Por Li­dia Le­des­ma Man­da­tos. Gui­de­li­nes. Ca­da cual en su idio­ma y su idio­sin­cra­sia, li­mi­ta­da por el tí­tu­lo de una tar­je­ta per­so­nal que anun­cia en­con­trar­nos con una per­so­na que va a cum­plir to­dos y ca­da uno de los pa­sos a se­guir, cuan­do se tra­ta de lle­gar

Mia - - PSICOLOGÍA -

de­por­ti­vo, une sus fuer­zas con los ju­ga­do­res (el pa­cien­te o clien­te) pa­ra al­can­zar una me­ta co­mún a am­bos. Un buen coach en­con­tra­rá la ma­ne­ra de ayu­dar a la per­so­na a fi­jar­se me­tas y lo­gros y a dar los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra al­can­zar­los, ba­sa­do en sus pro­pios re­cur­sos y ha­bi­li­da­des.

A di­fe­ren­cia de la te­ra­pia, en el coa­ching, la per­so­na no tie­ne pro­ble­mas emo­cio­na­les gra­ves que im­pi­dan su de­sa­rro­llo. El coa­ching se tra­ba­ja des­de la pers­pec­ti­va de me­tas y ob­je­ti­vos pa­ra lo­grar un fun­cio­na­mien­to per­so­nal ideal en ám­bi­tos prác­ti­cos de la vi­da co­ti­dia­na.

En nues­tro país co­mo en el mun­do, el Li­fe Coa­ching no tie­ne un so­lo ám­bi­to de tra­ba­jo, es de­cir, no es una te­ra­pia so­lo de con­sul­to­rio aun­que lo in­clu­ye. Apro­ve­chan­do el cre­ci­mien­to del con­tac­to vir­tual, los coach tra­ba­jan des­de las re­des, el ce­lu­lar o cual­quier con­tac­to que sir­va pa­ra él y el pa­cien­te. La for­ma de tra­ba­jo de la coach Li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.