Me­di­ta­cio­nes de VE­RANO

Mia - - REVELACIONES -

No hay mi­sio­nes im­po­si­bles. Lo úni­co im­po­si­ble es no Ser. To­do lo de­más es po­si­ble. Por más inal­can­za­ble que te pa­rez­ca una me­ta, pue­des lo­grar­la. Dios no po­ne un sue­ño en tu co­ra­zón sin la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo reali­dad. Pa­ra el Uni­ver­so no hay im­po­si­bles, dos o tres mo­vi­mien­tos de sus hi­los in­vi­si­bles y pue­de ha­cer que to­do ocu­rra pa­ra tí. Eso no sig­ni­fi­ca que se abri­rán las puer­tas como por ar­te de ma­gia, Dios quie­re que lo lo­gres por ti mis­mo, esa es la par­te di­ver­ti­da del jue­go. Si Dios ha­ce la ta­rea por ti ¿có­mo te sen­ti­rías?

Pe­ro cuan­do en­fo­cas to­da tu ener­gía en cum­plir tus sue­ños, el Uni­ver­so cons­pi­ra­rá pa­ra que lo lo­gres, pa­ra El no hay im­po­si­bles.

Pa­ra cum­plir con tu mi­sión de­bes po­ner­te en ac­ción. Al dar el pri­mer pa­so, po­nes en mo­vi­mien­to to­da la ma­qui­na­ria di­vi­na pa­ra ha­cer­lo reali­dad. Dios ins­pi­ra tus sue­ños, ca­da idea pro­vie­ne de Dios, sin em­bar­go te co­rres­pon­de a ti lle­var­los a ca­bo. Tu eres las “ma­nos” de Dios. Las ideas sur­gen en el Reino de lo In­vi­si­ble, pe­ro so­mos no­so­tros los que te­ne­mos que ma­ni­fes­tar esas ideas en el mundo de la for­ma. de agua ca­lien­te pa­ra abrir los po­ros de la piel ¡y ya es­tás lis­ta pa­ra co­men­zar una jornada fa­bu­lo­sa!

De pie, ma­nos jun­tas en el pe­cho en re­zo, men­tón ha­cia el pe­cho, ca­be­za le­ve­men­te in­cli­na­da ha­cia de­lan­te en se­ñal de res­pe­to (re­ve­ren­cia) al Sol.

Es­ti­ra­mos los bra­zos ha­cia atrás por en­ci­ma de la ca­be­za, ar­quean­do co­lum­na (sin pre­sio­nar cer­vi­ca­les ni for­zar las lum­ba­res, siem­pre es­cu­chan­do al cuer­po).

Re­gre­san los bra­zos por so­bre la ca­be­za, in­cli­na­mos el tron­co ha­cia de­lan­te y apo­ya­mos las pal­mas de las ma­nos a los cos­ta­dos de los pies. (Aquí los au­to­res van a su­ge­rir no fle­xio­nar ro­di­llas, pe­ro como es­to es “ap­to pa­ra to­do pú­bli­co” pue­den fle­xio­nar las ro­di­llas pa­ra lle­gar a to­car con las ma­nos la col­cho­ne­ta).

Pier­na iz­quier­da ha­cia atrás, de­re­cha fle­xio­na­da, ca­be­za ha­cia atrás.

Pier­na de­re­cha ha­cia atrás y el cuer­po que­da como una ta­bla (sin le­van­tar ni hun­dir la co­la). Fle­xio­nar los bra­zos y ar­mar la pos­tu­ra de la co­bra. Co­la le­van­ta­da, pe­cho ha­cia aden­tro pro­yec­ta­do ha­cia las pier­nas, en la pos­tu­ra de la car­pa.

Re­gre­sar pier­na de­re­cha ade­lan­te, ro­di­lla iz­quier­da en el pi­so que fue con la que sa­li­mos.

Re­gre­sar pier­na iz­quier­da ade­lan­te, pal­mas de las ma­nos al cos­ta­do de los pies.

In­ha­lan­do vamos in­cor­po­ran­do to­do el tron­co vér­te­bra por vér­te­bra. Bra­zos ha­cia atrás por en­ci­ma de la ca­be­za, co­lum­na ar­quea­da…

Y ter­mi­na­mos nue­va­men­te con las pal­mas jun­tas en pos­tu­ra de re­zo a la al­tu­ra del pe­cho, ca­be­za in­cli­na­da. Om!!!

Aho­ra vamos a re­pe­tir el sa­lu­do con la otra pier­na. Lle­va­mos los bra­zos ha­cia atrás, pal­mas en el pi­so, pe­ro es­ta vez co­men­za­mos con la ro­di­lla de­re­cha en el pi­so, iz­quier­da fle­xio­na­da ha­cia de­lan­te. Y vol­ve­mos con la ro­di­lla de­re­cha en el pi­so. ¿Se ani­man a re­pe­tir­lo tres ve­ces con ca­da pier­na?

Be­ne­fi­cios: es­ta pos­tu­ra tra­ba­ja en va­rias zo­nas del cuer­po ac­ti­van­do los sie­te cha­kras y sus glán­du­las equi­va­len­tes. Ade­más, al exi­gir­te ma­yor tra­ba­jo, au­men­ta los la­ti­dos del co­ra­zón por­que el cuer­po le pi­de bom­bear más san­gre pa­ra lle­var oxi­geno a ca­da cé­lu­la; es­to ac­ti­va la cir­cu­la­ción y lim­pia to­do el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.