lud Men­tal (DSM-IV), la claus­tro­fo­bia per­te­ne­ce a los Tras­tor­nos de An­sie­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que el su­je­to evi­ta los lu­ga­res ce­rra­dos, el aglo­me­ra­mien­to de gen­te, etc., por la an­sie­dad ex­ce­si­va que le ge­ne­ran.”

La claus­tro­fo­bia es un problema que pue­de traer se­ve­ras consecuencias en la vi­da nor­mal de una per­so­na por­que, si bien, no tie­ne mie­do al es­pa­cio ce­rra­do en sí mis­mo, sí a las po­si­bles consecuencias ne­ga­ti­vas como que­dar­se en­ce­rra­do o la as­fi­xia si no hay su­fi­cien­te ai­re.

Los sín­to­mas más co­mu­nes son: fal­ta de ai­re, aho­go; te­mor a mo­rir as­fi­xia­do; ta­qui­car­dia; su­do­ra­ción; ma­reos; de­ses­pe­ra­ción; pal­pi­ta­cio­nes; opre­sión en el pe­cho.

El es­pe­cia­lis­ta sos­tie­ne que, cuan­do la per­so­na tie­ne que su­bir al as­cen­sor co­mien­zan a apa­re­cer los pen­sa­mien­tos an­ti­ci­pa­to­rios como “me voy a que­dar en­ce­rra­do”; “me va a fal­tar el ai­re”; etc. Di­chas imá­ge­nes ac­ti­van el Sis­te­ma Au­tó­no­mo Sim­pá­ti­co, como se­ñal de pe­li­gro ge­ne­ran­do sín­to­mas fí­si­cos como sen­sa­ción de aho­go; pal­pi­ta­cio­nes; ta­qui­car­dias; su­do­ra­ción; in­quie­tud, con lo que la an­sie­dad au­men­ta tan­to, que la per­so­na de­ci­de evi­tar su­bir al as­cen­sor y de es­ta ma­ne­ra, el es­ta­do de ma­les­tar y an­sie­dad dis­mi­nu­ye.

“Las per­so­nas que pa­de­cen de claus­tro­fo­bia ten­drían que pe­dir ayu­da pa­ra po­der so­lu­cio­nar di­cha pro­ble­má­ti­ca. En la ac­tua­li­dad, las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que la Te­ra­pia Cog­ni­ti­va Con­duc­tual, re­sul­ta muy efec­ti­va en el tra­ta­mien­to de la claus­tro­fo­bia y se la pue­de ven­cer en muy po­co tiem­po”, ex­pli­ca Gó­mez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.