Como la TOR­TU­GA

Mia - - MODA - Del li­bro “Lo que la tor­tu­ga di­ce”, de e Don­na De­nom­me, Edi­cio­nes Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Sea cual sea la si­tua­ción en la que te en­cuen­tres, el re­to al que te en­fren­tes o lo que te es­té per­tur­ban­do, siem­pre hay una cons­tan­te en tu vi­da. Al­go con lo que po­der con­tar, de don­de sa­car fuer­zas. ¡Te tie­nes a ti! En tu in­te­rior hay todos los re­cur­sos que ne­ce­si­tas, al igual que una tor­tu­ga lle­van­do su ca­pa­ra­zón a cues­tas. Tu ser in­terno ade­más de ayu­dar­te a so­bre­vi­vir, te per­mi­te pro­gre­sar ocu­rra lo que ocu­rra.

Cuan­do un ma­tri­mo­nio se rom­pe, un ser que­ri­do mue­re u ocu­rre al­go dra­má­ti­co que al­te­ra nues­tra vi­da, no es­tá to­do per­di­do, aún nos te­ne­mos a no­so­tros mis­mos, al­guien con quien po­der con­tar. Es la úni­ca per­so­na con la que po­de­mos con­tar a dia­rio tan­to en los mo­men­tos bue­nos como malos. In­clu­so en los mo­men­tos en los que no su­ce­de na­da en es­pe­cialp en tu vi­da, ¿quiénq es­tá ahí? ¡Tú! Al sus­ten­tar el desa­rro­llo de lo me­jor que hay en ti pue­des dis­po­ner de al­go muy va­lio­so.

La Sa­bi­du­ría de la Tor­tu­ga se ba­sa en es­te des­cu­bri­mien­to. Una tor­tu­ga lle­va con­si­go to­do cuan­to ne­ce­si­ta pa­ra res­guar­dar­se. Eli­ge me­ter­se en el ca­pa­ra­zón o aso­mar­se al ex­te­rior cuan­do lo con­si­de­ra opor­tuno. Ca­da día te­ne­mos la op­ción de vi­vir mo­ti­va­dos por el mie­do o por la fe. La vi­da es in­cier­ta. Las si­tua­cio­nes cam­bian. La gen­te se va. Pe­ro hay una co­sa que no va­ría. Tú siem­pre es­tás ahí. Si te­jes una red de se­gu­ri­dad ba­sa­da en quien eres, en aque­llo con lo que te iden­ti­fi­cas y en lo que pue­des apor­tar­le al mundo, siem­pre te sen­ti­rás se­gu­ro. Si ba­sas tus pen­sa­mien­tos, pa­la­bras y ac­cio­nes en tu pro­pia in­te­gri­dad, no te lle­va­rás nin­gu­na de­cep­ción. Si en­tras en con­tac­to con tu Fuen­te Es­pi­ri­tual, sea lo que sea lo que es­ta sig­ni­fi­que pa­ra ti, nun­ca te sen­ti­rás­se so­lo. La gen­te de­po­si­ta su fe y su con­fian­za en mu­chas co­sas. Se sien­te se­gu­ra, e in­clu­so se lle­ga a ii­den­ti­fi­car, con el di­ne­ro, el amor de otras per­so­nas, el tra­ba­jo que desem­pe­ña o con al­gún otro fac­tor ex­te­rio­rex re­la­cio­na­do con el pres­ti­gio. Sin em­bar­go, to­das­to es­tas co­sas es­tán cam­bian­do cons­tan­te­men­te. NoN pue­des con­tar con al­go ex­te­rior que te va­ya a apo­ya­rap siem­pre o sus­ten­tar al cien por cien. El úni­co en el que pue­des con­fiar por com­ple­to es en tú.

¿Por qué no ad­qui­rir la se­gu­ri­dad que bus­cas en lo­slo de­más en­con­trán­do­la en ti mis­mo? ¿Por qué no ofre­cer­teo el sus­ten­to que an­sías? De­ja de bus­car­lo fu fue­ra en el ¡mundo du­ro y cruel!. En lu­gar de inv ver­tir en otro li­bro de au­to­ayu­da o ta­ller, de­di­ca tu ti tiem­po a desa­rro­llar la re­la­ción más im­por­tan­te de t tu vi­da: la re­la­ción que man­tie­nes con­ti­go mis­mo. C Crea la ter­nu­ra, el apo­yo y la se­gu­ri­dad que tan­to n ne­ce­si­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.