Qué bue­na fo­to

Mia - - FOTOGRAFÍA -

Pa­ra lo­grar esa es­pon­ta­nei­dad que bus­ca­mos hay dos ca­mi­nos:

Ha­cer que los chi­cos se ol­vi­den, aunque sea un po­co, de que te­ne­mos la cá­ma­ra en las ma­nos. Rés­ten­le im­por­tan­cia y ja­más usen el "po­ne­te pa­ra la fo­to". Por el con­tra­rio, char­len­les de cual­quier co­sa que les pue­da in­tere­sar pa­ra dis­traer­los. Des­pier­ten en ellos la emo­ción de ha­blar de sus aven­tu­ras en la are­na o de los Re­yes Ma­gos o sus su­per­hé­roes. Cuén­ten­les una his­to­ria que se­pan que les va a in­tere­sar mu­cho y, si no lo sa­ben, es un buen mo­men­to pa­ra em­pe­zar a co­no­cer­los me­jor. Du­ran­te es­ta pre­via, in­cor­po­ren la cá­ma­ra como una ex­ten­sión más del cuer­po, mué­van­la pa­ra ges­ti­cu­lar, no la ha­gan no­tar es­pe­cial­men­te. Cuan­do los chi­cos se en­gan­chen en la char­la, es el mo­men­to pa­ra le­van­tar­la, ca­da tan­to, y ha­cer una fo­to pe­ro sin de­jar de char­lar­les y es­cu­char­los. Sal­drán las to­mas más de­li­cio­sas, con sus ges­tos emo­cio­na­dos al es­cu­char una no­ve­dad o con­mo­ver­se con las his­to­rias e ima­gi­nar más y más. Se­rán ellos mis­mos, ge­nui­nos, a pu­ra ac­ción y ¡en la pla­ya!

El se­gun­do ca­mino es el "ro­bo", como vul­gar­men­te se lo lla­ma en la jer­ga de los fo­tó­gra­fos. Lo más im­por­tan­te es que es­tén aten­tas pa­ra re­co­no­cer cuá­les son esos ins­tan­tes pro­pi­cios pa­ra "ro­bar" un ges­to y, más aun, des­cu­brir cuán­do su­ce­den. Una muy bue­na opor­tu­ni­dad es cuan­do es­tán ju­gan­do, y si son va­rios ne­nes me­jor. Los chi­cos tie­nen la fas­ci­nan­te vir­tud de abs­traer­se del mundo cuan­do crean sus jue­gos y no pres­ta­rán mu­cha aten­ción a si les sa­can fo­tos. Le­jos de la tí­pi­ca son­ri­sa for­za­da de la fo­to po­sa­da, du­ran­te el jue­go les brin­da­rán ex­pre­sio­nes au­tén­ti­cas de car­ca­ja­das, ca­ras de pen­sa­ti­vos, mo­men­tos en que son com­pin­ches con sus her­ma­ni­tos o de enojo con ellos. Cuan­do al­go así es­té pa­san­do, qué­den­se cer­ca de ellos ha­cien­do como que no les pres­tan mu­cha aten­ción y ape­nas “vean” ese mo­men­to, ¡sa­quen la fo­to! Si al­guno de los chi­cos pre­gun­ta por la cá­ma­ra, di­gan que la es­tán “re­vi­san­do por­que no fun­cio­na bien".

Al­go im­por­tan­te pa­ra te­ner en cuen­ta es que la ma­yo­ría de las cá­ma­ras di­gi­ta­les - in­clui­dos los ce­lu­la­res- ha­cen un so­ni­do si­mi­lar al clic de las vie­jas cá­ma­ras de ro­llo cuan­do sa­can la fo­to, lo que ca­si siem­pre se pue­de des­ac­ti­var des­de el me­nú de ajus­tes. De es­ta ma­ne­ra, la fo­to se­rá si­len­cio­sa y na­die sa­brá si sa­ca­ron o no una fo­to­gra­fía.

Como di­ji­mos las va­ca­cio­nes son un gran mo­men­to pa­ra es­te ti­po de fo­to­gra­fías, tan­to no­so­tros como ellos estamos más re­la­ja­dos y con­ten­tos, y ade­más es una muy bue­na ex­cu­sa pa­ra ob­ser­var­los y co­no­cer­los me­jor, po­der com­par­tir con ellos nue­vas his­to­rias y en de­fi­ni­ti­va dis­fru­tar jun­tos el ma­yor te­so­ro, bue­na ca­li­dad de tiem­po com­par­ti­do en fa­mi­lia. ¡No se lo pier­dan!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.