Bus­can­do ca­sa

Mia - - DECO -

Pa­ra de­ci­dir la com­pra de una nue­va ca­sa, el Feng Shui tam­bién tie­ne téc­ni­cas sen­ci­llas y ba­sa­das en el sen­ti­do co­mún.

Ob­ser­var la es­truc­tu­ra Ha­brá que ha­cer­lo den­tro y fue­ra y aten­der a que la es­truc­tu­ra no es de­ma­sia­do irre­gu­lar o com­ple­ja. Por ejem­plo, que ha­ya for­mas agre­si­vas, mu­chos ni­ve­les o que la es­truc­tu­ra ema­ne un pa­trón impreciso o caó­ti­co que pue­da ser di­fí­cil pa­ra una vi­da fa­mi­liar tran­qui­la. Una vi­vien­da o ca­sa con un pa­trón ar­mó­ni­co, in­te­li­gen­te, pre­de­ci­ble y prác­ti­co es más acon­se­ja­ble. Se de­ben evi­tar gran­des es­pa­cios des­apro­ve­cha­dos, ha­bi­ta­cio­nes sin ven­ti­la­ción, fal­ta de luz, exceso de es­qui­nas agre­si­vas o puer­tas en­fren­ta­das, pa­si­llos lar­gos con mu­chas puer­tas en lí­nea, exceso des­me­su­ra­do de ba­ños, es­ca­le­ras muy in­cli­na­das de­lan­te de la puer­ta o ele­men­tos de di­se­ño que no ten­gan una fun­ción prác­ti­ca pa­ra vi­vir con ver­da­de­ra co­mo­di­dad.

Equi­li­brio ener­gé­ti­co La zo­na don­de se ubi­ca la vi­vien­da de­be te­ner una ener­gía tran­qui­la y que ins­pi­re nor­ma­li­dad. Evi­tar un lu­gar lleno de rui­do y per­tur­ba­ción, un si­tio muer­to y des­an­ge­la­do. No se re­co­mien­dan la cer­ca­nía de lu­ga­res con ener­gía de­ma­sia­do (Yin), como ce­men­te­rios, fu­ne­ra­rias, agua es­tan­ca­da o edi­fi­cios en rui­nas; tam­po­co lu­ga­res de­ma­sia­do (Yang) como dis­co­te­cas, co­mi­sa­rías, sa­las de ur­gen­cias, mataderos, ae­ro­puer­tos, vías de fe­rro­ca­rril o es­pa­cios muy rui­do­sos.

His­to­ria de lu­gar Es ideal pre­gun­tar a los ve­ci­nos la his­to­ria de lu­gar. Pa­ra el Feng Shui es po­si­ti­vo y re­co­men­da­ble ase­gu­rar­se de que no ha si­do un es­pa­cio re­cu­rren­te en des­gra­cias, ac­ci­den­tes, en­fer­me­dad, ro­bos u otras com­pli­ca­cio­nes. Aunque la exis­ten­cia de una his­to­ria del lu­gar ne­ga­ti­va pue­de ser mo­di­fi­ca­da me­dian­te un nue­vo Feng Shui, es pre­fe­ri­ble evi­tar un en­torno con mu­chos obs­tácu­los. Cuan­do la his­to­ria del lu­gar es muy an­ti­gua o di­fí­cil, o se re­la­cio­na con pro­ble­mas con­gé­ni­tos del sub­sue­lo, pue­de ser más com­pro­me­ti­do cam­biar la ener­gía o Chi.

Ti­po de te­rreno Hay que ob­ser­var con precaución los te­rre­nos con gran­des caí­das o pen­dien­tes, pre­ci­pi­cios, zo­nas ári­das y muy ven­to­sas. Te­ner en cuen­ta la cer­ca­nía de ríos sub­te­rrá­neos, lí­neas de al­ta ten­sión, trans­for­ma­do­res,etc. En es­tos ca­sos pue­de ser im­pres­cin­di­ble una me­di­ción pro­fe­sio­nal. No son acon­se­ja­bles tam­po­co la cer­ca­nía de in­dus­trias con­ta­mi­nan­tes, chi­me­neas, gran­des an­te­nas o ele­men­tos cla­ra­men­te dis­cor­dan­tes con el en­torno na­tu­ral.

Pro­tec­ción Los edi­fi­cios de­ben te­ner cier­ta pro­tec­ción. No son pro­pi­cios blo­ques de vi­vien­das con la es­pal­da com­ple­ta­men­te des­cu­bier­ta; sin ele­men­tos cer­ca­nos que ofrez­can pro­tec­ción bien sea una mon­ta­ña, otros edi­fi­cios o sim­ple­men­te ve­ge­ta­ción. Se­ría al­go pa­re­ci­do a tra­ba­jar en una si­lla sin res­pal­do o dor­mir con la ca­be­za des­pro­te­gi­da. Tam­po­co es fa­vo­ra­ble que la par­te de­lan­te­ra ten­ga obs­tácu­los im­por­tan­tes que eli­mi­nen el flu­jo en­tran­te de ener­gía. Por tan­to, ba­su­ra de­lan­te, ár­bo­les que ta­pan la en­tra­da, edi­fi­cios im­po­nen­tes que la aplastan u ob­je­tos agre­si­vos ame­na­zan­tes son des­acon­se­ja­bles pa­ra una fa­cha­da. En cuan­to a los la­dos, se acon­se­ja evi­tar edi­fi­cios muy al­tos que den la sen­sa­ción de opre­sión o que re­sul­ten des­equi­li­bra­dos.

Ca­lles Los me­jor es que sean tran­qui­las, sin apun­tar di­rec­ta­men­te ha­cia la en­tra­da. Las vi­vien­das con puer­tas en es­qui­na, que dan la sen­sa­ción de que los vehícu­los van di­rec­tos ha­cia ella, re­sul­tan en agre­sión cons­tan­te. Se de­ben evi­tar las ca­lles en for­ma de V o T. Tan­to las fa­cha­das en las que apun­ta a una V o so­bre aque­llas que se di­ri­ge la co­lum­na en for­ma deT re­ci­ben una agre­sión cons­tan­te. Las for­mas con­ve­xas apun­tan­do ha­cia la en­tra­da tam­po­co son acon­se­ja­bles en ge­ne­ral, como por ejem­plo, la cur­va de una au­to­pis­ta, un puen­te o un edi­fi­cio.

Caracteristicas no­bles Hay que bus­car un ba­rrio con ca­rac­te­rís­ti­cas no­bles, ta­les como la lim­pie­za, el or­den o la ar­mo­nía en­tre los ve­ci­nos. Siem­pre es me­jor si hay es­pa­cios ver­des y el en­torno es ami­ga­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.