Ha­cé de tu ca­sa un spa

¿Sin tiem­po pa­ra ir un re­creo zen? Tu ho­gar pue­de con­ver­tir­se en un alia­do pa­ra re­cu­pe­rar­te del caos de una agen­da co­lap­sa­da de ac­ti­vi­da­des, reunio­nes y obli­ga­cio­nes

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Po­dés vol­ver a tu eje y po­ten­ciar lo me­jor de vos sin mo­ver­te de tu ca­sa. Te da­mos al­gu­nos tips pa­ra con­ver­tir tu ba­ño en un spa de lu­xe y apro­ve­char las múl­ti­ples bon­da­des de las fór­mu­las cos­mé­ti­cas, ve­las, y aro­mas es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­dos pa­ra mi­mar­te, em­be­lle­cer­te y sen­tir­te como nue­va en ca­sa.

El se­cre­to de un buen mo­men­to de spa es te­ner todos los sen­ti­dos cui­da­dos, el ol­fa­to con aro­mas que en­vuel­ven el al­ma, la vis­ta con las lu­ces te­nues y na­tu­ra­les de las ve­las, el oí­do con la mú­si­ca que te co­nec­te con tu ser, el tac­to con la ti­bie­za del agua y el gus­to con el sa­bor dul­ce de una fru­ta, un cho­co­la­te o una co­pa de vino es­pu­man­te.

Luz te­nue

Las ve­las ayu­dan a crear un cli­ma vi­sual muy im­por­tan­te en el ba­ño. Pa­ra que per­du­re la luz y que el ce­bo no man­che lo ideal es ele­gir ve­lo­nes de un diá­me­tro ma­yor a los 7 cm. Son im­por­tan­tes tam­bién pa­ra aro­ma­ti­zar el am­bien­te. Pa­ra cus­to­mi­zar la ve­la, com­prá la me­jor, el aro­ma se pue­de agre­gar con unas gotas de tu esen­cia pre­fe­ri­da so­bre el pa­bi­lo, de es­ta for­ma la fra­gan­cia va a ser mu­cho más per­sis­ten­te y du­ra­de­ra. Tam­bién po­dés cam­biar la fra­gan­cia pa­ra la mis­ma ve­la de acuer­do a tu es­ta­do de áni­mo y ne­ce­si­dad.

Aro­ma­te­ra­pia

Los aro­mas nos in­vi­tan a so­ñar, a seducir, a tras­la­dar­nos a mun­dos di­fe­ren­tes, evo­can re­cuer­dos, pai­sa­jes y des­pier­tan sen­sa­cio­nes. Como una au­ten­ti­ca obra de ar­te, el per­fu­me es una me­lo­día de di­fe­ren­tes esen­cias, com­bi­na­das de tal mo­do que se per­ci­ben como una sin­fo­nía, do­ta­da de per­so­na­li­dad pro­pia.

Es la crea­ción más mís­ti­ca de ellas ge­ne­ra­das por la in­dus­tria de la be­lle­za: el so­lo re­cuer­do del per­fu­me de las per­so­nas ama­das pro­vo­can las emo­cio­nes más pro­fun­das. Ele­gir el aro­ma que acom­pa­ña­rá nues­tro mo­men­to de pla­cer ten­drá que ver con los re­cuer­dos que que­re­mos que nos acom­pa­ñen en ese pre­ci­so ins­tan­te.

En el ba­ño po­de­mos ele­gir aro­ma­ti­zar con hor­ni­llos, son fá­ci­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.