Ni­ños mal­tra­ta­do­res

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

SPor el Psi­có­lo­go San­tia­go Gó­mez*

e co­no­ce co­mo Sín­dro­me del Ni­ño Em­pe­ra­dor al que afec­ta a los chi­cos que mal­tra­tan a sus pa­dres y tie­nen con­duc­tas agre­si­vas de ma­ne­ra ver­bal o fí­si­ca. Se ma­ni­fies­ta me­dian­te re­pro­ches com­pul­si­vos; ata­ques de ira; in­sul­tos; gol­pes, ti­rar co­sas; ma­ni­pu­la­cio­nes; ame­na­zas; en­tre otros.

Al­gu­nos de los com­por­ta­mien­tos que apa­re­cen con más fre­cuen­cia son: al­to gra­do de im­pul­si­vi­dad opo­si­cio­nis­tas-desafian­tes ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción con­duc­tas trans­gre­so­ras fren­te a los lí­mi­tes que los pa­dres tra­tan de po­ner

Es­tos ni­ños pue­den rea­li­zar ac­tos de cruel­dad - co­mo men­tir o ac­tuar de ma­ne­ra agre­si­va con sus pa­dres - sin sen­tir cul­pa. Mu­chos pre­sen­tan des­re­gu­la­ción emo­cio­na, es de­cir, fren­te a di­fe­ren­tes es­tí­mu­los am­bien­ta­les, apa­re­cen las mis­mas emo­cio­nes co­mo por ejem­plo la ira, que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la con­duc­ta agre­si­va.

Es­te sín­dro­me apa­re­ce a tem­pra­na edad y se pue­de ex­ten­der has­ta la ado­les­cen­cia. Otras ve­ces pue­de co­men­zar en la pu­ber­tad. Por lo ge­ne­ral, afec­ta más a va­ro­nes que a mu­je­res. rea­li­za­dos plan­tean que la de­tec­ción tem­pra­na es fun­da­men­tal pa­ra po­der rea­li­zar el tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co ade­cua­do co­mo tam­bién el tra­ba­jo con la familia pa­ra evi­tar em­peo­rar el cua­dro y caer en el caos. Las in­ves­ti­ga­cio­nes y los re­sul­ta­dos mues­tran que las téc­ni­cas que uti­li­za la Te­ra­pia Cog­ni­ti­va, re­sul­ta muy efec­ti­va en el tra­ta­mien­to de es­ta pro­ble­má­ti­ca, tan­to pa­ra el pa­cien­te co­mo pa­ra el gru­po fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.