Por Dr. Héc­tor Su­li*

Mia - - CALIDAD DE VIDA - *Mé­di­co aler­gis­ta de la Clí­ni­ca San Ca­mi­lo

La pre­dis­po­si­ción pa­ra ser o no alér­gi­co de­pen­de de fac­to­res he­re­da­dos, más la ex­po­si­ción re­pe­ti­da a sus­tan­cias me­dio am­bien­ta­les (alér­ge­nos) co­mo pue­den ser los pó­le­nes de plan­tas, el ve­neno de in­sec­tos, pe­los de ani­ma­les o al­gu­nos me­di­ca­men­tos, en­tre otros.

La for­ma ha­bi­tual de la aler­gia es la Ti­po l, pro­du­ci­da cuan­do el alér­geno (po­len, áca­ros, epi­te­lios) se po­ne en con­tac­to con su an­ti­cuer­po es­pe­cí­fi­co, li­be­ran­do lue­go de esa unión una sus­tan­cia lla­ma­da his­ta­mi­na que pro­du­ce los sín­to­mas (ri­ni­tis, con­jun­ti­vi­tis, bron­coes­pas­mo, etc.).

Pe­ro ade­más exis­ten las lla­ma­das aler­gias por con­tac­to, las cua­les se pro­du­cen en la piel por los con­tac­tan­tes co­mo son el ní­quel, tin­tu­ras, cos­mé­ti­cos o cro­mo.

Fac­to­res aler­gé­ni­cos: Pe­río­do de po­li­ni­za­ción de las plan­tas. Pe­los de ani­ma­les (pe­rro, ga­to, ca­ba­llo), pue­den des­en­ca­de­nar cua­dros de bron­coes­pas­mo (as­ma).

Me­di­ca­men­tos (pe­ni­ci­li­na y de­ri­va­dos), pue­den ge­ne­rar cua­dros se­ve­ros con ur­ti­ca­ria, des­cen­so de la pre­sión ar­te­rial y ries­go de muer­te (anafi­la­xia). Ve­ne­nos de in­sec­tos. Cier­tos ali­men­tos, co­mo los ma­ris­cos. El tri­go, la le­che y el hue­vo, pue­den pro­du­cir reac­cio­nes se­ve­ras en los chi­cos con le­sio­nes cró­ni­cas en la piel (ec­ze­mas y ur­ti­ca­rias) y bron­coes­pas­mo. Áca­ros y pol­vo en los ho­ga­res y lu­ga­res de tra­ba­jo.

Me­di­das de pre­ven­ción: No usar es­co­ba o plu­me­ro. Las su­per­fi­cies de­ben lim­piar­se con pa­ños hú­me­dos pa­ra no le­van­tar las par­tí­cu­las de pol­vi­llo. Qui­tar de los dor­mi­to­rios los ob­je­tos que acu­mu­len áca­ros (pe­lu­ches y li­bros). Evi­tar las al­fom­bras. Re­ves­tir los pi­sos con ce­rá­mi­ca. Ven­ti­lar las ha­bi­ta­cio­nes. Los am­bien­tes se­cos dis­mi­nu­yen la pro­li­fe­ra­ción de los áca­ros. Evi­tar el in­gre­so de mas­co­tas a los dor­mi­to­rios. No te­ner con­tac­to con el po­len de las plan­tas, man­te­nien­do las ha­bi­ta­cio­nes ce­rra­das du­ran­te el pe­río­do es­ta­cio­nal del po­len. Cam­biar­se de ro­pa al vol­ver de tra­ba­jar pa­ra no con­ta­mi­nar el ho­gar con par­tí­cu­las del exterior. Lim­piar los fil­tros de los aires acon­di­cio­na­dos/ca­le­fac­to­res.

Re­cor­dar que los de­sin­fec­tan­tes bac­te­ri­ci­das no tie­nen efec­to so­bre los áca­ros.

La­var pe­rió­di­ca­men­te las al­moha­das pa­ra re­du­cir las po­bla­cio­nes de áca­ros.

La hu­me­dad no da olor; si hay olo­res se de­be a la pre­sen­cia de hon­gos am­bien­ta­les. De­ben man­te­ner­se las pa­re­des y las cor­ti­nas lim­pias y li­bres de hon­gos.

Las aler­gias pue­den tra­tar­se ade­cua­da­men­te por me­dio de fár­ma­cos, ya sean sprays na­sa­les, an­ti­his­ta­mí­ni­cos y cor­ti­coi­des en ca­sos se­ve­ros, sien­do el mé­to­do a me­diano pla­zo el uso de in­mu­no­te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca con va­cu­nas ora­les y/o in­yec­ta­bles, que con­tie­nen los alér­ge­nos es­pe­cí­fi­cos en do­sis pro­gre­si­vas y con­tro­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.