Pre­ve­nir el cán­cer de piel

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

La So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía re­cuer­da al­gu­nos tips pa­ra pro­te­ger la piel en las va­ca­cio­nes y dis­fru­tar sin su­frir consecuencias no­ci­vas pa­ra nues­tra sa­lud: Cual­quier par­te de tu cuer­po pue­de ser blan­co del cán­cer de piel. Por eso, lle­vá tus du­das a un der­ma­tó­lo­go pa­ra que con­tro­le man­chas y lu­na­res.

Todos te­ne­mos que cui­dar­nos, pe­ro las per­so­nas de piel y ojos cla­ros, es­pe­cial­men­te. Tam­bién aque­llas que ten­gan mu­chos lu­na­res.

Los efec­tos de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas son acu­mu­la­ti­vos y pro­du­cen cam­bios irre­ver­si­bles en la es­truc­tu­ra nor­mal de la piel.

Las per­so­nas con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de piel de­ben con­tro­lar­se más se­gui­do.

Prestá aten­ción a la apa­ri­ción de man­chas o lu­na­res nue­vos. Tam­biénn los cam­bios de co­lor, for-rma, tex­tu­ra o ta­ma­ño enn los exis­ten­tes; las he­ri­dass que no ci­ca­tri­zan; cual-lquier man­cha que pi­que,e, ar­da, des­ca­me o san­gre.

Las nu­bes per­mi­te­nen el pa­so de las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas. No hay que ol­vi­dar que la are­na, el agua y la nie­ve re­fle­jan los ra­yos y au­men­tan su ac­ción, por eso siem­pre hay que co­lo­car­se pro­tec­tor so­lar.

A la ho­ra de ele­gir un pro­duc­to, bus­cá los que pro­te­jan con­tra los ra­yos ul­tra­vio­le­tas A y B. El fac­tor de pro­tec­ción so­lar de­be ser como mí­ni­mo 15. Pa­ra pie­les muy cla­ras o ex­po­si­cio­nes in­ten­sas, su­ge­ri­mos que no sea me­nos de 30. Re­cor­dá co­lo­car­lo 30 mi­nu­tos an­tes de ca­da ex­po­si­ción y vol­ver a apli­car­lo ca­da 2 ó 3 ho­ras.

Las em­ba­ra­za­das de­ben re­for­zar su pro­tec­ción con­tra las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas, ya que los cam­bios hor­mo­na­les pro­pios­pi de es­ta eta­pa pro­vo­can al­te­ra­cio­ne­sal en la co­lo­ra­ción ded la piel, que se agra­van con la ex­po­si­ción al sol.

Man­te­né tus ni­ve­les de Vi­ta­mi­na D en for­ma se­gu­ra con una die­ta sa­na, in­cor­po­ran­do ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na D, en­ri­que­ci­dos (por ejem­plo,e lác­teos) o si es ne­ce­sa­rion re­cu­rrí a su­ple­men­tos, siem­pre que es­tén in­di­ca­dos por un mé­di­co). No bus­ques la so­lu­ción ex­po­nien­do­te más al sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.