¿UNI­DOS pa­ra SIEM­PRE?

Mia - - REVELACIONES - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Los vo­tos ma­tri­mo­nia­les va­rían de acuer­do a los cre­dos pe­ro coin­ci­den en al­gu­nos pun­tos fun­da­men­ta­les: el amor, la ho­nes­ti­dad, la sin­ce­ri­dad, el res­pe­to, el sos­tén y el cui­da­do del otro, tan­to en la sa­lud como en la en­fer­me­dad. Pe­ro, ¿qué pa­sa des­pués de las pro­me­sas? ¿Hay re­ce­tas ho­mo­gé­neas pa­ra que el amor du­re “has­ta que la muer­te los se­pa­re”?

En la épo­ca de nues­tros abue­los, una se­pa­ra­ción ma­tri­mo­nial re­pre­sen­ta­ba ca­si una tra­ge­dia a ni­vel so­cial y fa­mi­liar. Hoy en día, es muy co­mún que se ten­gan al me­nos dos pa­re­jas im­por­tan­tes en el trans­cur­so de una vi­da. To­do cam­bia pe­ro lo que se man­tie­ne en el tiem­po es el “me­ca­nis­mo” del amor.

La doc­to­ra He­len Fis­her, es­pe­cia­lis­ta en la cien­cia de la atrac­ción hu­ma­na, sos­tie­ne que exis­ten tres es­ta­dios en el amor:

El de­seo: es­tá im­pul­sa­doo por las hor­mo­nas se­xua­les tes-tos­te­ro­na y es­tró­ge­nos.

La atrac­ción: el tiem­po dell enamo­ra­mien­to en que in­ter­vie-- nen la adre­na­li­na, la do­pa­mi­na y la se­ra­to­ni­na. Se tra­ta de ese es­ta­do que las neu­ro­cien­cias sue­len des­cri­bir como si­mi­lar al que pro­du­cen las adic­cio­nes. Las per­so­nas enamo­ra­das sue­len creer que su re­la­ción es muy es­pe­cial, di­fe­ren­te a la del res­to, al­go que re­sul­ta ne­ce­sa­rio pa­ra pa­sar al pe­río­do si­guien­te.

La unión: es el la­zo que ha­ce que se cons­tru­yan nue­vas es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res y que las pa­re­jas se con­so­li­den.

¿Có­mo si­gue?

La ma­yo­ría de las per­so­nas sos­tie­ne que la fi­de­li­dad es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el amor no mue­ra. Los números ava­lan es­ta creen­cia ma­yo­ri­ta­ria aunque exis­ten “con­tra­tos” de pa­re­ja que acep­tan re­la­cio­nes se­xua­les que no sean de ex­clu­si­vi­dad, por ejem­plo.

Una en­cues­ta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew, rea­li­za­da en más de 40 paí­ses, re­ve­ló que el 78% de los en­cues­ta­dos re­pro­ba­ba la in­fi­de­li­dad, sien­do Fran­cia el país más “fle­xi­ble” en el que ca­si la mi­tad de los en­cues­ta­dos ase­gu­ró no ver na­da cues­tio­na­ble en un af­fai­re.

Pa­ra que una pa­re­ja se sos­ten­ga pa­re­ce ha­cer fal­ta bas­tan­te más que la me­ra fi­de­li­dad. Es­tos son al­gu­nos de los in­gre­dien­tes im­pres­cin­di­bles pa­ra que la cons­truc­ción sea só­li­da:

Res­pe­to: es la ba­se de cual­quier re­la­ción. La leal­tad, el in­ter­cam­bio de opi­nio­nes en tono ama­ble, la acep­ta­ción de la di­fe­ren­cia, evi­tar he­rir al otro y so­bre to­do “re­gis­trar” sus ne­ce­si­da­des.

To­le­ran­cia: na­die es per­fec­to y, pa­ra po­der re­la­cio­nar­se hay que en­ten­der, mi­ni­mi­zar las si­tua­cio­nes de cho­que y, fun­da­men­tal­men­te, apren­der a per­do­nar y a “sol­tar” los ren­co­res.

Em­pa­tía: la ca­pa­ci­dad de po­ner­se en el lu­gar del otro, a sa­bien­das que ese ser es, bá­si­ca­men­te, dis­tin­to a no­so­tros. Que tie­ne otra his­to­ria, otra per­so­na­li­dad y di­fe­ren­tes mo­dos.

Co­mu­ni­ca­ción: pa­ra po­der es­ta­ble­cer un buen ida y vuel­ta ha­ce fal­ta un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do y apun­tar al diá­lo­go en­ri­que­ce­dor. Quien sa­be co­mu­ni­car, sa­be es­cu­char sin agre­sio­ne­sa­gre­sio­nes, pre­jui­pre­jui­cios ni de­seos de ga­nar en los ar­gu­men­tos, sino de nu­trir­se.

Ero­tis­mo: la se­xua­li­dad, como otros as­pec­tos, de­be ser es­ti­mu­la­da. Así como du­ran­te el enamo­ra­mien­to el se­xo es­tá en el ai­re, ha­cer que la pa­sión se man­ten­ga es vi­tal pa­ra que dos per­so­nas pue­dan com­par­tir su vi­da por mu­chos años.

In­ti­mi­dad: mu­chos hom­bres y mu­je­res ne­ce­si­tan “rui­do” per­ma­nen­te pa­ra sen­tir­se bien. Aunque am­bos sean muy sociables, lo ideal es al­ter­nar los es­pa­cios de mu­cha so­cia­bi­li­za­ción con mo­men­tos de en­cuen­tro a so­las.

Acep­ta­ción: todos vamos cam­bian­do, nues­tro cuer­po y ca­rác­ter se mo­di­fi­can, nues­tras cir­cuns­tan­cias va­rían. En­ten­der­se y acom­pa­ñar­se en el trans­cur­so de es­tos pro­ce­sos ha­ce que dos per­so­nas pue­dan evo­lu­cio­nar y cre­cer de a dos.

Apo­yo: una pa­re­ja es un equi­po. Cuan­do uno fla­quea, el otro sos­tie­ne y vi­ce­ver­sa. El com­pa­ñe­ris­mo, el in­cen­ti­vo y el re­co­no­ci­mien­to son im­pres­cin­di­bles en un la­zo sen­ti­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.