En pri­me­ra per­so­na

Mia - - SOCIALES - Pa­dres vi­vos que no es­tán au­tor de “La so­cie­dad de los hi­jos huér­fa­nos”

-¿Cuá­les son los hi­jos huér­fa­nos de es­ta so­cie­dad? -Edu­car es trans­mi­tir va­lo­res a tra­vés de las pro­pias con­duc­tas, es en­se­ñar a cons­truir víncu­los de res­pe­to con los de­más y a con­si­de­rar al otro co­mo un su­je­to y no co­mo un ob­je­to de uso y des­car­te y es mos­trar mo­de­los de vi­da con sen­ti­do, cons­truc­ti­va pa­ra se­res ca­pa­ces de me­jo­rar el mun­do, mo­de­los que so­lo se trans­mi­ten vi­vién­do­los. Es­tos tres pi­la­res edu­ca­ti­vos se cons­tru­yen en el ho­gar y es­tán a cargo de los pa­dres o de adul­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Es­to sig­ni­fi­ca que los pri­me­ros edu­ca­do­res son los pa­dres, an­tes aún que la es­cue­la, cu­ya fun­ción so­cia­li­za­do­ra, ins­tru­men­ta­do­ra e in­for­ma­ti­va es esen­cial e irrem­pla­za­ble. Cuan­do los pa­dres, por ne­gli­gen­cia, por no asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad y no cum­plir sus fun­cio­nes, por de­sidia o por cual­quier mo­ti­vo no for­za­do de­ser­tan de ese lu­gar, sus hi­jos que­dan huér­fa­nos aun­que esos pa­dres es­tén vi­vos y crean que com­pen­san com­pran­do to­do lo que sus hi­jos pi­den o ac­ce­dien­do a to­da de­man­da. Esa de­ser­ción tie­ne cos­tos al­tos y la res­pon­sa­bi­li­dad no es trans­fe­ri­ble. Ser pa­dres no es ju­gar a las mu­ñe­cas.

-¿Qué con­se­cuen­cias pro­du­cen esos pa­dres? -Es­tán dra­má­ti­ca­men­te a la vis­ta: vio­len­cia ju­ve­nil, al­coho­lis­mo y dro­ga­dic­ción ado­les­cen­te, cre­cien­te de­ser­ción es­co­lar (por más que las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les in­ten­ten ma­qui­llar­la), au­sen­cia de no­ción de lí­mi­tes, obe­si­dad e hi­per- tensión in­fan­til, abu­si­va me­di­ca­ción de ni­ños a cargo de adul­tos que quie­ren anes­te­siar­los o sa­cár­se­los de en­ci­ma, en­tre otras mu­chas más.

-¿Qué opi­nás de los pa­dres "ami­gos" de sus hi­jos? -Los pa­dres de­ben ser, an­tes que na­da, pa­dres de sus hi­jos. Los chi­cos irán en­con­tran­do ami­gos en­tre sus pa­res. Los pa­dres no son pa­res de sus hi­jos. Es­ta es una re­la­ción asi­mé­tri­ca y ne­ce­si­ta de esa asi­me­tría pa­ra pros­pe­rar fe­cun­da­men­te. La ex­cu­sa de la “amis­tad” sue­le ser un ata­jo por el cual mu­chos pa­dres es­ca­pan a sus fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des. Ellos de­ben li­de­rar el víncu­lo y no con­ver­tir­se en cóm­pli­ces o com­pin­ches de sus hi­jos.Ya tu­vie­ron su mo­men­to de ser ni­ños o ado­les­cen­tes, aho­ra les to­ca ser adul­tos y brin­dar mo­de­los ma­du­ros y nu­tri­cios de ma­du­rez. Es­to no qui­ta un tra­to amo­ro­so y res­pe­tuo­so con ellos.

-¿De qué ma­ne­ra po­de­mos vol­ver a ser bue­nos pa­dres y madres? -En pri­mer lu­gar, cum­plien­do con nues­tra fun­ción de edu­ca­do­res, tra­tán­do­los con res­pe­to, no pre­ten­dien­do que ellos cum­plan nues­tros de­seos o ex­pec­ta­ti­vas, ayu­dán­do­los a con­ver­tir­se en per­so­nas au­tó­no­mas, con ca­pa­ci­dad de de­ci­dir, ele­gir y ha­cer­se cargo de sus elec­cio­nes y de­ci­sio­nes.Y con pre­sen­cia amo­ro­sa, fir­me y sua­ve a la vez. Si pa­re­ce mu­cho es por­que ser pa­dres es un tra­ba­jo, no un jue­go. Pe­ro es el más be­llo y tras­cen­den­te tra­ba­jo que nos ofre­ce la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.