PERFUMES

Mia - - COCINA & BIENESTAR -

Hay emo­cio­nes que se cue­lan sin que­rer en el mo­men­to más ines­pe­ra­do, ese ins­tan­te en que sen­ti­mos el per­fu­me de lo que, inequí­vo­ca­men­te, nos ha­cía sen­tir fe­li­ces en la in­fan­cia o en un mo­men­to pun­tual en que la vi­da nos dio al­gu­na sor­pre­sa. Emo­cio­nes que van de la mano de las es­ta­cio­nes, las fru­tas, las flo­res, los bro­tes, las es­pe­cias y nos re­cuer­dan las tar­des en que las abue­las o las ma­más hor­nea­ban las tor­tas de vai­ni­lla, de ca­ne­la, de cho­co­la­te, de na­ran­ja. O los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra las Fies­tas, con el azahar per­fu­man­do la co­ci­na de la mano de la mal­ta, pa­ra con­se­guir esos co­lo­ri­dos pa­nes dul­ces.Tam­bién el aro­ma de la sal­sa bo­log­ne­sa hir­vién­do­se len­ta­men­te du­ran­te ho­ras en la ma­ña­na del do­min­go. Son aro­mas que nos arran­can un la­gri­món y una dul­ce son­ri­sa por­que van de la mano de nues­tras madres, tías y abue­las que­ri­das que, sin bus­car­lo, gra­ba­ron en nues­tra me­mo­ria inocen­te pre­cio­sos re­cuer­dos sen­so­ria­les.

Hoy po­de­mos dis­fru­tar de ge­ne­rar esos perfumes y de­jar­los gra­ba­dos en las emo­cio­nes de nues­tros se­res más que­ri­dos. Na­da más lin­do que ju­gar con las esen­cias na­tu­ra­les des­de de la fru­ta mis­ma, des­de la mis­ma flor o de las es­pe­cias en grano, en ra­ma, en ho­jas y que ama­ble­men­te tri­tu­ra­mos o ra­lla­mos o ex­pri­mi­mos an­tes de usar. Eso ca­la el al­ma. El mer­ca­do nos ofre­ce fras­qui­tos y pol­vi­tos de to­do lo que que­rra­mos, pe­ro su olor no es na­tu­ral. Es el re­sul­ta­do de ho­ras y años de quí­mi­ca y ex­pe­ri­men­ta­ción pa­ra lo­grar en el la­bo­ra­to­rio el per­fu­me imi­ta­ción de la vai­ni­lla, de la la­van­da, del azahar, de la man­te­ca y de to­do lo que se te ocu­rra. Por eso, cuan­do com­pres aro­ma­ti­zan­tes, co­rro­bo­rá que sean na­tu­ra­les, co­mo la esen­cia na­tu­ral de vai­ni­lla si no que­rés usar la chau­cha en tus ela­bo­ra­cio­nes. Tam­bién la po­dés ha­cer vos mis­ma y es un pro­ce­so di­vino.

Po­de­mos usar se­mi­llas, co­mo el car­da­mo­mo, la chía o el sé­sa­mo; cor­te­zas, co­mo la ca­ne­la; gra­nos, co­mo la pi­mien­ta, el fe­no­gre­go y el co­rian­dro; ho­jas, co­mo el oré­gano, el pe­re­jil, el lau­rel, el curry y tan­tas otras. Las se­mi­llas, los gra­nos, las cor­te­zas y las ho­jas se­cas con­vie­ne tos­tar­las le­ve­men­te an­tes de mo­ler­las, en una pe­que­ña sar­tén unos se­gun­dos, has­ta que des­pren­dan olor. Eso real­za el sa­bor y el aro­ma pu­ro de las es­pe­cias y nos ase­gu­ra que al pro­ce­sar­las no ten­gan hu­me­dad. Lue­go, las mo­le­mos con el mor­te­ro o con un mo­li­ni­llo de ca­fé. Na­da más lin­do que ar­mar con esa téc­ni­ca el pro­pio mix de pi­mien­tas, por ejem­plo, con una cu­cha­ra­da de ca­da uno de los si­guien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.