Po­dar el man­zano

De­ta­lles úti­les a te­ner en cuen­ta an­tes de rea­li­zar la ta­rea en és­te y otros ár­bo­les fru­ta­les

Mia - - JARDINERÍA -

Pa­ra rea­li­zar la po­da de for­ma­ción de fru­ta­les, lo pri­me­ro que de­be­mos con­si­de­rar son las dis­tin­tas ti­je­ras de po­da de las que dis­po­ne­mos. Es im­por­tan­te co­no­cer el ma­te­rial, pues de­pen­dien­do de nues­tras ne­ce­si­da­des, de­be­mos uti­li­zar unas u otras. Las ti­je­ras que ne­ce­si­ta­mos pa­ra po­dar los fru­ta­les son: ti­je­ra de pér­ti­ga, que nos ser­vi­rá pa­ra lle­gar a las ra­mas mas al­tas; ti­je­ra de dos ma­nos con pa­lan­ca, que ayu­da a rea­li­zar el cor­te en ra­mas grue­sas y ti­je­ra de una mano, más pe­que­ña, útil pa­ra po­dar ra­mas más fi­nas y ac­ce­si­bles.

An­tes de po­dar cual­quier ár­bol fru­tal, de­be­mos co­no­cer dos con­cep­tos bá­si­cos: las ye­mas de flor y las ye­mas de bro­te o ma­de­ra. Las ye­mas de flor son las que apa­re­cen en los bro­tes dde las ra­mas. Es­tas tie­nen una for­ma más re­don­dea­da y de ellas apa­re­ce­rán las flo­ra­cio­nes, de las cua­les cre­ce­rá la fru­ta. Cuan­to ma­yor sea la ra­ma, ma­yor se­rá la can­ti­dad de bro­tes que apa­rez­can. Por otro la­do, las ye­mas de ma­de­ra o bro­te (ye­mas de fo­lla­je) son más pun­tia­gu­das y sue­len apa­re­cer so­bre los ta­llos del año, par­ti­cu­lar­men­te. De es­tas ye­mas apa­re­ce­rán pe­que­ños bro­tes que se con­ver­ti­rán lue­go en flo­res del man­zano.

De­be­mos te­ner en cuen­ta que pa­ra ca­da man­za­na, se ne­ce­si­tan una me­dia de 40 ho­jas, por tan­to, hay que ase­gu­rar­se que ha­ya su­fi­cien­tes ye­mas de ma­de­ro o bro­te. Así to­do, tam­po­co es muy re­co­men­da­ble que ha­ya de­ma­sia­das ye­mas de ma­de­ra o bro­te en com­pa­ra­ción con las de flor, ya que las man­za­nas se­rían más pe­que­ñas. Por ello, hay que bus­car un equi­li­brio pa­ra ase­gu­rar una pro­duc­ción equi­li­bra­da de man­za­nas.

A la ho­ra de rea­li­zar la po­da de un man­zano, de­be­mos pres­tar­le aten­ción al nú­me­ro de ye­mas que ten­ga en las ra­mas. Cuan­do el nú­me­ro de ye­mas de flor sea ma­yor al de ye­mas de bro­te o ma­de­ra, ne­ce­si­ta­rá una po­da. Así lo­gra­re­mos que la pro­duc­ción de fru­ta sea bue­na.

Otro as­pec­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta al mo­men­to de rea­li­zar la po­da es fi­jar­se si el man­zano tie­ne al­gún ti­po de en­fer­me­dad. Si en­con­tra­mos una ra­ma que tie­ne mal as­pec­to, pue­de que sea a cau­sa de un hon­go que sue­le afec­tar al ta­llo de los man­za­nos. Es­te hon­go se lla­ma chan­cro. Es­ta bac­te­ria se de­po­si­ta en la cor­te­za del bro­te del man­zano y evi­ta que los con­duc­tos de sa­via cir­cu­len. Por tan­to, cuan­do vea­mos es­ta afec­ción en el ta­llo, de­be­mos po­dar y eli­mi­nar­lo. Es ne­ce­sa­rio que­mar los bro­tes po­da­dos, pa­ra que la bac­te­ria no se re­pro­duz­ca.

Si se han rea­li­za­do cor­tes en ra­mas muy grue­sas, el pro­ce­so de cie­rre de la he­ri­da en el ár­bol pue­de tar­dar en­tre dos y tres años. Por ello y pa­ra evi­tar que la zo­na po­da­da pue­da su­frir al­gún ti­po de in­fec­ción o se pue­da pu­drir apli­ca­re­mos una pas­ta ci­ca­tri­zan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.