La FUER­ZA de la in­tui­ción

Mia - - MODA -

La in­tui­ción, a la que a ve­ces nos re­fe­ri­mos como una “co­ra­zo­na­da” o un “sex­to sen­ti­do” es in­du­da­ble­men­te la me­jor ami­ga y el alia­do más po­de­ro­so de una mu­jer. La in­tui­ción me po­ne a mí pri­me­ro, sin ex­cep­cio­nes: nun­ca nos aban­do­na en nues­tros mo­men­tos de ne­ce­si­dad y, si apren­de­mos a con­fiar en ella, nos con­du­ce in­va­ria­ble­men­te ha­cia la ver­dad, in­clu­so du­ran­te los pe­río­dos de ab­so­lu­ta in­cer­ti­dum­bre. Nues­tra in­tui­ción sa­be lo que es me­jor pa­ra no­so­tras (y lo que no lo es), in­clu­so cuan­do cree­mos no te­ner nin­gu­na pis­ta al res­pec­to. Nos brin­da la res­pues­ta sin­ce­ra que na­die más pue­de brin­dar­nos y nos pre­vie­ne cuan­do in­ten­ta­mos ac­tuar de un mo­do con­tra­rio al amor pro­pio.

¿Qué es exac­ta­men­te la in­tui­ción?

El dic­cio­na­rio de­fi­ne la in­tui­ción como “la per­cep­ción cla­ra e in­me­dia­ta de una idea o si­tua­ción sin ne­ce­si­dad de ra­zo­na­mien­to ló­gi­co”. No es de ex­tra­ñar que nos cues­te tan­to com­pren­der, creer y con­fiar en la in­tui­ción: no es al­go ló­gi­co, ni cien­tí­fi­co, ni fá­cil de ver con nues­tros ojos. Ello no sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, que no sea muy, muy real.

To­do ser hu­mano tie­ne in­tui­ción. Todos la he­mos ex­pe­ri­men­ta­do en al­gún mo­men­to (en for­ma de voz in­te­rior, de sen­sa­ción, de pre­sen­ti­mien­to o de in­ten­sa cer­te­za), in­clu­so si en ese ins­tan­te no la iden­ti­fi­ca­mos como nues­tra “guía in­te­rior”. Pien­sa en una si­tua­ción en la que es­tu­vie­ras con­ven­ci­da de que iba a pa­sar una co­sa, como que una per­so­na con­cre­ta fue­ra a lla­mar­te por te­lé­fono. Esa per­so­na apa­re­ció de re­pen­te en tus pen­sa­mien­tos y un mi­nu­to des­pués so­nó el te­lé­fono y era ella o él di­cién­do­te ho­la, a lo que, na­tu­ral­men­te, tú res­pon­dis­te: “¡Jus­to aho­ra es­ta­ba pen­san­do en ti!”. Eso era tu in­tui­ción. La in­tui­ción es tam­bién lo que ha­ce que una ma­dre se des­pier­te jus­to an­tes de que su be­bé em­pie­ce a llo­rar. Su co­ne­xión ín­ti­ma con ese ni­ño la des­pier­ta pa­ra que es­té pre­pa­ra­da pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des del be­bé.

En nues­tra so­cie­dad, ba­sa­da en la ló­gi­ca, re­co­no­cer ha­ber to­ma­do una de­ci­sión fun­da­da en un pre­sen­ti­mien­to o en una voz in­te­rior se­ría sen­ci­lla­men­te una lo­cu­ra. En mi opi­nión, estamos muy equi­vo­ca­dos. Me­nos­pre­ciar al­go que no pue­de ex­pli­car­se re­cu­rrien­do a la ló­gi­ca, pe­se a que fun­cio­ne, ¡eso sí que es de lo­cos! Si da re­sul­ta­dos ex­ce­len- tes, ¿por qué no asu­mi­mos ple­na­men­te nues­tra in­tui­ción apren­dien­do a con­fiar en ella y a sin­to­ni­zar con su in­men­so po­der? Siem­pre es­tá ahí, in­for­mán­do­nos, lo re­co­noz­ca­mos o no. Y cuan­to más re­cu­rri­mos a ella, más fuer­te se vuel­ve.

¿Re­cuer­das al­gu­na vez en que su­pie­ras que al­go es­ta­ba bien o mal sin te­ner prue­bas feha­cien­tes? Sim­ple­men­te “lo sa­bías”. Te­nías una “sen­sa­ción”. Te ha­bla­ba una voz que na­die más po­día oír. Tu ins­tin­to vis­ce­ral da­ba su opi­nión al­to y cla­ro. Que tú de­ci­die­ras no ha­cer­le ca­so es otra his­to­ria. Pien­sa en tu pro­pia vi­da y en las ve­ces en que sa­bías lo que de­bías ha­cer, qué res­pues­ta de­bías dar o qué de­cir, y no por­que tu­vie­ras nin­gún dato con­cre­to. Tu cer­te­za se ba­sa­ba no en la ló­gi­ca, sino en la in­tui­ción.

Nues­tra guía in­te­rior in­ten­ta ha­blar­nos de ma­ne­ras muy dis­tin­tas. Pue­de que ten­ga­mos una cer­te­za re­pen­ti­na o una ssen­sa­ción en lo pro­fun­do de nnues­tro ser. Pue­de que oi­ga­mos una voz den­tro de nues­tra ca­be­za, como si de ver­dad al­guien es­tu­vie­ra di­ri­gién­do­se a no­so­tras. O pue­de que vea­mos imá­ge­nes des­fi­lan­do por nues­tra men­te, es­te­mos des­pier­tas o dor­mi­das. Pue­de in­clu­so que la in­tui­ción in­ten­te lla­mar nues­tra aten­ción me­dian­te se­ña­les ex­ter­nas o «coin­ci­den­cias». Yo no creo en las coin­ci­den­cias. He apren­di­do a con­fiar en que to­do lo que pa­re­ce una coin­ci­den­cia su­ce­de en reali­dad por al­gu­na razón, y creo que si pres­ta­mos aten­ción po­de­mos be­ne­fi­ciar­nos de lo que ello pue­de apor­tar­nos y en­se­ñar­nos. Por ejem­plo, cuan­do una per­so­na con la que no ha­blá­ba­mos des­de ha­ce años vuel­ve a apa­re­cer ca­sual­men­te en nues­tra vi­da por al­go que ne­ce­si­ta­mos. O cuan­do pa­sa un co­lec­ti­vo de­lan­te de no­so­tras con un anun­cio en el la­te­ral que res­pon­de a una du­da quee te­nía­mos en men­te. O cuan­do nos en­con­tra­mos en al­gúnn lu­gar en el mo­men­to pre­ci­so. Con fre-ecuen­cia, res­ta­mos im­por­tan­cia a esass si­tua­cio­nes como si fue­ran co­sas de­lel azar, cuan­do lo que de­be­ría­mos ha­cerr se­ría pres­tar aten­ción a lo que in­ten­taa de­cir­nos nues­tra in­tui­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.