Nue­vas guías de tra­ta­mien­to de la OBE­SI­DAD INFANTIL

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Tras un año de tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio, el Gru­po Pe­diá­tri­co de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Nu­tri­ción (SAN) pre­sen­tó –en el marco del XX Con­gre­so Ar­gen­tino de Nu­tri­ció­nu­na Guía pa­ra el abor­da­je de cier­tos as­pec­tos de la obe­si­dad en ni­ños y ado­les­cen­tes y sus co­mor­bi­li­da­des. La ela­bo­ra­ción del do­cu­men­to es­tu­vo coor­di­na­da por la Dra. Ol­ga Ra­mos, mé­di­ca ho­no­ra­ria del Hospital Pe­dro de Eli­zal­de y Di­rec­to­ra de la Ca­rre­ra de Nu­tri­ción Pe­diá­tri­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UBA. Fue­ron in­vi­ta­dos a co­la­bo­rar dis­tin­tos sub­es­pe­cia­lis­tas pe­diá­tri­cos: en­do­cri­nó­lo­gos, psi­quia­tras y far­ma­có­lo­gos en­tre otros. Los ex­per­tos de la SAN con­si­de­ran que un buen plan de ali­men­ta­ción es aquel que el ni­ño pue­da sostener a lo lar­go del tiem­po y al que su fa­mi­lia pue­da ad­he­rir­se. Lo ideal es que cum­pla con las si­guien­tes pro­por­cio­nes dia­rias: 50% de hi­dra­tos de car­bono; 20% de pro­teí­nas (con pre­di­lec­ción por las de ori­gen ani­mal); y 30% de gra­sas.A la ho­ra de pen­sar cuá­les son las cau­sas de un ni­ño obeso, la Dra. Ra­mos no lo du­da: “la in­ges­ta de ali­men­tos con al­to va­lor ca­ló­ri­co (azú­ca­res sim­ples, gra­sas, exceso de ha­ri­nas, be­bi­das ga­seo­sas azu­ca­ra­das) y la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca son pro­mo­to­res de la ga­nan­cia de pe­so en es­ta po­bla­ción. Es in­du­da­ble que el en­torno fa­mi­liar es fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de es­ta en­fer­me­dad, así como de su evo­lu­ción. En la ac­tua­li­dad los ni­ños tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de ac­ti­vi­dad fí­si­ca por dis­tin­tas ra­zo­nes: in­se­gu­ri­dad, pa­dres au­sen­tes por tra­ba­jo, fa­ci­li­da­des tec­no­ló­gi­cas que fa­vo­re­cen el se­den­ta­ris­mo: te­le­vi­sión, compu­tado­ra, tablets, etc.

Más allá del plan de ali­men­ta­ción, la pres­crip­ción de edu­ca­ción fí­si­ca es el otro com­po­nen­te cla­ve pa­ra el abor­da­je de la obe­si­dad infantil. Lo ideal, di­cen los ex­per­tos es que sea per­so­na­li­za­da. Hay que adaptar el ti­po de ejer­ci­cio a las po­si­bi­li­da­des fí­si­cas, emo­cio­na­les y eco­nó­mi­cas del chi­co. El ca­mi­nar es útil, sen­ci­llo y fá­cil de im­ple­men­tar. La ba­se de to­do tra­ta­mien­to es­tá en el equi­li­brio en­tre lo que se co­me y lo que se gas­ta a tra­vés de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

El do­cu­men­to con­clu­ye que la obe­si­dad cons­ti­tu­ye en la ac­tua­li­dad un problema de sa­lud epi­dé­mi­co que no se lo­gra con­tro­lar en su to­ta­li­dad. Es­ta si­tua­ción com­pro­me­te a los pe­dia­tras en la pre­ven­ción pre­coz, el diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to, pro­nós­ti­co y de­ri­va­ción opor­tu­na al pe­dia­tra es­pe­cia­li­za­do, cuan­do se con­si­de­re ne­ce­sa­rio. Es­ta úl­ti­ma con­sul­ta de­be­ría ha­cer­se, en pri­mer lu­gar, por el gra­do de obe­si­dad y, en se­gun­do lu­gar, an­te la sos­pe­cha de obe­si­dad se­cun­da­ria (cau­sas ge­né­ti­cas o en­do­cri­no­ló­gi­cas) o pre­sen­cia de co­mor­bi­li­da­des.

la co­ci­na o de la he­la­de­ría.

Si co­me­mos ca­da tres o cua­tro ho­ras una pe­que­ña co­la­ción, se­rá más fá­cil per­der pe­so, por­que el cuer­po nun­ca ten­drá la sen­sa­ción de ham­bre y no pen­sa­rá en al­ma­ce­nar ener­gía pa­ra des­pués. Las co­la­cio­nes de­ben ser ba­jas en ca­lo­rías, así que ten­ga­mos siem­pre a la mano una fru­ta, ver­du­ra o un pu­ña­do de fru­tos se­cos.

Lo pri­me­ro que pen­sa­mos al po­ner­nos a die­ta es que nues­tra co­mi­da de­ja­rá de te­ner sa­bor. No ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser así, pue­des pre­pa­rar sal­sas pi­can­tes o no, a ba­se de ver­du­ras, que con­di­men­ten nues­tros ali­men­tos, ha­cién­do­los así más en­tre­te­ni­dos.

Las pro­teí­nas (ani­ma­les y ve­ge­ta­les) tie­nen tres pro­pó­si­tos im­por­tan­tes, la pri­me­ra dar­nos ami­noá­ci­dos esen­cia­les que el cuer­po no pue­de pro­du­cir, pro­te­ger los múscu­los pa­ra que cuan­do per­da­mos pe­so sea de gra­sa y no de ma­sa mus­cu­lar y fi­nal­men­te qui­tan el ham­bre, por­que in­hi­ben la hor­mo­na que pro­du­ce la sen­sa­ción de ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.