El pri­mer EN­CUEN­TRO

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Se­du­cir on­li­ne es to­do un ar­te pe­ro se ha­ce bas­tan­te más sen­ci­llo que el mo­men­to del en­cuen­tro ca­ra a ca­ra. Ese en­cuen­tro que va a de­fi­nir có­mo si­gue – o no – esa re­la­ción que es­tá na­cien­do. Es tan im­por­tan­te lo que pro­po­nen ellos co­mo el que no­so­tras aten­da­mos a los que nos pro­po­nen. Tam­bién cuan­do nos to­ca pro­po­ner.

¿Có­mo ha­cer ori­gi­nal a una pri­me­ra ci­ta? Ser ori­gi­nal no es in­vi­tar­la/o a ti­rar­se en pa­ra­caí­das ni pro­po­ner­le re­co­rrer una re­ser­va eco­ló­gi­ca de ma­dru­ga­da. Ser ori­gi­nal tie­ne que ver con re­gis­trar al otro en su uni­ci­dad, en sus gus­tos, en su per­so­na­li­dad y a par­tir de allí or­ga­ni­zar un pro­gra­ma que sus­ci­te el de­seo de una se­gun­da ci­ta. Y una ter­ce­ra. Y en lo po­si­ble co­men­zar a cons­truir una re­la­ción.

Es­tas son al­gu­nas ideas. Se­gu­ra­men­te se te ocu­rran mu­chas más:

Un con­cier­to es­pe­cial: no se tra­ta de con­se­guir en­tra­das inal­can­za­bles pa­ra ver a los Ro­lling Sto­nes. Si ella te con­tó que le fas­ci­na la mú­si­ca clá­si­ca, tan­to co­mo pa­ra dar un ejem­plo, bus­cá al­gu­na al­ter­na­ti­va en los mu­seos lo­ca­les, al­gún con­cier­to gra­tui­to en un par­que. No só­lo le es­ta­rás pro­po­nien­do al­go dis­tin­to a lo ha­bi­tual sino que ha­brá te­ma de con­ver­sa­ción ga­ran­ti­za­do en el ca­fé o co­mi­da que le si­ga a la mú­si­ca.

Un pic­nic al ai­re li­bre: es di­ver­ti­do y eco­nó­mi­co. Un man­tel, flo­res, co­sas ri­cas pa­ra co­mer y na­tu­ra­le­za. Si al­guno de los dos tie­ne mas­co­tas, pue­den in­cor­po­rar­las al plan. Si en tu zo­na ha­ce frío, es me­jor bus­car otras al­ter­na­ti­vas.

Un city tour: ¿tu­ris­tas en la pro­pia ciu­dad? Es pro­ba­ble que cuan­do via­jás a otros si­tios, te di­vier­ta sa­lir a dar vuel­tas en el bus tu­rís­ti­co pe­ro ni se te ocu­rre ha­cer­lo co­mo plan lo­cal. De a dos pue­de ser muy di­ver­ti­do y, si les en­tu­sias­ma al­gún pun­to en par­ti­cu­lar, pue­den ba­jar­se a ex­plo­rar­lo y lue­go se­guir el re­co­rri­do.

Un pa­seo acuá­ti­co: se­gu­ro que en tu zo­na o en las pro­xi­mi­da­des hay al­gún cur­so de agua y al­ter­na­ti­vas ac­ce­si­bles. Una re­co­rri­da en lan­cha o ca­ta­ma­rán, bi­ci­cle­tas pa­ra dos, un cru­ce en ferry a la cos­ta de en­fren­te, el al­qui­ler de un ve­le­ro son al­ter­na­ti­vas per­fec­tas. Al­gu­nos bar­cos re­crea­ti­vos in­clu­so ofre­cen ce­nas du­ran­te la na­ve­ga­ción. ¿Te in­vi­ta­ron a al­go así una pri­me­ra vez? Pue­de re­sul­tar en­can­ta­dor si a los dos les gus­ta el agua.

Una ce­na o un tra­go en un res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­co: una vez más, la pro­pues­ta es ju­gar a los tu­ris­tas. La ma­yo­ría de las gran­des ur­bes po­see al­gún buen res­tau­ran­te pa­ra co­mer en un pi­so al­to, con vis­ta pa­no­rá­mi­ca. Pue­de que en­con­trés lo que bus­cás en los gran­des ho­te­les en los que no ne­ce­si­tas hos­pe­dar­te pa­ra ac­ce­der a es­ta po­si­bi­li­dad.

Un pa­seo por una fe­ria de pro­duc­tos o ar­te­sa­nías: con­ven­ga­mos que no es lo más tra­di­cio­nal pa­ra dos que aún no se han vis­to. Pe­ro pue­de ser bien di­ver­ti­do pro­bar pla­tos tí­pi­cos, com­prar al­gu­nos sou­ve­nirs, char­lar con los en­car­ga­dos de los pues­tos. Che­queá bien los gus­tos de él o ella an­tes de ha­cer la pro­pues­ta.

Un pa­seo pos­ter­ga­do: se­gu­ro que hay al­gún lu­gar al que siem­pre te pro­me­tis­te ir pe­ro nun­ca te­nés tiem­po: el jar­dín bo­tá­ni­co, un mue­lle, un ca­fé his­tó­ri­co, un mu­seo cu­rio­so. Con­ver­sá con ella o él so­bre cuá­les son sus pre­fe­ren­cias pa­ra bus­car al­go acor­de.

Sa­lir­se del pro­gra­ma ha­bi­tual de la ca­fe­te­ría o res­tau­ran­te es una bue­na idea. Re­cor­dá: tra­tá siem­pre de que la pri­me­ra ci­ta sea a la luz del día, en lu­ga­res pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.