LAS CA­LO­RÍAS NE­CE­SA­RIAS

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Es­pe­cia­li­za­da en pro­mo­ción de la sa­lud

Cuan­do de­be­mos to­mar la de­ci­sión de qué ti­pos de ali­men­tos ingerir, las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias tie­ne mu­cha influencia ya que re­sal­tan qué pro­duc­to tie­ne me­nos ca­lo­rías. Así co­mien­za a ges­tar­se en nues­tra ca­be­za la idea de que cuan­tas me­nos ca­lo­rías con­su­mi­mos, me­jor se­rá nues­tra si­lue­ta. Por otro la­do, ha­ce­mos su­mas y res­tas en­tre las ca­lo­rías que co­me­mos y las que que­ma­mos du­ran­te el ejer­ci­cio.

El sim­ple he­cho de exis­tir con­su­me ca­lo­rías (ener­gía). Pa­ra que fun­cio­nen los sis­te­mas del cuer­po se lle­van a ca­bo múl­ti­ples pro­ce­sos bio­quí­mi­cos que ne­ce­si­tan gas­to de ener­gía. Pa­ra sa­ber el mí­ni­mo de ca­lo­rías que de­be­ría­mos co­mer, se cal­cu­la la ta­sa me­ta­bó­li­ca ba­sal. Es­te mí­ni­mo de­pen­de de la edad, ta­lla, pe­so, género y ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Por lo tan­to, co­mer por de­ba­jo del mí­ni­mo re­que­ri­do po­ne en di­fi­cul­ta­des a to­das las fun­cio­nes del cuer­po. Gra­cias a la in­ves­ti­ga­ción que reali­zó la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, en la ac­tua­li­dad sa­be­mos qué con­se­cuen­cias ge­ne­ra la po­ca in­ges­ta de ca­lo­rías.

Pa­ra es­to se reali­zó un ex­pe­ri­men­to don­de 36 vo­lun­ta­rios se so­me­tie­ron a una die­ta por 6 me­ses con so­lo 1,600 ca­lo­rías al día, con una ac­ti­vi­dad fí­si­ca de 35 ki­ló­me­tros de ca­mi­na­ta a la semana. El re­sul­ta­do fue que se sen­tían apá­ti­cos, sin ener­gía fí­si­ca, sin mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les e irri­ta­bles.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, los efec­tos se­cun­da­rios de con­su­mir me­nos ca­lo­rías de las que tu ru­ti­na dia­ria ne­ce­si­ta son: de­bi­li­dad, fa­ti­ga, in­to­le­ran­cia al frío, pe­río­dos mens­trua­les irre­gu­la­res, ma­reos, es­tre­ñi­mien­to, hin­cha­zón de las ma­nos y los pies, cálculos bi­lia­res, ries­go de des­nu­tri­ción, go­ta (de­bi­do al ele­va­do áci­do úri­co).

Con es­ta in­ves­ti­ga­ción po­de­mos dar­nos cuen­ta lo im­por­tan­te que es nu­trir a nues­tro or­ga­nis­mo y que la fal­ta de co­mi­da pro­vo­ca en no­so­tros cam­bios en el as­pec­to fí­si­co, pe­ro tam­bién psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal. Las ca­lo­rías pro­veen ener­gía y la me­jor fuen­te son los car­bohi­dra­tos, por lo tan­to de­be­mos ase­gu­rar­nos co­mer los su­fi­cien­tes pa­ra que fun­cio­ne­mos bien, nos sin­ta­mos tran­qui­los y po­da­mos cre­cer co­mo per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.