A LA CO­CI­NA

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Na­tu­ró­pa­ta y coau­tor del li­bro “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com

In­fu­sión de jen­gi­bre Pi­car una cu­cha­ra­da de jen­gi­bre fres­co y agre­gar a una ta­za de agua hir­vien­do; aña­dir una cu­cha­ra­di­ta de miel y el ju­go de un li­món. De­jar re­po­sar ta­pa­do por 10 mi­nu­tos y be­ber ca­lien­te.

Va­po­ri­za­cio­nes de eu­ca­lip­to Ideal pa­ra abrir las vías res­pi­ra­to­rias: va­ciar agua muy ca­lien­te en una va­si­ja am­plia y agre­gar acei­te u ho­jas de eu­ca­lip­to, po­ner una toa­lla en la ca­be­za pa­ra atra­par la ma­yor can­ti­dad de va­por y po­der res­pi­rar­lo. ¡Cui­da­do con las que­ma­du­ras!

Irri­ga­ción na­sal Pa­ra un ali­vio ins­tan­tá­neo de la con­ges­tión na­sal po­de­mos mez­clar 1/ 4 de cu­cha­ra­di­ta de sal ma­ri­na o del Hi­ma­la­ya y 1/ 4 de cu­cha­ra­di­ta de bi­car­bo­na­to, en una ta­za de agua ti­bia. Apli­car un par de go­tas en ca­da fo­sa na­sal, lue­go in­cli­nar­se ha­cia ade­lan­te pa­ra que es­cu­rra un po­co y so­nar la na­riz con sua­vi­dad. Po­de­mos guar­dar la pre­pa­ra­ción en un go­te­ro y te­ner­lo dis­po­ni­ble pa­ra usar va­rias ve­ces al día.

Ja­la Ne­ti Otra op­ción más so­fis­ti­ca­da que la irri­ga­ción na­sal es la lim­pie­za yó­gui­ca o ja­la ne­ti. Pri­me­ro de­be­mos ca­len­tar agua a tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y di­luir en ella una cu­cha­ra­di­ta de sal por ca­da me­dio li­tro con el pro­pó­si­to de apro­xi­mar­se a la tem­pe­ra­tu­ra y sa­li­ni­dad de los con­duc­tos na­sa­les; lue­go con una lo­ta (es­pe­cie de te­te­ra de ce­rá­mi­ca, bron­ce o plás­ti­co con un tu­bo que se in­tro­du­ce por na­riz y que se sue­le ad­qui­rir en tien­das de sa­lud) se in­tro­du­ce la so­lu­ción sa­li­na por una fo­sa na­sal de tal mo­do que sal­ga por la otra per­mi­tien­do que la su­cie­dad, el mu­cus, las bac­te­rias y las to­xi­nas en general sean arras­tra­das por el flu­jo de agua. Pa­ra lo­grar­lo, hay que in­cli­nar el cuer­po ha­cia de­lan­te so­bre la pi­le­ta del ba­ño, la­dear la ca­be­za, in­cli­nar li­ge­ra­men­te el tron­co ha­cia de­lan­te bus­can­do una po­si­ción en la que el agua cai­ga ha­cia la otra fo­sa na­sal sim­ple­men­te por efec­to de la gra­ve­dad. A me­di­da que va­mos ad­qui­rien­do ha­bi­li­dad, re­gu­lar el án­gu­lo de in­cli­na­ción de la ca­be­za a efec­tos de me­jo­rar la cir­cu­la­ción del agua bus­can­do una me­jor y más có­mo­da lim­pie­za. In­ser­tar la pun­ta de la lo­ta pri­me­ro en un ori­fi­cio de la na­riz y ver­ter po­co a po­co la mi­tad del con­te­ni­do. So­nar sua­ve­men­te la na­riz y re­pe­tir el pro­ce­so con el otro ori­fi­cio. Un se­cre­to con­sis­te en abrir la bo­ca y res­pi­rar por ella con na­tu­ra­li­dad pa­ra evi­tar un efec­to de va­cío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.